17 junio, 2024 00:09
booked.net

El 60% de los argentinos cree que el sistema funciona mal

A pesar de seguir siendo, por lejos, el sistema preferido por sobre cualquier otra forma de gobierno, más de la mitad de residentes de Argentina” cree que la democracia funciona mal. La Justicia y el desarrollo económico son considerados las mayores falencias de los años democráticos. Ocho de cada diez irían a votar aunque no fuera obligatorio. Libertad de expresión y elecciones legítimas: los temas que más les importan a los ciudadanos | cedoc

Carlos De Angelis es Sociólogo. 

Fuente: Centro de Opinión Pública y Estudios Sociales de la Facultad (Copes) – Facultad de Ciencias Sociales – UBA – Perfil

La democracia y sus compromisos

Ana Arias es Decana de la Facultad de Ciencias Sociales – UBA.

Las discusiones sobre la democracia han sido constitutivas del momento de fundación de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. La década del 80, la de la recuperación democrática, se centró, en los estudios sobre este tema, en conceptos como los de “ciudadanía”, que fueron luego criticados por el carácter normativo que tuvieron en algunos de sus enfoques, sobre todo cuando se pensaron como categorías para evaluar procesos siempre adjetivados que se consideraban incompletos o defectuosos.

En los últimos años, el viraje a pensar la democratización como proceso pareció dar cuenta de la democracia como una construcción permanente, que tan bien describe Eduardo Rinessi, y no como un lugar de llegada.

La democracia como proceso –no pensado solo como un sistema de reglas o procedimientos, sino también como ampliaciones de las mayorías a las formas de participación, así como al acceso efectivo de los derechos– parecía más representativa o útil para el análisis que los planteos formales o normativos. De igual modo, el concepto de democracia no dejaba de portar una serie de valores connotados como positivos o aspiracionales.

Sin embargo, cualidades tradicionalmente asociadas a la democracia vuelven a ser puestas en cuestión en esta etapa. En particular, el lugar de la igualdad y desigualdad como lugar de operación y, muy asociado a lo anterior, el lugar de las instituciones públicas como sujetadoras de la democracia o de sus valores asociados.

En este marco, es muy pertinente haber avanzado con el estudio que aquí se presenta, en un contexto en el cual la pregunta acerca de la validez de la democracia se encuentra puesta en duda. Cuáles son las expectativas, los deseos y las impugnaciones a las formas de funcionamiento actuales de la democracia es algo a ser abordado, no para denunciar lo incorrecto, sino para identificar el proceso actual sobre el que sus condiciones se construyen y se despliegan.

Las diferencias entre sectores sociales y sus evaluaciones, el lugar de lo etario o generacional como espacio de expresión diferencial de expectativas y demandas, abre abanicos analíticos que, entiendo, pueden contribuir tanto al debate público como a la acción política. La universidad pública como parte de las instituciones democráticas tienen la obligación de participar en las disputas sobre la democracia, tan acuciantes en el momento actual. Este estudio hace su aporte en esta línea.

El presupuesto de que la realidad es transformable es un requisito de la política, y esto supone, si no confianza –cuestión que podría ser puesta en duda por experiencias fallidas–, sí esperanza en que la acción política puede transformar.

La democracia también es un proceso construido y transformable. Las amplias adhesiones a este sistema, que demuestra esta encuesta, y su crítica evaluación de su funcionamiento permiten fundamentar apuestas que politicen y abran la construcción democrática, recuperando la esperanza de que, en democracia, se pueden disputar y ganar formas de vida común más igualitarias desde lo concreto, no solo desde la formalización.

 

Ficha técnica

Encuesta telefónica realizada con sistema CATI, entre los días 17 de 22 de julio de 2023. La población abarca a todos los hogares con teléfono fijo en el territorio argentino. Se realizaron un total de 655 casos, lo que implica un error absoluto para distribuciones normales de +/-3,85 en la situación más desfavorable, donde p=q=0,50. La muestra se ha ponderado por parámetros censales demográficos. El campo fue realizado por CEIS Consultores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mondino no se va
La oscura influencia de la bananera norteamericana United Fruit Company
Las ‘empanadas de la libertad’: un inesperado desafío al gobierno venezolano