14 junio, 2024 10:33
booked.net

Japón verterá agua radiactiva de Fukushima al océano. ¿Debemos preocuparnos?

Planta nuclear de Fukushima. Kyodo/via REUTERS

Por Jessie YeungMayumi MaruyamaEmiko Jozuka

Japón pronto comenzará a liberar agua radiactiva tratada en el océano tras la aprobación del organismo de control nuclear de las Naciones Unidas para un plan controvertido que llega 12 años después de la fusión nuclear de Fukushima.

El plan para liberar las aguas residuales lleva años gestándose, y el ministro de Medio Ambiente declaró en 2019 que «no había otras opciones» a medida que se agota el espacio para contener el material contaminado.

Rafael Grossi, jefe del Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés), llegó a Japón este martes para visitar Fukushima y presentar la revisión de seguridad del organismo de la ONU al primer ministro Fumio Kishida.

Pero la aprobación de la ONU no ha servido para tranquilizar a los residentes de los países vecinos y a los pescadores locales, que aún sienten el impacto de la catástrofe de 2011.

Algunos han puesto en duda las conclusiones del IAEA, y China afirmó recientemente que la evaluación del grupo «no es una prueba de la legalidad y legitimidad» del vertido de aguas residuales de Fukushima.

¿Por qué lo hacen?

El devastador terremoto y tsunami de 2011 dañaron los sistemas de suministro eléctrico y refrigeración de la central nuclear de Fukushima, provocando el sobrecalentamiento de los núcleos de los reactores y la contaminación del agua de la central con material altamente radiactivo.

Desde entonces, se ha bombeado agua nueva para enfriar los restos de combustible de los reactores. Al mismo tiempo, se han filtrado aguas subterráneas y pluviales, creando más aguas residuales radiactivas que ahora hay que almacenar y tratar.

Aguas residuales tratadas almacenadas en enormes tanques en Fukushima, Japón, el 12 de abril de 2023. (Crédito: Daniel Campisi/CNN)

La empresa eléctrica estatal Tokyo Electric Power Company (TEPCO) ha construido más de 1.000 enormes tanques para contener lo que ahora son 1,32 millones de toneladas métricas de aguas residuales, suficientes para llenar más de 500 piscinas olímpicas.

Pero el espacio es cada vez menor. La empresa dice que construir más tanques no es una opción, y que necesita liberar espacio para poder desmantelar la central de forma segura, un proceso que implica descontaminar las instalaciones, desmantelar las estructuras y cerrar todo por completo.

¿Cuáles son los riesgos?

Las aguas residuales radiactivas contienen algunos elementos peligrosos, pero la mayoría de ellos pueden eliminarse del agua, afirma TEPCO.

El verdadero problema es un isótopo de hidrógeno llamado tritio radiactivo, que no puede eliminarse. Actualmente no hay tecnología disponible para hacerlo.

Pero el gobierno japonés y la IAEA afirman que el agua contaminada se diluirá en gran medida y se liberará lentamente a lo largo de décadas.

Eso significa que la concentración de tritio que se liberaría estaría a la par o por debajo de la cantidad permitida por otros países, y cumpliría la normativa internacional de seguridad y medio ambiente, afirman.

TEPCO, el gobierno japonés y la IAEA también argumentan que el tritio se encuentra de forma natural en el medio ambiente, desde la lluvia hasta el agua del mar, pasando por el agua del grifo e incluso en el cuerpo humano, por lo que liberar pequeñas cantidades en el mar debería ser seguro.

En el informe del IAEA, Grossi afirma que el vertido de agua tratada al mar tendría un «impacto radiológico insignificante sobre las personas y el medio ambiente».

Pero los expertos están divididos sobre el riesgo que esto supone.

La Comisión Canadiense de Seguridad Nuclear dice que el tritio en sí es demasiado débil para penetrar en la piel; pero puede aumentar el riesgo de cáncer si se consume en «cantidades extremadamente grandes.» Mientras tanto, la Comisión Reguladora Nuclear de EE.UU. reconoció que «cualquier exposición a la radiación podría suponer algún riesgo para la salud», pero añadió que «todo el mundo está expuesto a pequeñas cantidades de tritio todos los días».

