14 agosto, 2022 23:53
booked.net

¿El FMI presionará para apurar la devaluación?

 

No es un secreto que el acuerdo negociado con el FMI es inflacionario, un viejo mecanismo para ajustar las economías sin asumir de manera frontal los costos políticos. El corazón del acuerdo plantea la devaluación constante de la moneda para favorecer las exportaciones y así sumar dólares para incrementar las reservas y en el futuro pagar la deuda al organismo.

El problema es que la aceleración inflacionaria genera un círculo muy negativo que se parece demasiado a bailar con el Diablo: más inflación, más devaluaciones, más inflación. Un experimentado analista del mercado afirmó a LPO «el tipo de cambio esta atrasado un 10% y es lógico que el FMI pida que se actualice. El Fondo quiere un tipo de cambio que sea creíble y sostenible».

Desde el gobierno salieron a desmentir las versiones de una exigencia del organismo que conduce Kristalina Georgieva. «El FMI no exige nada. Y el paso devaluatorio no va a acelerar el proceso inflacionario. Hay margen para administrar», afirmó a LPO una fuente del Banco Central.

 

«No se observa un proceso de apreciación significativo del peso. El crecimiento de las exportaciones industriales del primer cuatrimestre muestran la competitividad del tipo de cambio», agregó la fuente consultada. «Devaluar sería un error fatal, estas operaciones son desestabilizantes», afirmó un funcionario del gabinete económico y enfatizó que «las recomendaciones del Fondo no cambiaron en nada desde marzo a esta parte».

En el gobierno creen que el sector agroexportador aún guarda en silobolsas el equivalente a unos 9000 millones de dólares, retenido bajo la especulación de un cambio en el precio del dólar.

En los datos, las ventas de soja entre mayo de 2021 y abril de 2022 cayeron al nivel más bajo en las últimas tres campañas. Así lo indicó un informe privado de la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (CIARA-CEC) al que accedió LPO. El documento de la entidad exportadora señala que en la campaña 2020/21 los productores vendieron un total de 27 millones de toneladas de soja. El ciclo 2021/22, en tanto, las ventas por parte de los sojeros apenas alcanzaron las 12,7 millones de toneladas.

Es decir, se exportaron 14 millones de toneladas menos que representan alrededor de 9.000 millones de dólares en función de los precios actuales de la soja en el Mercado de Chicago (CBOT).

Desde Washington insisten en que no se modificaron las condiciones publicadas en el Staff Report del FMI tras la firma del acuerdo donde queda expreso que es necesario «mejorar el marco monetario y cambiario con tasas de interés positivas y un tipo de cambio real competitivo».

Fuente: LPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EE.UU. insiste: una delegación de legisladores norteamericanos llegó a Taiwán
¿Cómo transformar planes sociales en empleo formal?
El kirchnerismo marchó a Parque Centenario en apoyo a Cristina