14 junio, 2024 09:59
booked.net

Neuschwanstein, el castillo que inspiró a Walt Disney también fue un depósito nazi

El castillo de Neuschwanstein está ubicado a pocos kilómetros de la frontera con Austria.

Ubicado al sur de Alemania, fue creado por Luis II de Baviera en 1886. Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, los aliados recuperaron listas de más de 20.000 obras de arte y otros objetos saqueados por los nazis.

El castillo de Neuschwanstein, ubicado en medio de los Alpes bávaros, rodeado de pintorescas montañas y lagos, luce sus puntiagudas torres en una imagen idílica que inspiró a Walt Disney a crear el castillo de la Cenicienta, una de las principales atracciones de Magic Kingdom. Pero ese sitio perfecto del sur alemán, creado por Luis II de Baviera, muy lejos de las grandes atracciones de Florida y Los Ángeles, guarda una historia cruel.

«Neuschwanstein está incrustado en este paisaje alpino como un telón de fondo teatral. Luis II quería unir arquitectura, arte y paisaje en una obra de arte total», explicó Alexander Wiesneth, de la administración bávara de palacios.

neuschwanstein-thronsaal-di002149_150a1bd4.jpg

Neuschwanstein se abrió al público solo unas semanas después de la misteriosa muerte de Luis II en 1886. Fue un irónico giro del destino, ya que el rey había mandado construir el castillo como refugio privado para sí mismo, pues buscaba desesperadamente la soledad.

La inspiración para Neuschwanstein, construido al estilo de los castillos de caballeros medievales, le llegó a Luis II en 1867 durante sus viajes al castillo de Wartburg, cerca de Eisenach, y al castillo de Pierrefonds, en Francia.

Depósito de obras de arte saqueadas por los nazis

Pero Neuschwanstein no es solo famoso por su elaborado diseño de cuento de hadas. También saltó a los titulares porque, durante la Segunda Guerra Mundial, sirvió a los nazis como depósito de obras de arte robadas, como mostró de forma impresionante la película de George Clooney Operación Monumento (2014).

Tras la invasión de las tropas alemanas en la vecina Francia en 1940, Adolf Hitler autorizó a la Einsatzstab Reichsleiter Rosenberg, una organización nazi de saqueo, a registrar y confiscar valiosos bienes culturales de «propiedad judía sin dueño».

Estos bienes saqueados fueron trasladados por los nazis, entre 1940 y 1945, a lugares de toda Europa y, más tarde, también a Alemania, a minas de sal, monasterios y castillos. El castillo de Neuschwanstein sirvió de depósito y cuartel general para las tropas de Rosenberg. Situado cerca de la frontera austriaca, lejos de la capital Berlín u otros posibles objetivos aliados, ofrecía mucho espacio.

Stolen_Art_at_Neuschwanstein_Castle.jpg

Cuando los aliados tomaron Neuschwanstein en 1945, encontraron catálogos, presentaciones de diapositivas y listas de más de 20.000 obras de arte y otros objetos saqueados por los nazis, entre ellos joyas y muebles pertenecientes a los Rothschild y la obra maestra Retablo de Gante de los hermanos Van Eyck.

Muchos de estos objetos procedían de Francia. Gracias al esfuerzo de la conservadora francesa Rose Valland, las fuerzas aliadas descubrieron el escondite de Neuschwanstein. Valland siguió en secreto durante años el destino de las obras de arte. Sus meticulosos registros acabaron en manos de los aliados.

Maria Blenk, responsable del museo en la  Administración de Palacios Bávara, explicó  que los visitantes hacen preguntas sobre Neuschwanstein y la Segunda Guerra Mundial. «Los estadounidenses en particular, pero también los británicos, recuerdan la película Operación Monumento, y muchos tienen o tuvieron familiares que estuvieron destinados en Baviera durante o después de la Segunda Guerra Mundial, por lo que se interesan por la historia más reciente de Neuschwanstein».

Fuente: DW 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo es la Ley de Bases que aprobó Senadores: cuáles son los principales cambios
Cacerolazos contra la ley bases en los barrios porteños
Represión en el Congreso. Enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes