25 julio, 2024 04:47
booked.net

Los hospitales de Gaza acuñan un nuevo término: «Niño herido sin familia sobreviviente»

Varios niños esperaban este miércoles para conseguir un bidón de agua potable en Rafah, en el sur de la franja de Gaza. ABED RAHIM KHATIB (DPA/ EUROPA PRESS)

Soraya Ali, trabajadora de Save The Children, describe escenas apocalípticas en Rafah, donde se hacinan 1,5 millones de personas, la mayoría mujeres y menores. Pequeños visiblemente desnutridos caminan descalzos y solos buscando comida.

Por SORAYA ALI

En mi primer día en Rafah, en el sur de la franja de Gaza, la madre de mi colega Hawa [nombre ficticio] sufrió un derrame cerebral. Sin ambulancia disponible, su madre fue llevada a un hospital parcialmente operativo. Murió dos días después. “La tristeza de esta guerra la mató”, me dijo más tarde Hawa. Llegué a Gaza con Save the Children, como parte de un convoy de pediatras, cirujanos y cooperantes para apoyar a los niños afectados por la creciente catástrofe humanitaria. Nada podía prepararnos para lo que presenciaríamos.

Por supuesto, nuestros colegas palestinos, como Hawa, llevan mucho tiempo sirviendo incansablemente a sus comunidades, incluso en medio de tragedias personales. La mayoría de nuestro personal ha sido desplazado por la fuerza, muchos han perdido a familiares cercanos y todos se han visto afectados por la guerra. Sameh Ewida, antiguo miembro de la oficina de Gaza, murió junto con toda su familia en un ataque aéreo israelí en diciembre.

La brutal guerra en la Franja ha matado a más de 33.000 personas, incluidos al menos 13.900 menores, según el Ministerio de Salud de Gaza. Los ataques aéreos israelíes han acabado con la vida de médicos, enfermeros, profesores y trabajadores humanitarios. Todo en un momento en el que las necesidades nunca han sido mayores.

Las escenas que presencié en Rafah a principios de abril permanecerán conmigo para siempre. La pequeña ciudad, que albergaba a 275.000 personas antes de la guerra, ahora cuenta con una población de aproximadamente 1,5 millones de personas, la mayoría mujeres y niños.

TOPSHOT – People gather in front of a burning building after it was hit by an Israeli strike in Khan Yunis in the southern Gaza Strip on December 9, 2023. Israel pressed its offensive against Hamas militants in Gaza on December 9, after the United States blocked an extraordinary UN bid to call for a ceasefire in the two-month war. (Photo by AFP) (Photo by -/AFP via Getty Images)

Los drones sobrevuelan constantemente, y su incesante zumbido es un sombrío recordatorio de la amenaza que corren los pequeños. Cuando el zumbido se acerca, una explosión sacude las calles, normalmente a unos pocos kilómetros de distancia.

«Me vi obligado a comer la comida que se dejaban las ratas […]. Salir a buscar comida era simplemente demasiado peligroso»

La gran cantidad de niños deambulando por la ciudad era abrumadora, casi apocalíptica. Se encontraban descalzos, visiblemente desnutridos y a menudo solos. En febrero, al menos 17.000 menores en Gaza estaban solos o separados de sus familiares, según Unicef. Es probable que esa cifra sea mucho mayor ahora. Los médicos incluso se vieron obligados a acuñar un nuevo y desolador término para identificarlos en el hospital: «niño herido sin familia sobreviviente».

Las enfermedades e infecciones también se están propagando rápidamente. Pero con el tiempo y los recursos limitados, los profesionales de la salud rara vez pueden dar diagnósticos formales. En un hospital móvil vi pequeños con sarpullidos, muchos de ellos con vómitos y diarrea con sangre. “Estamos viendo sarna, piojos y hepatitis”, me contó un médico. Más allá de la enfermedad, es imposible pasar por alto heridas con un gran impacto en las vidas: “Tratamos a una mujer embarazada con una herida de bala en el estómago”, compartió otro doctor.

Conocí a un niño, de no más de 12 años, que empujaba a su hermano menor en una silla de ruedas. El pequeño estaba visiblemente sucio, vestía ropas rotas y le faltaba una pierna: uno de los más de 1.000 niños que han perdido una o las dos piernas desde el inicio de la guerra, según datos de Unicef de diciembre. No iban a ninguna parte, explicó el mayor, porque las escuelas han sido destruidas o están cerradas desde octubre.

