14 junio, 2024 10:15
booked.net

Gaza y Ucrania: la doble moral de las potencias

Daños causados por los ataques aéreos israelíes en el sur de la Franja de Gaza la semana pasada. Mientras Washington ha criticado con vehemencia a Rusia por los ataques contra civiles en Ucrania, sus detractores afirman que se ha expresado poco sobre el sufrimiento similar en Gaza. Credit…Yousef Masoud para The New York Times
Neil MacFarquhar

Durante 20 meses, el gobierno de Joe Biden ha buscado situarse en un plano de superioridad moral frente a Rusia, al condenar la guerra brutal contra Ucrania por matar civiles de manera indiscriminada. El argumento hizo eco en gran parte de Occidente, pero no tanto en el resto del mundo, en donde esta guerra es más bien un conflicto entre grandes potencias, razón por la cual estos países se han negado a aplicar sanciones o aislar a Rusia de alguna otra manera. Ahora que Israel bombardea la Franja de Gaza, lo que ha causado la muerte de más de 4300 personas desde el 7 de octubre, el apoyo inquebrantable del gobierno de Biden corre el riesgo de crear nueva resistencia ante sus esfuerzos por ganarse a la opinión pública mundial.

En un discurso desde el Despacho Oval el jueves, el presidente Biden puso en el mismo plano el apoyo de Estados Unidos a Ucrania e Israel y describió a ambas naciones como democracias que combaten a enemigos decididos a “aniquilarlas por completo”. Rusia invadió y pretende anexionarse Ucrania, mientras que Hamás, el grupo que controla Gaza y niega el derecho de Israel a existir, organizó un ataque terrorista que ha matado hasta el momento a 1400 personas en el sur de Israel.

Pero el contraataque de Israel en Gaza, sus amenazas de organizar una invasión terrestre y la cercanía de Estados Unidos con su aliado más importante en el Medio Oriente, a pesar de todo, han provocado denuncias de hipocresía.

Este tipo de acusaciones no son precisamente nuevas en el conflicto del Medio Oriente. Pero la dinámica de la doble crisis ha superado el deseo de Washington de obtener el apoyo mundial para aislar y castigar a Rusia por invadir a su vecino.

Cada vez más, la región de Medio Oriente se perfila como un frente renovado en la lucha por la influencia en el sur global —el nombre colectivo de las naciones en desarrollo de África, Asia y América Latina— que enfrenta a Occidente con Rusia y China.

President Biden at his desk in the Oval Office with a reflection of television lighting.

El presidente Biden vinculó repetidamente las guerras en Ucrania y Gaza durante un inusual discurso en horario de máxima audiencia desde el Despacho Oval el jueves.Credit…Tom Brenner para The New York Times

 

El presidente de Indonesia, Joko Widodo, la nación musulmana más poblada del mundo, que no reconoce a Israel, condenó las “continuas injusticias contra el pueblo palestino”. En su opinión, la guerra en Gaza solo empeorará la situación mundial, pues amenaza con provocar el aumento de los precios del petróleo, cuando la guerra en Ucrania ya frenó las exportaciones de trigo.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, criticó el suministro estadounidense de armas a Ucrania por “alentar” la guerra, pero culpó a ambas partes del conflicto y se ofreció a fungir como mediador. Brasil, como la nación que preside el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas este mes, redactó una resolución de cese al fuego humanitario en Gaza, que también condenaba de manera explícita “los atroces ataques terroristas de Hamás”.

Después de que Estados Unidos vetó la resolución por no mencionar el derecho de Israel a la autodefensa, el embajador de Brasil en las Naciones Unidas, Sérgio França Danese, manifestó su frustración. “Cientos de miles de civiles de Gaza no pueden esperar más”, afirmó. “De hecho, han esperado demasiado”.

Los líderes árabes —entre ellos, el presidente de Egipto, Abdulfatah al-Sisi; el rey de Jordania, Abdalá II, y el ministro de Relaciones Exteriores saudita, el príncipe Faisal bin Farhan— arremetieron contra lo que calificaron de doble moral en los discursos pronunciados el sábado en la cumbre de paz de El Cairo.

Los palestinos han criticado a las capitales occidentales por no expresar indignación por el bombardeo de Gaza de forma similar a la que usaron para calificar los ataques con misiles rusos contra ciudades y la infraestructura ucraniana de “barbarie” y “crímenes contra la humanidad”.

Children and adults walk near a cluster of tents.

Tiendas de campaña en Jan Yunis, al sur de la ciudad de Gaza, para los palestinos desplazados por los bombardeos. Credit…Samar Abu Elouf para The New York Times

 

Cuando estalló la guerra en Ucrania, los palestinos estaban entusiasmados con la dura postura adoptada por las capitales occidentales contra un país que ocupaba la tierra de otro, dijo Nour Odeh, una comentarista política palestina radicada en Ramala. “Pero parece que la ocupación solo es mala si la hacen los tipos que no están de tu lado”.

