6 octubre, 2022 14:13
booked.net

Rusia acusa a Ucrania de asesinar a la hija de Duguín, el ideólogo cercano a Putin

Dúguina murió este pasado sábado al estallar una bomba en la parte inferior de su vehículo.

El Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia acusó a los servicios secretos de Ucrania de perpetrar el atentado que mató este sábado a Daria Dúguina, hija del líder del movimiento neoeuroasianista, Alexandr Duguin.

  «El crimen fue preparado y ejecutado por los servicios especiales ucranianos», señala el FSB en un comunicado. Según la nota, el atentado fue llevado a cabo por una ciudadana ucraniana, identificada como Natalia Vovk, de 43 años.

El FSB (antiguo KGB) afirma que Vovk llegó a Rusia el 23 de julio junto con su hija de 12 años, Sofia, y alquiló un apartamento en el mismo edificio de viviendas, donde residía Dúguina. Después de cometer el crimen, la autora material del mismo «salió a Estonia a través de la región de Pskov», prosigue la nota.

De acuerdo con los servicios de seguridad rusos, Vovk llegó al país en un coche con la matrícula de la autoproclamada república popular de Donetsk, se movió por Moscú con matrícula kazaja y salió de Rusia usando una matrícula ucraniana.

 «El día del asesinato Vovk y Sofia se encontraban en el festival literario-musical ‘Tradición’ al que Dúguina acudió en calidad de invitada de honor», señalan.

Dúguina murió el pasado sábado al estallar una bomba en la parte inferior de su vehículo cuando circulaba por una carretera en las afueras de Moscú procedente de un festival donde había estado con su padre, considerado próximo al Kremlin.

La Presidencia de Ucrania negó previamente cualquier relación con el ataque.

Fuente: EFE – AFP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uruguay: Media sanción a la Ley de Eutanasia
Macri criticó a Eva Perón y dijo: "La sociedad argentina es la más fracasada de los últimos 70 años"
Desbloquean el celular de Sabag Montiel, procesado por atentar contra Cristina Kirchner