26 mayo, 2024 09:50
booked.net

Misterioso hallazgo en el mar argentino a 28 metros de profundidad

La posibilidad de que los restos de un submarino alemán de la Segunda Guerra Mundial se encuentren hundidos frente a las costas de Quequén, Argentina, ha atraído la atención del mundo. Esta historia, emergida de las profundidades del océano, ha capturado la imaginación de la prensa internacional, aumentando la expectativa por confirmar la identidad de este misterioso navío.

El experto buzo italiano Fabio Bisciotti, especialista en embarcaciones náufragas, sugirió que los restos podrían corresponder a un U Boot Clase IX, cruciales para la Kriegsmarine alemana gracias a su capacidad para realizar largos recorridos y su potente armamento.

Bisciotti afirmó que «es mínimo el margen de error» y reafirmó su disposición para colaborar con el gobierno argentino en la verificación de la pieza descubierta por el grupo de investigación local “Eslabón Perdido”.

Sin embargo, la propuesta de colaboración y el plan de trabajo presentado por la Liga Naval Italiana, a la que Bisciotti pertenece, aún no han obtenido respuesta del Gobierno.

Mientras tanto, Abel Basti, líder del equipo de “Eslabón Perdido”, está planeando una nueva incursión con tecnología de sonar multihaz para obtener una imagen 3D del buque. Esta operación tiene el potencial de aclarar la identidad del descubrimiento que, según un proyecto presentado en el Senado de la Nación, podría ser el «descubrimiento naval más importante de la historia argentina».

El hallazgo se confirmó en marzo del año pasado y fue ratificado tres meses después por la Prefectura Naval Argentina. A pesar de poder determinar la ubicación y tamaño del submarino, la fuerza de seguridad no ha podido identificar su origen.

Las repercusiones internacionales de este hallazgo están aumentando. Ariel Gelblung, director del Centro Simon Wiesenthal para América Latina, ha expresado preocupación por el silencio del gobierno argentino sobre este asunto, señalando que alimenta la especulación y la sospecha. La historia ha sido cubierta por medios de Estados Unidos e Inglaterra, centrando la atención en las dudas sobre este descubrimiento y su inusual ubicación.

Basti ha criticado a la Prefectura Naval Argentina por gastar más de 61 millones de pesos en un operativo sin identificar los restos, en contraste con los modestos recursos propios de “Eslabón Perdido”. Según la información suministrada por el Ministerio de Seguridad, de este operativo se obtuvieron ocho horas de imágenes de los restos, pero no se pudo determinar su origen.

La misteriosa embarcación ha sido el objeto de varias propuestas legislativas que buscan determinar su origen y contexto histórico. Sin embargo, la preocupación no se limita a la historia; si se trata de un submarino de guerra, puede todavía albergar parte de su arsenal bélico, lo que representa un riesgo potencial.

 

Fuente: Cadena 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Voley: Argentina se lo dio vuelta a Alemania y logró su primer triunfo en la Liga de las Naciones
Nuevo vino "La Grey de Pastoral"
La Izquierda movilizó al Congreso y convocó a coordinar el plan contra las políticas de Milei