Robert H. Richmond, director del Laboratorio Marino Kewalo de la Universidad de Hawai en Manoa, forma parte de un grupo de científicos internacionales que trabajan con el Foro de las Islas del Pacífico para evaluar el plan de vertido de aguas residuales, incluyendo visitas al emplazamiento de Fukushima, y reuniones con TEPCO, las autoridades japonesas y el IAEA. Tras revisar los detalles del plan, Richmond lo calificó de «desacertado» y prematuro.

Una de las preocupaciones es que la dilución de las aguas residuales podría no ser suficiente para reducir su impacto en la vida marina. Contaminantes como el tritio pueden atravesar varios niveles de la cadena alimentaria –incluidas plantas, animales y bacterias– y «bioacumularse», lo que significa que se acumularán en el ecosistema marino, explicó.

Añadió que los océanos del mundo ya están sometidos a estrés por el cambio climático, la acidificación de los océanos, la sobrepesca y la contaminación. Lo último que necesitan es ser tratados como un «vertedero».

Y los riesgos potenciales no sólo afectarán a la región de Asia-Pacífico. Un estudio de 2012 halló pruebas de que el atún rojo había transportado radionucleidos –isótopos radiactivos como los de las aguas residuales nucleares– desde Fukushima a través del Pacífico hasta California.

¿Cómo se liberará el agua?

En primer lugar, las aguas residuales se tratarán para filtrar todos los elementos nocivos extraíbles. A continuación, el agua se almacenará en depósitos y se analizará para medir su grado de radiactividad; gran parte de ella se tratará una segunda vez, según TEPCO.

A continuación, las aguas residuales se diluirán a 1.500 becquerelios de tritio –una unidad de radiactividad– por litro de agua limpia.

A título comparativo, el límite reglamentario de Japón permite un máximo de 60.000 becquerelios por litro. La Organización Mundial de la Salud permite 10.000, mientras que EE.UU. tiene un límite más conservador de 740 becquerelios por litro.

El agua diluida se verterá en el Océano Pacífico a través de un túnel submarino situado frente a la costa. Terceras partes, incluido el OIEA, supervisarán el vertido durante y después de su liberación.

«Esto garantizará que se sigan aplicando las normas internacionales de seguridad pertinentes a lo largo de todo el proceso, que ha durado décadas, establecido por el gobierno de Japón y TEPCO», afirma Grossi en el informe.

¿Qué han dicho otros países?

El plan ha suscitado reacciones encontradas, con el apoyo de algunos sectores y el escepticismo de otros.

EE.UU. ha respaldado a Japón, con el Departamento de Estado diciendo en una declaración de 2021 que Japón había sido «transparente sobre su decisión» y parece estar siguiendo «las normas de seguridad nuclear mundialmente aceptadas.»

El Consejo de Energía Atómica de Taiwán dijo que la cantidad de tritio liberada se estima «por debajo del límite de detección, y el impacto en Taiwán será mínimo». La isla está situada al suroeste de Japón.

Pero hay más resistencia por parte de los vecinos más cercanos de Japón.

En marzo, un destacado funcionario chino advirtió que las aguas residuales podrían causar «daños impredecibles al medio marino y a la salud humana», y añadió: «el océano Pacífico no es la cloaca de Japón para verter sus aguas contaminadas por la energía nuclear».

El secretario general del Foro de las Islas del Pacífico, un grupo intergubernamental de islas del Pacífico que incluye a Australia y Nueva Zelandia, también publicó un artículo de opinión en enero en el que expresaba su «grave preocupación».

«Se necesitan más datos antes de permitir cualquier vertido al océano», escribió. «Les debemos a nuestros hijos y nietos trabajar para garantizar que su futuro esté asegurado y sea seguro».

El primer ministro surcoreano, Han Duck-soo, mostró su apoyo al plan en junio, afirmando que podría beber las aguas residuales una vez tratadas para cumplir las normas internacionales, según Yonhap, una declaración ridiculizada por el líder de la oposición del país.

¿No liberan también aguas residuales otros países?

