10 agosto, 2022 13:41
booked.net

Un «cristianismo impostor» amenaza la democracia

Por John Blake

Tres hombres, con los ojos cerrados y la cabeza inclinada, rezan ante una cruz de madera toscamente tallada. Otro hombre envuelve sus brazos alrededor de una enorme Biblia presionada contra su pecho como un escudo. A lo largo de la multitud, la gente ondea pancartas de «Jesús salva» y levanta los puños hacia el cielo.

A primera vista, estas instantáneas parecen escenas de un mitin de iglesia al aire libre. Pero este evento no fue un renacimiento; fue lo que algunos llaman una revuelta cristiana. Estas eran fotos de personas que irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021, durante un intento de anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

La insurrección marcó la primera vez que muchos estadounidenses se dieron cuenta de que Estados Unidos se enfrenta a un creciente movimiento nacionalista cristiano blanco. Este movimiento utiliza lenguaje cristiano para encubrir el sexismo y la hostilidad hacia los negros y los inmigrantes no blancos en su búsqueda por crear un Estados Unidos cristiano blanco.

Un informe de un equipo de clérigos, académicos y defensores, patrocinado por dos grupos que abogan por la separación de la iglesia y el Estado, concluyó que esta ideología se usó para «reforzar, justificar e intensificar» el ataque al Capitolio de Estados Unidos.

Manifestantes rezan frente al Capitolio de Estados Unidos en Washington el 6 de enero de 2021

Gran parte del enfoque de la comisión del 6 de enero de la Cámara de Representantes hasta ahora se ha centrado en los grupos de ultraderecha. Pero hay muchos otros estadounidenses que han adoptado las enseñanzas de los nacionalistas cristianos blancos que irrumpieron en el Capitolio, a menudo sin saberlo, dicen académicos, historiadores, sociólogos y clérigos.

Las creencias nacionalistas cristianas blancas se han infiltrado en la principal corriente religiosa tan profundamente que prácticamente cualquier pastor cristiano conservador que intente desafiar su ideología arriesga su carrera, dice Kristin Kobes Du Mez, autora del bestseller del New York Times, «Jesus and John Wayne: How White Evangelicals Corrupted a Faith and Fractured a Nation».

«Estas ideas están tan extendidas que cualquier pastor o líder cristiano que intente cambiar el rumbo y diga: ‘Veamos de nuevo a Jesús y las Escrituras’, será relegado», dice ella.

Las ideas también son insidiosas porque muchas suenan como expresiones de piedad cristiana o referencias inofensivas a la historia de Estados Unidos. Pero los nacionalistas cristianos blancos interpretan estas ideas de formas potencialmente violentas y heréticas. Su movimiento no solo es antidemocrático, sino que contradice la vida y las enseñanzas de Jesús, dicen algunos clérigos, eruditos e historiadores.

Samuel Perry, profesor de estudios religiosos en la Universidad de Oklahoma y autoridad en la ideología, lo llama un «cristianismo impostor».

Estas son tres creencias clave a menudo vinculadas al nacionalismo cristiano blanco.

La creencia de que Estados Unidos fue fundado como una nación cristiana

Una de las pancartas que se vio en la insurrección del 6 de enero fue una réplica de la bandera estadounidense con la leyenda «Jesús es mi salvador, Trump es mi presidente».

Borrar la línea que separa la piedad de la política es una característica clave del nacionalismo cristiano blanco. Muchos quieren reducir o eliminar la separación de iglesia y Estado, dicen quienes estudian el movimiento.

Una de las creencias más populares entre los nacionalistas cristianos blancos es que Estados Unidos fue fundado como una nación cristiana; que los Padres Fundadores eran todos cristianos evangélicos ortodoxos; y  que Dios ha elegido a Estados Unidos para un papel especial en la historia.

Esta pintura narra la firma de la Constitución de Estados Unidos por parte de los legisladores en 1787

Estas creencias crecen entre los cristianos, según una encuesta realizada el año pasado por Barna Group, una empresa que realiza encuestas sobre fe y cultura para comunidades de fe y organizaciones sin fines de lucro. El grupo descubrió que un «número creciente de cristianos estadounidenses cree firmemente» que EE.UU. es una nación cristiana, que no ha oprimido a las minorías y que ha sido elegida por Dios para liderar el mundo.

Pero la noción de que Estados Unidos fue fundado como una nación cristiana es mala historia y mala teología, dice Philip Gorski, sociólogo de la Universidad de Yale y coautor de «The Flag and the Cross: White Christian Nationalism and the Threat to American Democracy».

«Es una verdad a medias, una versión mitológica de la historia estadounidense», dice Gorski.

Algunos Padres Fundadores vieron la fundación de la nación a través de una lente bíblica, dice Gorski. (Cada constitución estatal contiene una referencia a Dios o lo divino).

