15 agosto, 2022 00:37
booked.net

Murió el represor condenado Miguel Etchecolatz

El represor Miguel Etchecolatz, exjefe de la policía bonaerense, murió hoy en Buenos Aires a los 93 años, informaron organismos de derechos humanos.

La información fue confirmada por el Tribunal Oral Federal número 5 a Guadalupe Godoy, una de las abogadas que lideró la querella contra el genocida en la causa por la desaparición de Jorge Julio López.

Etchecolatz murió a las 5.30 de hoy en la Clínica Sarmiento de la localidad bonaerense de San Miguel, donde se encontraba internado con custodia policial. Nacido en la ciudad de Azul el 1 de mayo de 1929, Etchecolatz muere con múltiples condenas a prisión perpetua, acusado por diversos crímenes de lesa humanidad, mediante sentencias dictadas en los años 1986, 2004, 2006, 2014, 2016, 2018, 2020 y 2021 que fueron unificadas en una pena única de reclusión.

Quién era Miguel Osvaldo Etchecolatz

Miguel Etchecolatz fue director de investigaciones de la Policía Bonaerense durante la dictadura y fue condenado nueve veces por secuestros, torturas y crímenes junto a un grupo de militares acusados de someter a al menos 84 personas.

En mayo de este año, Etchecolatz recibió su última condena a prisión perpetua junto a otro ex policía, Julio César Garachico. Ambos acusados de haber secuestrado y torturado a siete víctimas y haber asesinado a otras tres en el centro clandestino de detención conocido como “Pozo de Arana”.

Etchecolatz fue condenado por delitos sexuales.
Etchecolatz fue condenado también por delitos sexuales.

Llegó a escribir un libro donde cuestionó el trabajo de la Conadep, bajo el título «La otra campana del Nunca Más», y siempre que pudo se ufanó de haber participado de la «guerra contra la subversión».

Hasta el 2006 contó con el beneficio de la prisión domiciliaria que en ese año le fue revocada por poseer armas de fuego. No obstante en el 2017 volvió a contar con ese beneficio -que se hizo efectivo solo dos meses- hasta que en el 2018 fue revocado nuevamente.

Ese mismo año sufrió un escrache en su casa del bosque Peralta Ramos, en Mar del Plata, cuando la asociación de vecinos del bosque, se movilizó y se apostó en su casa, en una recordada protesta de la que participó la referente de Madres de Plaza de Mayo, Línea Fundadora, Taty Almeida.

Casado, con una esposa que brindó diversas entrevistas en apoyo de su marido, el expolicía tuvo una hija, Mariana D. quién se cambió el apellido y marchó en 2018 junto a 500.000 personas contra el 2×1, pidiendo que su padre cumpla la condena en una cárcel común.

«Es un ser infame, no un loco», declaró la joven.

«Por mi cargo me tocó matar y lo haría de nuevo», fue una de sus provocativas declaraciones en el marco de los numerosos juicios que enfrentó. La última sentencia fue dictada el 13 de mayo pasado por el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata.

“Es un asesino serial, no tenía compasión”, había dicho Jorge López sobre Etchecolatz ante el tribunal cuando también identificó a Garachico, ambos como sus torturadores, y dio detalles de los tormentos a los que fueron sometidos él y otros prisioneros y de los homicidios que presenció.   Por sus declaraciones, Jorge Julio López fue secuestrado y  desaparecido en plena democracia hace 16 años.

El albañil y sobreviviente de la última dictadura Jorge Julio López, 
desaparecido en 2006,  brindó una declaración que resultó clave para 
condenar por primera vez al expolicía como genocida.

El pasado 28 de junio se le rindió un homenaje en la unidad sanitaria del barrio platense -la Unidad de Pronta Atención (UPA) N° 6 de Los Hornos– barrio en el que vivió y militaba políticamente.

«Quería decirle a mi viejo que estamos siempre pidiendo explicaciones de porqué no está», dijo Rubén, uno de sus hijos.

«Tengo una especie de dolor de estómago. Estoy nervioso, no es por tristeza, tampoco es por alegría porque se haya muerto una persona que quizá fue el culpable de la desaparición de mi viejo. Es muy difícil explicar el sentimiento que tengo en este momento», expresó Rubén, conmocionado por la noticia de la muerte del exdirector de la Policía Bonaerense y mano derecha del general de brigada Ramón Camps, durante la última dictadura cívico militar.

Rubén López rememoró que Etchecolatz «desapareció a muchas personas, a muchos chicos de la Noche de los Lápices, torturó a muchos otros y se llevó a la tumba el secreto de dónde está Clara Anahí, la nieta de (Isabel Chorobik) ‘Chicha’ Mariani» y apuntó que «estaba cumpliendo 9 condenas a perpetua, pero le faltaban un par más».

«Lamento que Etchecolatz, un ser nefasto, se haya muerto sin decir nada, sin decir dónde están los desaparecidos, porque nunca aceptó sus crímenes, porque no dijo dónde está Clara Anahí, por mi viejo y las demás víctimas», agregó.

En tanto, Guadalupe Godoy, una de las abogadas que lideró la querella contra Etchecolatz, manifestó que «en los juicios siempre se juega, por más que no esté explicitado, una suerte de esperanza que (los represores) digan dónde están (los desaparecidos).  Recuerdo a ‘Chicha’ Mariani pidiendo que digan de una vez dónde está Clara Anahí. En el caso de Etchecolatz, la pregunta fue: ¿Dónde está López?», señaló la letrada.

Por su parte, la referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Taty Almeida, sostuvo que el represor Miguel Osvaldo Etchecolatz falleció «sin arrepentirse de todos los crímenes que cometió y sin decir nada sobre Julio López» y consideró que «jamás va a descansar en paz».

«Efectivamente se ha ido sin arrepentirse de todos los crímenes que cometió y sin decir nada sobre Julio López. Fue, es y será un ser despreciable, estoy segura que jamás va a descansar en paz», afirmó Almeida. Para la referente de Madres de Plaza de Mayo es «insólito» que los genocidas condenados «se están muriendo y jamás hablan ni se arrepienten».

«Más de uno dijo que lo volvería a hacer, se están muriendo y nosotras también, nos estamos muriendo sin tener la satisfacción de que digan que hicieron con nuestros hijos», añadió.

Por estos motivos, Almeida consideró que tanto Etchecolatz como el resto de los represores, «jamás van a descansar en paz».

«La lucha continua, hay que hacer lo que las Madres hacen hace 45 años, la única lucha que se pierde es la que se abandona y un pueblo sin memoria corre peligro de que se vuelva a repetir la historia», concluyó.

 

Fuente: TELAM – TN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EE.UU. insiste: una delegación de legisladores norteamericanos llegó a Taiwán
¿Cómo transformar planes sociales en empleo formal?
El kirchnerismo marchó a Parque Centenario en apoyo a Cristina