Muchas instituciones, incluido el IAEA, señalan que las centrales nucleares de todo el mundo vierten de forma rutinaria y segura aguas residuales tratadas que contienen bajos niveles de tritio.

Un portavoz de la Comisión Reguladora Nuclear de EE.UU., un organismo gubernamental, confirmó a CNN que «prácticamente todas las centrales nucleares de EE.UU. vierten agua con bajos niveles de radiactividad a la vía fluvial en la que se encuentran».

«El tritio no puede filtrarse, pero un miembro del público tendría que ingerir una cantidad significativa para que existiera siquiera la posibilidad de un problema de salud, y el agua radiactiva vertida se diluye en gran medida por los caudales del curso de agua», añadió el portavoz.

Muchos científicos no están tranquilos. Tim Mousseau, profesor de ciencias biológicas de la Universidad de Carolina del Sur, señaló que, aunque se trate de una práctica habitual en las centrales nucleares, no se ha investigado lo suficiente el impacto del tritio en el medio ambiente y en nuestros alimentos.

Richmond, de la Universidad de Hawai, añadió que «el mal comportamiento de otras personas» no era excusa para seguir vertiendo aguas residuales al océano. «Esta es una oportunidad definitiva para que (Japón y el IAEA) cambien a mejor la forma de hacer negocios», afirmó.

¿Qué opina la población?

Los residentes de la región se muestran mucho más escépticos, lo que ha llevado a algunos compradores a abastecerse de marisco y sal marina por temor a que estos productos se vean afectados por el vertido de aguas residuales.

En Corea del Sur, los precios de la sal marina se han disparado, y los propietarios de las tiendas afirman que sus ventas se han duplicado recientemente, según informa Reuters. Citaba un tuit viral en coreano que afirmaba haber comprado algas, anchoas y sal para tres años.

Concentración en Seúl, Corea del Sur, en oposición al plan de Japón de liberar aguas residuales el 12 de junio de 2023. (Crédito: Wang Yiliang/Xinhua/Getty Images)

La autoridad pesquera coreana también declaró que redoblaría sus esfuerzos para controlar la radiactividad de las granjas de sal y mantendría la prohibición de consumir marisco procedente de las aguas cercanas a Fukushima, informó Reuters.

Los ciudadanos coreanos también han organizado protestas contra el plan, y algunos se han puesto máscaras de gas frente a la embajada japonesa en Seúl.

Entre los japoneses también hay opiniones encontradas. Según una encuesta realizada por Asahi Shimbun en marzo, el 51% de los 1.304 encuestados apoyaba el vertido de aguas residuales, mientras que el 41% se oponía. A principios de año, los habitantes de la capital, Tokio, se echaron a la calle para protestar contra el plan.

Personas protestan en Tokio contra el plan del gobierno japonés de verter aguas residuales nucleares al mar el 16 de mayo de 2023. (Crédito: Zhang Xiaoyu/Xinhua/Getty Images)

En Fukushima, la prefectura donde se produjo la catástrofe, los pescadores locales se han manifestado en contra del plan desde el primer día. Durante muchos años después de la fusión, las autoridades suspendieron sus operaciones pesqueras y otros países introdujeron restricciones a la importación.

Incluso después de que el agua circundante y el pescado volvieran a niveles seguros, la confianza de los consumidores nunca se restableció del todo, y la industria pesquera de Fukushima vale ahora apenas una fracción de lo que fue.

El vertido de aguas residuales podría dañar aún más la reputación mundial y regional de Fukushima, perjudicando una vez más el sustento de los pescadores, argumentan muchos. A principios de este año, uno de ellos declaró a CNN: «realmente parece como si hubieran tomado esta decisión sin nuestro pleno consentimiento».

Fuente: CNN

Emiko Jozuka, Krystina Shveda, Junko Ogura, Marc Stewart y Daniel Campisi, de CNN, contribuyeron a la información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo es la Ley de Bases que aprobó Senadores: cuáles son los principales cambios
Hezbolá lanzó una nueva andanada de cohetes contra Israel
Milei llega a Ia cumbre del G7, feliz por la aprobación de la ley Bases