En cierto modo, el conflicto en Gaza ha beneficiado al Kremlin, ya que ha desviado la atención de la guerra en Ucrania y ha mejorado la imagen de Rusia en el Medio Oriente y el sur global. En los últimos años, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha intentado recuperar parte de la influencia perdida por la Unión Soviética en esta región, al enviar fuerzas militares a las guerras civiles de Siria y Libia. Además, ha estrechado bastante los lazos con Irán, país que Israel considera una amenaza para su seguridad nacional.

El apoyo de Rusia a Hamás se ha visto como una prolongación de dichos esfuerzos y Putin ha comparado el asedio a Gaza con el asedio de la Segunda Guerra Mundial a Leningrado, un símbolo sagrado ruso.

China también ha buscado ampliar su influencia en el Medio Oriente, ya que hace poco medió en un acuerdo entre Irán y Arabia Saudita para restablecer relaciones. Rusia y China se han negado a condenar a Hamás. En cambio, han criticado el trato que Israel da a los palestinos; sobre todo, su decisión de cortar el suministro de agua y electricidad a Gaza, así como el número de civiles muertos allí. Han pedido intermediación internacional y un cese al fuego antes de que Israel considere que su guerra se ha desatado por completo.

La causa palestina siempre ha tenido un fuerte apoyo en el sur global, así que la guerra en Gaza no ha hecho más que acrecentar el resentimiento en África, Asia y América Latina ante el hecho de que Estados Unidos y sus aliados traten a Ucrania como un caso especial por tratarse de una guerra europea. Estos países critican el dinero gastado en Ucrania, mientras se ignoran las metas de desarrollo internacional.

Existe la percepción de que Occidente “se preocupa más por los refugiados ucranianos, por los civiles ucranianos que sufren, que cuando hay sufrimiento en Yemen, en Gaza, en Sudán, en Siria”, afirmó Hanna Notte, analista de Eurasia en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, con sede en Berlín.

Esto ayuda a ilustrar por qué Estados Unidos y sus aliados no han logrado convencer a países como India y Turquía para que apoyen las sanciones contra Rusia. Dada la situación en Gaza, es poco probable que ese esfuerzo tenga éxito a corto plazo.

Rescue workers look through rubble.

Búsqueda de víctimas tras un ataque con misiles rusos en la región ucraniana de Járkov. Algunos críticos creen que Occidente está tratando la guerra en Ucrania como un caso especial porque se libra en Europa. Credit…David Guttenfelder para The New York Times
 

En Europa, el debate se ha desarrollado sobre todo en las redes sociales, donde algunos comentaristas han tachado al bloque europeo de hipócrita por sus diferentes enfoques hacia las guerras de Ucrania y Gaza, mientras que pocos políticos han hecho comentarios directos.

Carl Bildt, ex primer ministro sueco, escribió en X, la plataforma antes conocida como Twitter, que la mayor parte del mundo percibe un doble rasero en la política occidental hacia las dos guerras. “Tengan o no razón, esto es algo que debemos afrontar”, escribió.

Hay indicios de que esto ya está ocurriendo. Josep Borrell Fontelles, el principal diplomático de la Unión Europea, dijo en un discurso ante el Parlamento Europeo el miércoles que cortar el suministro de agua era una violación del derecho internacional, independientemente de dónde ocurriera. “Privar de suministro básico de agua a una comunidad humana bajo asedio es contrario al derecho internacional. En Ucrania y en Gaza”, afirmó.

Durante la Guerra Fría, Estados Unidos a menudo se enfrentó a un bloque hostil de países no alineados, así como a la Unión Soviética y sus aliados, y aun así consiguió prevalecer, comentó John Herbst, antiguo enviado de Estados Unidos a Ucrania, así como diplomático en Israel y los territorios ocupados, actualmente en el Atlantic Council.

El conflicto de Gaza puede hacer que conseguir apoyo para Ucrania sea “ligeramente más difícil”, dijo, pero de ningún modo imposible.

Comentó que el objetivo de Israel de desarraigar a Hamás es probablemente demasiado ambicioso, pero puede debilitar enormemente la capacidad militar de Hamás. A corto plazo, Estados Unidos sufrirá un revés en la opinión pública mundial por su apoyo a Israel, pero eso probablemente se desvanecerá con el tiempo, predijo, y no debería disuadir a Washington de seguir defendiendo su postura sobre Ucrania.

“Hay que explicar que lo que Moscú está haciendo en Ucrania es peligroso para todas las naciones, porque si el tipo de orden internacional que persigue el Kremlin, y que persigue Pekín, se convierte en el orden internacional, eso significa que todos los Estados pequeños y débiles en comparación estarían a merced de sus vecinos más grandes”, dijo Herbst.

Fuente: The New York Times

Vivian Yee colaboró con reportería. Sheelagh McNeill colaboró con investigación.

Neil MacFarquhar es corresponsal nacional. Anteriormente, como jefe del buró en Moscú, formó parte del equipo que obtuvo el Premio Pulitzer en la categoría de Reportajes Internacionales en 2017. Pasó más de 15 años reportando desde el Medio Oriente, incluidos cinco años como jefe del buró en El Cairo, y escribió dos libros sobre la región. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo es la Ley de Bases que aprobó Senadores: cuáles son los principales cambios
Hezbolá lanzó una nueva andanada de cohetes contra Israel
El G7 anunció un préstamo a Ucrania por 50.000 millones de dólares