26 mayo, 2024 19:32
booked.net

Israel advierte a los palestinos que evacúen Rafah ante próximo ataque

 

El ejército israelí ordenó este lunes a decenas de miles de palestinos en la ciudad de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, que comenzaran a evacuar, lo que apuntaba a que la invasión terrestre prometida desde hace tiempo podría ser inminente.

El anuncio complicaba los esfuerzos de mediadores internacionales, incluido el director de la CIA, de negociar un cese al fuego. Hamás y Qatar, un importante mediador, han advertido que una invasión de Rafah podría descarrilar las conversaciones.

Israel ha descrito Rafah como el último bastión significativo de Hamás después de siete meses de guerra, y sus líderes han reiterado que necesitan una invasión terrestre para derrotar al grupo armado.

El teniente coronel Nadav Shoshani, vocero del ejército, dijo que se ordenaba a unas 100.000 personas que fueran a Muwasi, un área cercana declarada por Israel como zona humanitaria. Indicó que Israel preparaba una “operación de alcance limitado” y no aclaró si era el inicio de una invasión más amplia de la ciudad. Pero el pasado octubre, tras el ataque sin precedentes de Hamás contra el sur de Israel del 7 de octubre, Israel no anunció oficialmente el inicio de una invasión terrestre que continúa hasta hoy.

Añadió que Israel ha ampliado la ayuda humanitaria a Muwasi, lo que incluye hospitales de campaña, tiendas, comida y agua.

El plan de Israel de invadir Rafah ha despertado la alarma global por el riesgo que plantea para más de un millón de civiles palestinos que se cobijan allí.

Unos 1,4 millones de palestinos —más de la mitad de la población de Gaza— están hacinados en la localidad y sus alrededores. La mayoría huyeron de sus casas en otros lugares del territorio para escapar de la ofensiva israelí y ahora enfrentan otro doloroso traslado o el riesgo de enfrentar el grueso de un nuevo ataque. Viven en abarrotados campamentos de tiendas, refugios de Naciones Unidas sobrepasados y apartamentos llenos de gente, y dependen de la ayuda internacional para conseguir comida, con un sistema de saneamiento e instalaciones médicas muy dañados.

Estados Unidos, el aliado más cercano de Israel, ha reiterado a Israel que no lance la invasión, afirmando que no tiene un plan creíble para proteger a los civiles.

Pero incluso mientras Estados Unidos, Egipto y Qatar presionaban para que se acordase un alto el fuego, el primer ministro, Benjamin Netanyahu, reiteraba la semana pasada que el ejército avanzaría sobre la ciudad “con o sin acuerdo” para alcanzar su objetivo de destruir al grupo armado Hamás.

El ministro de Defensa, Yoav Gallant, afirmó el domingo que Hamás no se tomaba en serio las conversaciones y advirtió de una “potente operación en Rafah en un futuro muy próximo”. Sus declaraciones se produjeron después de que Hamás atacara el domingo el principal paso fronterizo israelí para llevar ayuda y matara a tres soldados.

Shoshani no dijo si la inminente operación en Rafah respondía a las muertes del domingo. Dijo que el incidente no afectaría a la cantidad de ayuda muy necesitada que entra en Gaza, porque había otros pasos operativos.

Sin embargo, no hizo comentarios sobre las advertencias estadounidenses de que no invada la ciudad ni aclaró si la evacuación se había coordinado con Egipto.

En Rafah, la gente recibió folletos escritos en árabe el lunes por la mañana que detallaban qué cuadras debían vaciarse y adónde se habían ampliado las zonas humanitarias. Los folletos decían que los servicios de ayuda se expandirían de Deir al Balah, en el norte, a la ciudad de Jan Yunis, en el centro de la Franja de Gaza.

Palestinos en Rafah dijeron que la gente se había reunido para comentar sus opciones tras recibir los folletos. La mayoría dijeron que no querían trasladarse solos y preferían viajar en grupo.

Alzaanin, que tiene cinco hijos, trabaja para un grupo internacional de ayuda y se vio desplazado a Rafah desde Beit Hanoun, en el norte, al inicio de la guerra.

La gente está preocupada porque las tropas israelíes dispararon a los palestinos cuando se trasladaban por órdenes de evacuación anteriores, señaló.

Alzaanin dijo que había empacado sus documentos y su equipaje pero esperaría 24 horas para ver qué hacían los demás antes de trasladarse. Dijo que tenía un amigo en Jan Yunis y tenía la esperanza de que pudiera conseguir una tienda para su familia.

Fuente: AP
Sam Mednick es reportero de Associated Press para Oriente medio y África Central. Él se enfoca en conflictos, crisis humanitarias y violaciones de los derechos humanos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El riesgo de naturalizar lo anormal (Por Gustavo González)
La ONU estima que 670 personas murieron en deslave de tierras en Papúa Nueva Guinea
Milei festeja su fama mundial sobre una Argentina en llamas