Un chico de no más de 12 años empujaba a su hermano menor en una silla de ruedas. El pequeño estaba visiblemente sucio, vestía ropas rotas y le faltaba una pierna

Los menores de Gaza pasan sus días tratando de mantenerse con vida, protegiéndose de los bombardeos o buscando comida y agua. Un grupo de ellos, mientras jugaba con una vieja bolsa de plástico, pedía comida o “incluso una pelota de fútbol” para pasar el tiempo. Se enfrentan a una sombría realidad de desnutrición, enfermedades y desesperación, si no de muerte. Todo es demasiado peligroso como para conseguir comida.

“Han muerto tantas personas que ni siquiera tenemos la oportunidad de llorar”, lamenta mi colega Zainab [nombre ficticio]. La semana pasada, su marido llegó a Rafah después de haber estado atrapado en el norte de la Franja. Su padre, de 70 años, que padece alzhéimer y cáncer, no pudo ser evacuado y por eso se quedó. “Me vi obligado a comer la comida que se dejaban las ratas”, asegura. “Salir a buscar comida era simplemente demasiado peligroso”, añade. Se libró por poco del ataque mortal que mató a más de 100 personas que intentaban desesperadamente recolectar harina. Según el Ministerio de Salud de Gaza, más de 400 palestinos han muerto y 1.300 han resultado heridos por ataques israelíes mientras intentaban conseguir alimentos, medicinas y otra ayuda vital para sus familias.

Llevar ayuda a Gaza y sus alrededores es extremadamente difícil, con restricciones en todo momento. Históricamente, cualquier ayuda que entre debe ser autorizada por Israel, que rechaza artículos que supuestamente tienen un potencial de “doble uso”, civil o militar.

No hay excusa para los escandalosamente inadecuados niveles de ayuda en Gaza. Es urgente que llegue mucha más ayuda y mucho más rápido

En las últimas semanas, hemos visto camiones enteros rechazados bajo esta norma por transportar artículos tan pequeños como un paquete de dátiles o unas tijeras. Incluso cuando la ayuda logra llegar a la Franja, las dificultades persisten: hay escasez de combustible, y los riesgos se han intensificado y las garantías de seguridad son insuficientes para los trabajadores humanitarios responsables de su entrega.

No hay excusa para los escandalosamente inadecuados niveles de ayuda en Gaza. Es urgente que llegue mucha más ayuda y mucho más rápido y, sobre todo, necesitamos un alto el fuego inmediato y permanente. Antes del 7 de octubre, alrededor del 80% de la población de la franja de Gaza dependía de la asistencia humanitaria. Ahora, la necesidad es mayor que nunca. Sin un alto el fuego y sin un acceso pleno y sin restricciones a la ayuda, los niños seguirán sufriendo.

Según Save the Children, casi 26.000 menores —o poco más del 2% de la población infantil de Gaza— han resultado muertos o heridos en Gaza en seis meses de guerra. La muerte de estos niños es consecuencia de la incapacidad del mundo para protegerlos. La comunidad internacional debe intensificar urgentemente sus esfuerzos: se ha acabado el tiempo.

Lo único que salvará ahora a las familias en Gaza es un alto el fuego definitivo. El Consejo de Seguridad de la ONU exigió un alto el fuego temporal, pero la ventana para su implementación —el periodo de ayuno musulmán del Ramadán— ha pasado sin avances. Más niños han pagado con sus vidas el costo de esa inacción. Se debe implementar ahora un alto el fuego y mantenerlo definitivamente porque, simple y llanamente, no hay alternativa.

El uso continuo de armas explosivas por parte de Israel en zonas densamente pobladas tiene efectos devastadores en la infancia. Todos los países deben cesar inmediatamente el comercio de armas con las partes en conflicto. Todo lo que no sea eso no es solo un fracaso, sino una traición a la humanidad.

Fuente: El País (España)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El mundo supera las cifras de hambre de la pandemia
La economía no para de caer desde que llegó Milei a la Casa Rosada
Caputo inicia su participación en el G20 y se reunirá con la jefa del FMI