12 agosto, 2022 02:04
booked.net

Neuquén: el temido toro de ojos de fuego del arroyo Durán

Cuenta la leyenda que al caer la noche en la zona de Valentina Sur, aparecía un animal enorme, cuyos ojos eran llamaradas. No se parecía a ninguna especie de los que crían los vecinos.

Se trata del Toro del arroyo Durán, un temido personaje capaz de aparecer de la nada y de desaparecer tan rápido como se esfuma la luz mala. El museo Paraje Confluencia se encargó de rescatar esta particular historia. “Para creer o reventar”, dice el dicho.

La leyenda nos remota a un lugar dominado casi en su totalidad por chacras y zonas productivas, que convivían con un puñado de viviendas familiares. Entre las alamedas cruzaba el arroyo Durán, donde chicos, adolescentes y adultos concurrían a pescar por las tardecitas. Enfrascados en esos menesteres estaban cuando de pronto la noche caía y “salía un toro de enorme tamaño y de cuyos ojos lanzaban llamaradas de fuego”, cuentan las crónicas del museo.

Uno de los relatos que se transcriben es un poblador de Valentina: “Todos sabíamos que cuando oscurecía podía aparecer el toro de arroyo. Si bien se hacían bromas con esa superstición, todos sabían bien que cuando bajaba el sol, muchos habían tenido que salir corriendo del bravo toro que no se parecía a ningún otro animal de los que criaban los vecinos de las chacras de la zona”.

Incluso varios fueron perseguidos por la misteriosa “bestia” hasta que desaparecía tal como había llegado. Existen leyendas de similares características alrededor del mundo. En Venezuela, existe la “Laguna de la Yegüita”, en Costa Rica “El Chingo Negro”. Neuquén tiene su “Toro del arroyo Durán”.

Fuente: Río Negro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CABA: Campeonato Federal del Asado este fin de semana largo
Entre Ríos: Cada vez más hogares incorporan la energía solar
La Pampa: licitaciones de obras en agosto por 1.500 millones de pesos