23 febrero, 2024 15:05
booked.net

Rusia no le entregará a Ucrania una victoria fácil

Una unidad ucraniana de voluntarios liberó el poblado de Neskuchne y otros pueblos más del sur del país.

Thomas Gibbons-Neff 

Los soldados ucranianos pensaron que los rusos se retirarían con rapidez de Neskuchne, un pequeño poblado en el sur de Ucrania, especialmente después de una descarga de artillería concertada y un ataque con misiles a su cuartel general. En cambio, los rusos se atrincheraron y combatieron durante dos días antes de abandonar el pueblo el mes pasado, dejando a sus muertos en descomposición en el camino y muchas municiones gastadas alrededor de sus defensas provisionales.

La derrota de Rusia, el 9 de junio, fue la primera victoria de Ucrania en una contraofensiva prolongada que está en su quinta semana, pero avanza a un ritmo más lento de lo esperado. En ese sentido, la batalla por Neskuchne sirvió como una advertencia temprana de que las esperanzas de Kiev y los aliados occidentales de una victoria rápida no eran realistas y que cada kilómetro de avance hacia el territorio ocupado por Rusia sería un enfrentamiento agotador.

A run-down school amid semi-bare trees under a cloudy sky.
El área destruida alrededor de una escuela pública en Neskuchne. Los soldados de infantería ucranianos de la Brigada de Defensa Territorial 129 recuperaron el pueblo de las fuerzas rusas el mes pasado.

La batalla, que se prolongó durante un día, se libró en gran parte por un contingente de combatientes voluntarios que atacaron a pie, no por las grandes brigadas entrenadas por la OTAN y equipadas con tanques occidentales y transportes blindados, que los analistas militares pensaban que liderarían el tan esperado avance.

Los soldados que describieron la lucha, junto con la evidencia visual de la batalla que aún se encontraba dispersa por Neskuchne dos semanas después de que terminara, dejaron en claro que el éxito de Ucrania dependía del ingenio que ayudó a tomar a las fuerzas rusas con la guardia baja.

En los días posteriores a la “liberación” de Neskuchne, anunciada el 10 de junio, las fuerzas ucranianas lograron retomar varios pueblos más al sur. Pero desde esa primera serie de victorias, la ofensiva de Ucrania ha sido lenta. Las fuerzas ucranianas han sido obstaculizadas por las firmes defensas rusas, el aumento de sus bajas y campo tras campo de minas terrestres.

La batalla por Neskuchne enfrentó a unos 70 soldados ucranianos de la Brigada de Defensa Territorial 129 contra unos 150 soldados rusos de la Brigada Separada de Fusileros Motorizada 60, así como a un contingente de presos rusos convertidos en soldados conocido como la unidad Storm Z.

Military equipment and clothing lying in rubble.
Equipo militar y ropa tirados entre los escombros de una escuela que los rusos habían ocupado.
Ammunition and a grenade lying in rubble.
Municiones rusas y una granada en los escombros de la escuela.
Neskuchne, un pueblo de unas 500 personas, había sido ocupado por los rusos desde los primeros meses de la guerra, lo que dio suficiente tiempo para que las fuerzas de Moscú se atrincheraran allí. El terreno alrededor del poblado —un ascenso gradual hacia el oeste y el río Mokri Yaly al este— significaba que Neskuchne actuaba como puerta de entrada a una serie de pueblos al sur. En resumen: solo había una entrada y una salida.

Los rusos lo sabían y esperaban que un avance ucraniano hacia la aldea fuera apoyado por tanques y otros equipos pesados ​​​​en su carretera principal de norte a sur. Los soldados ucranianos que participaron en la batalla dijeron que las defensas rusas habían consistido en minas antitanque y reservas de misiles antitanque, algunos de los cuales aún permanecían en el cuartel general ruso observado por The New York Times.

Pero el ataque, al menos en sus primeras etapas, no incorporó “armas combinadas” o la estrategia militar de la OTAN de coordinar el fuego de artillería con los movimientos de tropas y tanques que los analistas militares occidentales y los funcionarios estadounidenses suelen citar como fundamental para el éxito de la contraofensiva de Ucrania.

Two soldiers wearing military gear and holding guns walk through rubble. One is wearing a camouflage-patterned cap, while the other is wearing a helmet.
Soldados ucranianos en la escuela destruida en Neskuchne.

En lugar de usar tanques, que podían verse con facilidad desde el aire o escucharse desde el suelo, los ucranianos entraron en la aldea en silencio, a pie y en pequeños grupos de infantería, después de una descarga de artillería al estilo de la Primera Guerra Mundial.

Sin embargo, a diferencia de la saturación masiva del fuego de artillería común en esa guerra, el ataque de Ucrania en Neskuchne también incorporó un ataque con cohetes guiados. Los cohetes, disparados por HIMARS, suministrado por Estados Unidos, le dio a la sede rusa —un puesto de mando en la punta noreste de la aldea que alguna vez había sido una escuela— y dañaron el edificio, pero no lograron destruirlo.

La mayoría de las aproximadamente 200 casas y tiendas de Neskuchne son estructuras de un solo piso comunes en las zonas rurales de Ucrania, lo que significaba que la escuela de dos pisos era estratégicamente importante para cualquier tipo de defensa. Gran parte de la batalla por el pueblo se centró en expulsar a los rusos de la escuela, Neskuchnenska, que había cerrado después de la invasión.

A destroyed bus next to a run-down school building and some trees.
Un autobús destruido fuera de la escuela.

Soldados rusos de la brigada 60 habían adecuado el edificio para cualquier tipo de ataque; perforaron las paredes para formar pasillos entre las aulas y así hacer que los soldados pudieran moverse sin exponerse a los disparos, una táctica que emplearon los combatientes del Estado Islámico durante la batalla de 2017 por la ciudad iraquí de Mosul. Los defensores también instalaron sus cuarteles en el sótano e hicieron hoyos en las paredes para las ametralladoras.

Un nido de ametralladoras, construido en el hueco de una escalera con sacos de arena y una pequeña rendija para disparar, apuntaba hacia el camino norte-sur, que proporcionaba el único acceso al pueblo. En ese lugar había cientos de casquillos de bala, un claro indicador de que la escuela permaneció ocupada y defendida después del ataque de HIMARS.

“Después de que el cuartel general fuera alcanzado por cohetes HIMARS, continuaron defendiéndose”, dijo Dmytro, un soldado de la brigada 129 que también participó en la batalla. Solo después de usar más artillería “logramos finalmente sacarlos de la escuela”, dijo.

Después del bombardeo de artillería inicial, que se centró en destruir las minas terrestres colocadas alrededor de las afueras del pueblo, así como a los defensores rusos dentro, decenas de soldados ucranianos se desplegaron desde la esquina noroeste de Neskuchne, cruzando patios cubiertos de maleza y escombros humeantes. Entonces atacaron.

A soldier walking down a dirt road, surveying broken homes and cars. He is wearing military gear and holding a gun.
Un soldado ucraniano pasando al lado de casas y automóviles destruidos en Neskuchne.

Los ucranianos se comunicaban a través de radios a medida que avanzaban, mientras se mantenían en contacto con los pilotos de drones que volaban pequeños dispositivos estándar. Los drones demostraron ser esenciales a medida que se desarrollaba la batalla: las tropas ucranianas confiaron en los pilotos de los drones y en aquellos que monitoreaban el encuentro a través de una transmisión de video para comunicarse —utilizando el internet satelital Starlink— con la batería de artillería que apoyaba el ataque.

En el segundo día de lucha, la brigada 129 fue reforzada con 20 soldados adicionales de una brigada de tanques cercana mientras luchaba por desalojar a los rusos.

La batalla casi terminó el 9 de junio, cuando las fuerzas rusas se retiraron bajo la amenaza de ser rodeadas. Más de una decena de soldados rusos murieron o resultaron heridos, y los soldados ucranianos dijeron que algunos se habían ahogado mientras intentaban huir a través del río Mokri Yaly. Al menos seis soldados ucranianos murieron en los combates.

“Los rusos no abandonaron sus posiciones hasta el último minuto”, dijo Dmytro. Los rusos dejaron un arsenal de municiones, ametralladoras, rifles y proyectiles de artillería. Desde entonces, el botín de guerra se ha repartido entre las unidades ucranianas que participaron en la batalla.

Three guns leaning against the back of a chair.
Armas rusas incautadas en los pueblos liberados durante la operación para recuperar Neskuchne.

Ahora, la línea del frente está aproximadamente a ocho kilómetros de Neskuchne. El distante ruido sordo de la artillería es una banda sonora casi constante, mezclado con el ladrido de las rondas que salen de las posiciones de fuego alrededor del pueblo.

Casi todas las casas de Neskuchne están dañadas o destruidas, y la última persona que vivía allí fue evacuada después de la batalla. Los gatos que no habían sido alimentados deambulan por las calles. La escuela es el armazón de un edificio quemado y dañado. Los pequeños fragmentos de evidencia de que alguna vez fue un lugar de aprendizaje incluyen páginas de libros destrozadas dispersas en el piso, una paleta de ping-pong carbonizada y una pelota de fútbol medio desinflada arrojada entre las granadas entre las máscaras antigás y vendajes desechados para succionar heridas en el pecho.

A soldier climbing into a destroyed building through a hole in the wall. In the foreground is another hole in the wall. Scraps of building material are on the ground.
La derrota rusa en Neskuchne fue la primera victoria de Ucrania en una contraofensiva prolongada.
Fuente: The New York Times

Thomas Gibbons-Neff es corresponsal en Ucrania y soldado retirado de la infantería de Marina. @tmgneff

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La CGT analiza realizar otro Paro General
Organizaciones sociales realizarán 500 cortes en todo el país por alimentos
Para ellos sí hay plata: Victoria Villarruel y Martín Menem se aumentaron el sueldo.