Pero muchos no lo hicieron. Y prácticamente ninguno de ellos podría clasificarse como cristiano evangélico. Eran una colección de ateos, unitarios, deístas y protestantes liberales y otras denominaciones.

Un seguidor de Trump sostiene una Biblia mientras se reúne con otras personas frente al Capitolio de EE.UU. el 6 de enero de 2021

La Constitución tampoco dice nada sobre Dios, la Biblia o los Diez Mandamientos, indica Gorski. Y decir que Estados Unidos fue fundado como una nación cristiana ignora el hecho de que gran parte de su riqueza inicial se derivó del trabajo de los esclavos y de las tierras robadas a los nativos americanos, señala.

Para obtener evidencia de que Estados Unidos se fundó como una nación secular, no busques más allá del Tratado de Trípoli de 1797, un acuerdo que Estados Unidos negoció con un país en la actual Libia para poner fin a la práctica de piratas que atacaban barcos estadounidenses. Fue ratificado por unanimidad por un Senado todavía medio lleno de firmantes de la Constitución y declaró que «el Gobierno de Estados Unidos de América no está, en ningún sentido, fundado en la religión cristiana».

¿Significa esto que cualquier cristiano blanco que saluda la bandera y dice que ama a su país es un nacionalista cristiano? No, en absoluto, dicen los historiadores. Un cristiano blanco que dice que ama a Estados Unidos y sus valores e instituciones no es lo mismo que un nacionalista cristiano blanco, dicen los estudiosos.

Gorski también señala que muchos estadounidenses negros devotos han exhibido una forma de patriotismo que no degenera en nacionalismo cristiano.

Reformador social estadounidense y abolicionista Frederick Douglass, alrededor de 1880

Gorski señala ejemplos del abolicionista del siglo XIX, Frederick Douglass, y el reverendo Martin Luther King, Jr. Ambos eran cristianos devotos que expresaron admiración por Estados Unidos y sus documentos fundacionales. Pero su patriotismo también significó que «desafiaron a la nación a vivir de acuerdo con sus más altos principios, a convertirse en un lugar de libertad, igualdad, justicia e inclusión», afirma.

El patriotismo de los nacionalistas cristianos blancos, por otro lado, es una forma de tribalismo racial, dice Gorski.

«Nosotros [los blancos] estuvimos aquí primero. Este es nuestro país, y no nos gusta la gente que trata de cambiarlo o la gente que es diferente», explica Gorski.

La creencia en un «Cristo guerrero»

Los videos del asalto del 6 de enero muestran una escena caótica inmersa de gases lacrimógenos en el Capitolio que parecía más una batalla medieval. Los insurrectos golpearon a los policías, usaron astas de banderas como lanzas y aplastaron las caras de los agentes contra las puertas mientras una multitud gritaba «¡Lucha por Trump!». El ataque dejó cinco muertos y cerca de 140 agentes del orden heridos.

La incongruencia de las personas que llevan carteles de «Jesús salva» mientras se unen a una turba cuyos miembros golpean a los policías lleva a una pregunta obvia: ¿Cómo pueden los nacionalistas cristianos blancos que dicen seguir a Jesús, el «Príncipe de la paz» que renunció a la violencia en los Evangelios, apoyar una insurrección violenta?

Un manifestante sostiene una Biblia en medio de la multitud que asalta la Rotonda del Capitolio de Estados Unidos en Washington el 6 de enero de 2021

Eso se debe a que siguen a un Jesús diferente al representado en los Evangelios, dice Du Mez, quien también es profesora de historia y estudios de género en la Universidad de Calvin, una escuela cristiana, en Michigan. Siguen al Jesús representado en el Libro del Apocalipsis, el guerrero con ojos como «llamas de fuego» y «un manto teñido de sangre» que lideró los ejércitos del cielo sobre caballos blancos en una batalla final y triunfante contra las fuerzas del anticristo.

Los nacionalistas cristianos blancos han transformado a Jesús en un salvador que está dispuesto a golpear a los enemigos para restaurar Estados Unidos a una nación cristiana por la fuerza, si es necesario, dicen Du Mez y otros.

Si bien el lenguaje bélico como ponerse «toda la armadura de Dios» ha sido común durante mucho tiempo en los sermones e himnos cristianos, en gran medida se ha interpretado como metafórico. Pero muchos nacionalistas cristianos blancos toman ese lenguaje literalmente.

Eso quedó claro el 6 de enero. Algunos insurrectos llevaban gorras que proclamaban: «Dios, Armas, Trump» y cantaban que la sangre de Jesús estaba limpiando el Congreso. Uno escribió «En Dios confiamos» en una horca erigida en el Capitolio.

