1 marzo, 2024 21:12
booked.net

Se profundiza el conflicto pesquero en Chubut

El Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA) cortó hoy las rutas en los accesos a Rawson, la capital del Chubut, en reclamo de que las cámaras del sector firmen el incremento salarial del 160% y se dé comienzo a la temporada de langostinos en aguas jurisdiccionales de esta provincia.

El corte se produjo tanto en la ruta nacional 25 como en la provincial 7, lo que provocó severos inconvenientes en el tránsito con cientos de vehículos que quedaron atrapados en los piquetes aunque se permitió, pasadas las 18, descongestionar en ambas rutas.

El vocero de los manifestantes, Leandro Valiente, explicó a Télam que el reclamo es para que «se acepte el acuerdo que ya fue homologado por parte de la patronal para que se aplique en todos los puertos el beneficio».

El SUPA nuclea a los trabajadores que hacen la descarga en los puertos pesqueros, de manera que el conflicto afecta el comienzo de la temporada de langostinos en aguas jurisdiccionales del Chubut.

El problema es de difícil solución porque el aumento fue aceptado por las empresas de estiba que operan con la compañía Aluar en el muelle Almirante Storni de Puerto Madryn, y también con el sector de congelado pesquero.

Pero tanto la flota pesquera «amarilla» como la artesanal se niegan a pagar el reajuste salarial, al argumentar que se aumentan los costos del servicio de estibaje muy por encima de lo que pueden pagar, y que son ellos quienes terminan afrontando la tarifa final.

Los dirigentes del SUPA aclararon que no están de paro y que, por el contrario, son víctimas de un lock out patronal que hacen los dueños de barcos.

De fondo está la sospecha de que los propietarios de las embarcaciones y las plantas pesqueras son a su vez poseedores de las empresas de estibaje porque «de otra manera no harían tanto ruido, si después de todo ellos no son los que nos pagan», advirtieron.

Valiente sostuvo que el gremio «sabe que ellos son los dueños también de las empresas de estibaje, por eso no quieren aceptar el aumento y están mal acostumbrados porque estos señores son los dueños de todo, manejan la banquina y hacen lo que quieren».

Al conflicto del SUPA se sumó un paro de los «observadores de abordo», que son empleados públicos dependientes de la Secretaría de Pesca.

Estos últimos se embarcan para fiscalizar la talla de los ejemplares y, sin su informe, no se pone en marcha la prospección, previa a la apertura de la temporada, según confirmó a Télam el secretario de Pesca, Gabriel Aguilar.

«En el caso de los observadores de abordo ellos están pidiendo un incremento salarial similar a los que obtienen los empleados de la actividad privada, pero es imposible para nosotros acceder porque tenemos el mecanismo de paritarias en el Estado que es totalmente distinto al del sector privado», explicó Aguilar a Télam.

Si no operan los observadores de abordo que se embarcan en 17 pesqueros para fiscalizar la talla de los ejemplares de langostinos, no se habilita la temporada, que ya debería estar en marcha desde hace al menos dos semanas desde los puertos de Rawson, Puerto Madryn, Comodoro Rivadavia y Camarones.

La prospección de langostino además se hace desde las embarcaciones privadas que se anotan para tal fin, aunque ninguna aceptó salir a pesar de la resolución que dictó el secretario Aguilar, quien ordenó la prospección sin éxito efectivo.

 

Fuente: TELAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos habrá insultado en hebreo?
¿Milei inaugurará las sesiones legislativas con insultos?
La Unión Europea denuncia una "nueva carnicería" en Gaza