13 julio, 2024 16:05
booked.net

Miles de personas saquean almacenes de la ONU en Gaza

 

Miles de personas irrumpieron en los almacenes de una agencia de Naciones Unidas para llevarse harina y productos básicos de higiene, en un reflejo de la creciente desesperación y del desmoronamiento del orden público mientras la guerra entre Israel y los milicianos de Hamás, que gobiernan Gaza, cumplía tres semanas.

Tanques e infantería entraron en Gaza durante el fin de semana y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, anunció una “segunda fase” de la guerra, tres semanas después de que Hamás hiciera una brutal incursión en Israel el 7 de octubre. La ofensiva terrestre crecía mientras Israel golpeaba el territorio por tierra, mar y aire.

El Ministerio de Salud de Gaza dijo que la cifra de muertos entre los palestinos había superado las 8.000 personas, en su mayoría mujeres y niños. Es una cifra sin precedentes en décadas de violencia entre israelíes y palestinos, y una que se espera suba con más rapidez conforme Israel avance en su ofensiva terrestre.

El ejército israelí dijo haber alcanzado unos 450 objetivos militares en las últimas 24 horas, incluidos centros de mando de Hamás, puestos de observación y posiciones para lanzar misiles antitanque. El ejército también dijo que se habían enviado más tropas a Gaza durante la noche.

Thomas White, director en Gaza de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos, conocida por sus siglas en inglés UNRWA, dijo que la irrupción en sus almacenes era “un indicio preocupante de que el orden civil empieza a desmoronarse tras tres semanas de guerra y un duro asedio sobre Gaza. La gente está asustada, frustrada y desesperada”, dijo.

La agencia ofrece servicios básicos a cientos de miles de personas en Gaza. Sus escuelas en todo el territorio se han convertido en refugios abarrotados que acogen a palestinos desplazados por el conflicto. Israel apenas ha permitido el paso de un goteo de ayuda desde Egipto, y parte de esos cargamentos se guardaba en uno de los almacenes allanados, indicó UNRWA.

Juliette Touma, vocera de la agencia, dijo que la multitud se abrió paso a cuatro recintos el sábado. Los almacenes no contenían combustible, muy escaso desde que Israel cortó todos los suministros al inicio de la guerra.

Decenas de miles de civiles se refugiaban en Shifa, que también está lleno de pacientes heridos en los ataques aéreos.

“Llegar al hospital se ha vuelto cada vez más difícil”, dijo por teléfono el domingo Mahmoud al-Sawah, que se cobijaba en el hospital. “Parece que quieren aislar la zona”. Otro vecino de Gaza, Abdallah Sayed, describió los ataques aéreos y terrestres israelíes en los últimos dos días como “los más violentos e intensos” desde que comenzó la guerra.

El ejército presentó hace poco imágenes generadas por computadora de lo que describió como instalaciones de Hamás dentro y en torno al hospital de Shifa, así como interrogatorios de combatientes capturados de Hamás que podrían haber hablado bajo presión. Israel ha hecho afirmaciones similares antes, pero no las ha demostrado.

Se sabe poco sobre la red de túneles y otra infraestructura de Hamas, y no era posible verificar esas afirmaciones de forma independiente. El gobierno de Hamás negó las acusaciones y dijo que pretendían justificar un ataque al lugar.

Israel ordenó evacuar el recinto hace más de una semana, pero ese y otros centros médicos se han negado afirmando que supondría la muerte de los pacientes conectados a respiradores. En un primer momento no había declaraciones israelíes sobre la orden de evacuación o los ataques cerca de Shifa.

El ejército israelí no hizo comentarios en un primer momento cuando se le preguntó por los reportes de ataques cerca de Shifa.

Israel afirma que la mayoría de la población ha seguido sus órdenes de huir al sur, pero aún quedan cientos de miles de personas, en parte porque Israel también ha bombardeado objetivos en las llamadas zonas seguras.

Un ataque israelí golpeó el domingo una casa de dos pisos en la ciudad sureña de Khan Younis y mató al menos a 13 personas, incluidas 10 de la misma familia. Los cuerpos fueron trasladados al cercano hospital Nasser, según un periodista de Associated Press en el lugar.

 

La escalada aumentaba la presión interna sobre el gobierno de Israel para que consiguiera la liberación de los aproximadamente 230 rehenes capturados en el ataque del 7 de octubre, cuando combatientes de Hamás salieron de Gaza, sobrepasaron las defensas israelíes y asaltaron poblaciones cercanas, donde mataron a civiles y soldados en un ataque por sorpresa.

Familiares desesperados se reunieron con Netanyahu el sábado y expresaron su apoyo a un intercambio por prisioneros palestinos retenidos en Israel.

El máximo dirigente de Hamás en Gaza, Yehia Sinwar, dijo que los grupos armados palestinos “están listos de inmediato” para liberar a todos los rehenes si Israel libera a todos los miles de palestinos detenidos en prisiones israelíes. El contralmirante Daniel Hagari, vocero del ejército israelí, rechazó la oferta como “terror psicológico”.

En su conferencia de prensa televisada, Netanyahu dijo que el país está decidido a recuperar a todos los cautivos y que la operación por tierra “nos ayudará en esta misión”.

El mandatario también reconoció que la “debacle” del 7 de octubre, en la que murieron más de 1.400 personas, requeriría una investigación a fondo y que “todo el mundo tendrá que responder preguntas, incluido yo”.

Pese a la ofensiva israelí, los milicianos palestinos han seguido lanzando cohetes a Israel, y el sonido constante de las sirenas antiaéreas en el sur de Israel es un recordatorio de la amenaza.

La cifra de muertos palestinos en Gaza subió el domingo a algo más de 8.000 personas desde que empezó la guerra, según el Ministerio de Salud de Gaza. Eso incluía más de 3.300 minores y más de 2.000 mujeres, según el Ministerio.

Se estimaba que 1.700 personas seguían atrapadas bajo los escombros, según el Ministerio de Salud, que ha dicho basar sus cálculos en las llamadas de emergencia recibidas.

Israel dijo que sus ataques van dirigidos contra combatientes e infraestructura de Hamás y que los milicianos operan entre los civiles, lo que les pone en peligro.

Más de 1,4 millones de personas en Gaza han huido de sus hogares y casi la mitad de ellos han abarrotado refugios y escuelas de Naciones Unidas, tras reiteradas advertencias del ejército israelí de que estarían en peligro en el norte de Gaza.

La única planta de energía solar de Gaza dejó de funcionar poco después del inicio de la guerra e Israel no ha permitido llevar combustible, afirmando que Hamás lo utilizaría con fines militares.

Los hospitales intentan mantener en marcha los generadores de emergencia que dan energía a incubadoras y otros equipamientos vitales, y la agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos trata de mantener las bombas de agua y las panaderías en marcha para cubrir las necesidades básicas.

Fuente: AP

Sam Magdy informó desde el Cairo. Las periodistas de AP  Julia Frankel y Amy Teibel en Jerusalem contribuyeron a este informe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La depredación china en el Mar Argentino
El milagro de Milei: Recesión, pérdida de poder adquisitivo y cierre de más de 10 mil pymes
Hallan decenas de cadáveres en distrito de Ciudad de Gaza tras ataque israelí