«Quieren al Cristo guerrero que empuña una espada ensangrentada y derrota a sus enemigos», dice Du Mez. «Quieren luchar con ese Jesús. Ese Jesús trae paz, pero solo después de que mata a sus enemigos».

Y que Jesús sanciona el uso de la violencia justa si un gobierno se opone a Dios, dice la autora.

«Si consideras que alguien en el poder trabaja en contra de los objetivos de un EE.UU. cristiano, entonces no debes someterte a esa autoridad y debes desplazarla», dice Du Mez. «Debido a que hay mucho en juego, el fin justifica los medios».

Los simpatizantes del entonces presidente Donald Trump se reúnen en Ellipse cerca de la Casa Blanca para escucharlo hablar el 6 de enero de 2021

Ese enfoque de el fin-justifica-los-medios es una parte clave del nacionalismo cristiano blanco, señala Du Mez. Es por eso que tantos apoyaron al expresidente Trump el 6 de enero. La autora dice que él encarna una «masculinidad blanca militante» que aprueba las crueles demostraciones de poder y apela a los nacionalistas cristianos.

Pero con pocas excepciones, los nacionalistas cristianos blancos no aceptan esta «masculinidad militante» cuando la exhiben hombres negros, del Medio Oriente y latinos, escribe Du Mez en «Jesus and John Wayne». La agresión por parte de personas de color «se ve como una amenaza a la estabilidad del hogar y la nación», escribe.

El senador republicano de Wisconsin, Ron Johnson, amplificó esta doble moral el año pasado cuando dijo en un programa de radio que nunca se sintió realmente amenazado por la multitud mayoritariamente blanca que irrumpió en el Capitolio el 6 de enero.

“Ahora, si… el presidente Trump hubiera ganado las elecciones y hubiera decenas de miles de manifestantes de Black Lives Matter y Antifa, podría haber estado un poco preocupado”, dijo Johnson.

Johnson luego corrigió, diciendo que «no había nada racial en mis comentarios, nada en absoluto».

Esta aceptación de un Cristo guerrero ha dado forma a las actitudes de algunos evangélicos blancos en temas que van desde la violencia política hasta las leyes de seguridad de armas.

Una encuesta realizada el año pasado por el Instituto de Investigación de Religión Pública reveló que, de todos los encuestados, los evangélicos blancos eran el grupo religioso más propenso a estar de acuerdo con la declaración, «los verdaderos patriotas estadounidenses podrían tener que recurrir a la violencia para salvar el país».

También hay algunos nacionalistas cristianos blancos que creen que la Segunda Enmienda fue dictada por Dios.

Activistas defensores de los derechos de las armas que portan armas de fuego semiautomáticas posan para una fotografía en el edificio del Capitolio estatal el 31 de enero de 2020, en Frankfort, Kentucky

Samuel Perry, coautor de «Taking America Back for God: Christian Nationalism in the United States», escribió en un ensayo reciente que entre los estadounidenses encuestados que creen que «el gobierno federal debería declarar a Estados Unidos una nación cristiana», más de dos tercios rechazaron la idea de que el gobierno federal debería promulgar leyes de armas más estrictas».

“Cuanto más te alinees con el nacionalismo cristiano, menos probable será que apoyes el control de armas”, escribió Perry. «Las armas son prácticamente un elemento de adoración en la iglesia del nacionalismo cristiano blanco».

La creencia de que existe una persona como un «estadounidense real»

En las elecciones presidenciales de 2008, la candidata a la vicepresidencia Sarah Palin introdujo un nuevo término en el discurso político. Habló sobre «el Estados Unidos real» y las «áreas pro-estadounidenses de esta gran nación». Desde entonces, muchos candidatos políticos conservadores han utilizado el término «estadounidenses reales» para establecer contrastes entre sus partidarios y la oposición.

Tal lenguaje ha sido cooptado en una cosmovisión sostenida por muchos nacionalistas cristianos blancos: la nación está dividida entre «estadounidenses reales» y otros ciudadanos que no merecen los mismos derechos, dicen expertos en nacionalismo cristiano blanco.

La candidata republicana a la vicepresidencia, la gobernadora de Alaska, Sarah Palin, habla en la Convención Nacional Republicana de 2008 en St. Paul, Minnesota

Gorski, autor de «The Flag and the Cross», dice que encontró en su investigación una fuerte correlación entre el nacionalismo cristiano blanco y el apoyo al gerrymandering, un proceso electoral en el que los políticos manipulan los límites distritales para favorecer a un partido o, según algunos críticos, compiten contra otro. Encontró un apoyo similar entre los nacionalistas cristianos blancos para el Colegio Electoral, que otorga un poder político desproporcionado a muchas áreas rurales del país, en su mayoría blancas.

