13 abril, 2024 13:01
booked.net

¡GRACIAS, MILITANTES ANTIVACUNAS!: LAS MUERTES POR SARAMPIÓN AUMENTARON 40%

Las muertes por sarampión a nivel mundial aumentaron más del 40% el año pasado y los casos subieron luego que los niveles de vacunación disminuyeron drásticamente durante la pandemia de coronavirus, informaron este jueves las principales agencias de salud internacionales.

Esta enfermedad altamente infecciosa desencadenó epidemias en 37 países el año pasado, frente a 22 en 2021. Enfermó a 9 millones de niños y mató a 136.000, la mayoría en los países más pobres, según un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés).

El número de casos de sarampión también aumentó casi un 20% luego que los niveles de inmunización cayeran a su nivel más bajo en 15 años durante la pandemia, explicaron las agencias.

Dos dosis de la vacuna ofrecen un alto nivel de protección contra el sarampión. Los niños de países en vías de desarrollo de África, del Sudeste Asiático, Latinoamérica y de la India son los que corren mayor riesgo. La OMS y los CDC dijeron que las tasas de vacunación en los países pobres son de alrededor 66%, “una tasa que no muestra una recuperación del retroceso registrado durante la pandemia” de coronavirus.

Meseret ingresó en hospital rural de Gambo (Etiopía) con un sarampión grave complicado con afectación respiratoria.

EL sarampión es una de las enfermedades más infecciosas y se propaga en el aire cuando una persona infectada tose o estornuda. Es más común en los niños menores de 5 años. Los síntomas incluyen fiebre, tos, secreción nasal y un sarpullido característico.

La mayoría de las muertes se debe a complicaciones como la encefalitis, una deshidratación severa, problemas graves para respirar y neumonía. Es más probable que se desarrollen complicaciones en niños pequeños y adultos mayores de 30 años.

La enfermedad también ha aumentado en algunos países ricos en los últimos años. Las autoridades de salud de Gran Bretaña advirtieron en julio que existía un riesgo sumamente alto de que se produjeran brotes en Londres, debido a que algunas zonas de la capital británica reportaron que apenas el 40% de los niños estaban vacunados.

Las tasas de vacunación contra el sarampión en Gran Bretaña no se han recuperado por completo desde las afirmaciones falsas que vinculaban la vacuna con el autismo realizadas por el desacreditado médico Andrew Wakefield hace más de dos décadas.

Ningún estudio científico confirmó el vínculo, pero la investigación de Wakefield provocó que millones de padres de familia de todo el mundo dejaran de vacunar a sus hijos.

La historia de la mentira criminal de Wakefield nos lleva a Inglaterra a finales de noventa. Entonces el Doctor Andrew Wakefield (1957) era un joven y prometedor gastroenterólogo que trabajaba en el Royal Free Hospital de Londres. Sus teorías rompedoras sobre las causas de las enfermedades inflamatorias en niños se habían hecho un hueco en revistas especializadas.

Andrew Wakefield, entonces joven y prestigioso investigador en inflamación intestinal. Fotograma del documental de Brian Deer

Un estudio de cohortes del que era coautor, publicado en 1995 por la prestigiosa revista The Lancet sostenía que la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn ocurrían aproximadamente tres veces más frecuentemente en personas que habían sido vacunadas con la triple vírica. Para afirmar este riesgo, había comparado miles de pacientes registrados en las bases de datos del NHS, el sistema nacional de salud británico.

En la mitad de los noventa ya se especulaba que el autismo podría tener una base inmunitaria en artículos de ciencia básica pero nadie se había atrevido a trasladar estas teorías al día a día de los pacientes y sus preocupaciones. Wakefield fue el primero.

Horizontal

Artículo de Wakefield publicado en LANCET en 1995 en el que se afirma la relación entre la triple vírica y la inflamación intestinal

Amparado por esos hallazgos y la reputación que le habían concedido en el campo de las enfermedades digestivas pediátricas, publicó tres años más tarde un paper en la misma revista que sería la base para un movimiento social, los antivacunas, cuyas consecuencias suponen un quebradero de cabeza para los responsables de salud pública.

En él, había estudiado a 11 niños y una niña tratados en una Unidad de Digestivo, con edades comprendidas entre los 3 y 10 años. Los niños previamente habían alcanzado todos los hitos de desarrollo intelectual de manera normal. Pero coincidiendo con la aparición de los síntomas intestinales, comenzaron a padecer una involución del lenguaje y otras habilidades adquiridas así como cambios en el comportamiento.

9 de los niños desarrollaron autismo, dos niños, una encefalitis y uno tuvo una psicosis. 8 de esos niños habían sido vacunados con la triple vírica formada por virus inactivos de sarampión, rubeola y paperas.

Una vacuna que desde los años setenta se ha administrado en el calendario vacunal mundial a más de 500 millones de niños y ha prevenido más de un millón de muertes,  fue estigmatizada por una nota periodística basada en 9 (nueve) casos.

 

Fuente: AP – AFP – Reuters – ANSA – BBC – Propias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OTRA VEZ SOPA: la Argentina volvió a tener la inflación más alta del mundo
La recesión ya impacta en el empleo: las alimenticias empezaron a despedir
Milei se reunió con Elon Musk y recorrió la fábrica de Tesla