25 julio, 2024 03:57
booked.net

LEER A ROTHBARD PARA ENTENDER A MILEI

Los perros de Milei

Llamando Murray a uno de sus perros, el presidente argentino Javier Milei rindió homenaje a uno de sus máximos referentes: el fundador del partido libertario estadounidense, Murray Rothbard.

Licenciado en Matemáticas y doctorado en Economía en Columbia, quien es considerado el gran ideólogo del anarcocapitalismo, fue un avezado polemista de la segunda mitad del siglo XX, reconocido por sus posicionamientos radicales y por su carácter de outsider.

Murray Rothbard

El recorrido de Rothbard es bastante ecléctico: enemigo del Estado antes que del comunismo, este opositor a Reagan defendía una suerte de iusnaturalismo anarcocapitalista, antibelicista y «ultrapropietario», y denunciaba la casta de funcionarios estatales y al complejo militar industrial que gobierna Estados Unidos en las sombras; además fue crítico de liberales y conservadores estatistas, aunque también llegó a coquetear con las ideas de la nueva izquierda y hasta escribió un artículo donde rescataba la figura del Che Guevara reivindicando que tuviera al imperialismo yanqui como su principal enemigo.

Asimismo, si bien en plena campaña Milei inexplicablemente introdujo como tema de debate público la venta de niños y órganos basándose en afirmaciones de Rothbard, al mismo tiempo es justo decir que, a diferencia del presidente argentino, Rothbard ofrecía razones para, por ejemplo, justificar el aborto, aspecto que choca con la agenda más conservadora que Milei abraza en materia de valores.

Es prácticamente imposible abarcar la veintena de libros, los artículos y las entrevistas que ha legado Rothbard. Aun así, a partir de las referencias realizadas por Milei, no han faltado analistas que se tomaron el trabajo de conectar las ideas del presidente argentino con fragmentos de las obras del libertario estadounidense. Sin embargo, lo que ha sido menos explorado son las conexiones de Milei con el costado más político, si se quiere, y menos académico, de Rothbard.

Javier Milei, con motosierra pero sin Congreso. Caricatura Pablo Temes

La referencia viene a cuento no solo para comprender la estrategia, la táctica, y la forma en que Milei ejerce el poder, sino sobre todo la caracterización del anarcocapitalismo mileista y sus diferencias con experiencias como las de Trump.

«El diagnóstico es claro: se vive en un país lastrado por un régimen estatizante dominado por una élite» Murray Rothbard.

Para avanzar en este sentido, me serviré de un artículo que Rothbard publicara en 1992, esto es, tres años antes de su muerte, y que titularía: Populismo de derecha: una estrategia para el paleolibertarismo.

El diagnóstico de Rothbard es claro: se vive en un país lastrado por un régimen estatizante dominado por una élite gobernante en la que confluyen gobiernos, corporaciones económicas y grupos de interés. Es decir, la casta de funcionarios que controla el Estado cogobierna con las grandes empresas y con una serie de tecnócratas e intelectuales que son producidos en las universidades y han cooptado los medios de comunicación.

Para Rothbard, que para el momento en que publicaba estas líneas ya había abandonado el partido que lo tuvo como miembro fundador, los libertarios siempre acertaron con el diagnóstico del problema, pero su estrategia de transformación ideológica de las élites debía dar un paso más allá: ahora era necesario crear los propios cuadros políticos libertarios y, sobre todo, convocar a las masas sin mediación alguna. Naturalmente, en aquella época no existían redes sociales, pero la irrupción de las mismas fue un instrumento fenomenal para poder saltearse el filtro de los grandes medios. De aquí que tanto Trump como Milei comuniquen directamente a través de sus cuentas de X, por ejemplo.

Este escenario es el que le da pie a Rothbard para propiciar la adopción de un «populismo de derecha» como la mejor opción que tendría para alcanzar el poder el denominado «espacio paleolibertario», esto es, una suerte de cruce entre los libertarios clásicos y los valores conservadores antiestatistas.

«Un populismo de derecha debe tener como objetivo representar a los hombres blancos trabajadores del interior del país» Murray Rothbard.

Para evitar cualquier ambigüedad, el propio Rothbard ofrece lo que, considera, deberían ser los ocho puntos de ese programa populista de derecha: en primer lugar, un recorte de impuestos, incluyendo el impuesto a las ganancias; en segundo lugar, la eliminación de las subvenciones; tercero, acabar con la idea de discriminación positiva que, según el paleolibertario, supone brindar privilegios a determinados grupos; el cuarto y quinto punto, refiere a «liberar a los policías» para que se «recuperen» las calles tanto de criminales como de vagabundos; el sexto ítem, por su parte, apunta a la directa abolición de la reserva federal y, con ello, al mismo tiempo, un ataque a los banqueros. En anteúltimo lugar, el punto que identificaría a Trump pero que marca una diferencia evidente con Milei: abogar por un America First.

Donald Trump en campaña en Ohio

Esto significa, para Rothbard, «bajarse» de la globalización que estanca la economía local y afecta a sus trabajadores, y «dejar de sostener a los vagos del extranjero» porque eso supone ayuda indirecta a los banqueros y a la corporación exportadora.  Es que, como el propio Rothbard indica, un populismo de derecha debe tener como objetivo representar a los rednecks, esto es, aquellos hombres blancos trabajadores del interior del país.

Por último, el octavo punto de la estrategia, es el llamado a promover la «defensa de los valores familiares» reemplazando el dominio del Estado por el control parental y promoviendo el fin de la educación pública en detrimento de la privada.

¿Cómo se lleva adelante este programa? ¿Con la micromilitancia local y la batalla cultural en cada asociación, en cada iglesia? Sí, pero con esa estrategia no alcanza. Más bien, y aquí cito el último párrafo del artículo, «lo que necesitamos para construir un nuevo movimiento paleo, especialmente en esta etapa, es un candidato presidencial, alguien a quien todos los frentes de la derecha anti-establishment puedan apoyar con entusiasmo».

«En el caso de Milei, no había partido ni dirigentes que lo secundaran. Era solo él»

Este punto parece describir cabalmente el derrotero de Milei, incluso más que el de Trump quien, al fin de cuentas, necesitó del Partido Republicano para erigirse como presidente. Pero en el caso de Milei, no había partido ni dirigentes que lo secundaran. Era solo él, un candidato capaz de canalizar un clima de hartazgo frente a lo existente sin ninguna estructura ni grandes apoyos económicos.

Para finalizar, entonces, Milei parece haber seguido casi al pie de la letra la hoja de ruta trazada por Rothbard en este artículo de 1992 y, casi 30 años después, el resultado de las elecciones en Argentina confirma que la estrategia de abrazar lo que aquí se indica como un «populismo de derecha», ha sido sorprendentemente eficaz incluso contra una maquinaria de poder territorial y cultural como es el peronismo.

Mientras el debate acerca de cómo definir a Milei continúa y la incertidumbre sobre sus próximos pasos son materia de especulación diaria, puede que releyendo aquellos autores que le han servido de inspiración, incluso para bautizar a sus perros, encontremos algunas respuestas.

Por Dante Augusto Palma – Profesor en Filosofía y Doctor en Ciencia Política

 

Fuente: The Objetive

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El mundo supera las cifras de hambre de la pandemia
La economía no para de caer desde que llegó Milei a la Casa Rosada
Caputo inicia su participación en el G20 y se reunirá con la jefa del FMI