Cuando los nacionalistas cristianos blancos afirman que se robaron las elecciones, reflejan la creencia de que algunos votos no cuentan, dice.

«Es la idea de que somos el pueblo, y nuestro voto debe contar, y ustedes no son el pueblo, y… realmente no merecen tener una voz», comenta Gorski. “No importa lo que digan las máquinas de votación, porque sabemos que todos los estadounidenses reales votaron por Donald Trump”.

Por qué el nacionalismo cristiano blanco es una amenaza para la democracia

Aquellos que quieren que Estados Unidos se convierta en una nación cristiana enfrentan un gran obstáculo: la mayoría de los estadounidenses no suscriben su visión de Estados Unidos.

La incorporación del nacionalismo cristiano blanco se produce cuando un número creciente de estadounidenses rechaza la religión organizada. Por primera vez en EE.UU. el año pasado, la membresía en las comunidades de culto cayó por debajo del 50%. La creencia en Dios está en su punto más bajo, según una encuesta reciente de Gallup.

Un feligrés inclina la cabeza para rezar mientras celebra la Misa de medianoche en la Catedral de San Patricio el 24 de diciembre de 2021 en la ciudad de Nueva York

Agrega a eso la creciente diversidad racial y religiosa del país. Las personas que se identifican solo como blancas disminuyeron por primera vez desde que comenzó el censo en 1790, y la mayoría de los estadounidenses menores de 18 años ahora son personas de color.

En la superficie, el nacionalismo cristiano blanco no debería estar en ascenso en Estados Unidos.

Así que los nacionalistas cristianos blancos buscan la salvación en dos fuentes.

Uno es la mayoría conservadora envalentonada en la Corte Suprema de EE.UU., donde las decisiones recientes que anulan Roe vs. Wade y protegen la oración en las escuelas les ofrecen esperanza.

Los críticos, por otro lado, dicen que el tribunal superior erosiona la separación de la Iglesia y el Estado.

No todos los cristianos que apoyan la anulación de Roe vs. Wade por parte del tribunal superior y su decisión de oración escolar son nacionalistas blancos. Por ejemplo, muchos católicos romanos de todas las razas apoyan la justicia racial pero también respaldaron la revocación de Roe.

Pero los nacionalistas cristianos blancos se inspiran en esas decisiones porque uno de sus objetivos centrales es borrar la separación de la Iglesia y el Estado en Estados Unidos.

Un estudio reciente concluyó que cinco de los jueces de la Corte Suprema son «los más pro-religiosos desde al menos la Segunda Guerra Mundial» y que los seis jueces conservadores son «todos cristianos, en su mayoría católicos» y «religiosamente devotos».

El sol se pone frente a la Corte Suprema el 28 de junio de 2022 en Washington. Una decisión de la Corte Suprema el mes pasado anuló el fallo histórico de Roe vs. Wade y eliminó el derecho federal al aborto

Mientras que algunos estadounidenses temen los peligros del gobierno de un solo partido, otros, como Pamela Paul, columnista, advierten que la Corte Suprema instituirá el gobierno de una sola religión.

“Con su marca de dogma religioso perdiendo fuerza, ellos mismos lo están imponiendo en el país”, escribió en un editorial reciente del New York Times.

Gorski, el historiador, dice que el nacionalismo cristiano blanco representa una grave amenaza para la democracia porque define a «nosotros, el pueblo» de una manera que excluye a muchos estadounidenses.

“Estados Unidos no puede ser una democracia verdaderamente multirracial, un pueblo de personas y una nación de naciones, y una nación cristiana blanca al mismo tiempo”, escribió Gorski en «The Flag and the Cross». “Es por eso que el nacionalismo cristiano blanco se ha convertido en una seria amenaza para la democracia estadounidense, quizás la amenaza más seria que enfrenta ahora”.

La otra fuente de esperanza para los nacionalistas cristianos blancos es un antiguo ocupante de la Casa Blanca. Su devoción por él se ilustra con una de las imágenes más llamativas de la insurrección del 6 de enero: un cartel que representa a un Jesús de aspecto nórdico con una gorra roja que dice «Make America Great Again».

Si Trump regresa a la presidencia, algunos nacionalistas cristianos blancos pueden interpretar su resurrección política como una intervención divina. Su apoyo entre los evangélicos blancos aumentó de 2016 a 2020.

Y lo que los hombres que portaban cruces de madera entre la multitud del Capitolio no pudieron lograr el 6 de enero, aún podrían lograrlo en 2024.

 

Fuente: CNN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Por qué el dólar estadounidense es la principal moneda del mundo?
La "siniestra" nueva generación de armas que están desarrollando varios países
Brasil: Lula vs. Bolsonaro no sólo es una decisión política sino ambiental