13 julio, 2024 11:01
booked.net

Cruces y chicanas en el segundo debate presidencial

Por 

El segundo debate de candidatos presidenciales se desarrolló en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA), con la participación de Javier Milei, Patricia Bullrich, Sergio Massa, Juan Schiaretti y Myriam Bregman.

 

Luego del primer encuentro el domingo pasado en Santiago del Estero, los cinco postulantes nacionales buscaron sacarse ventaja de cara al 22 de octubre, pero no lo lograron.

Al igual que la semana pasada, ninguno consiguió quedarse con el título de único ganador, y los cruces más picantes volvieron a estar repartidos entre Milei, Bullrich y Massa.

En contraste con lo que ocurrió en el debate de Santiago del Estero, los postulantes fueron más desestructurados y menos atados a un libreto, con el objetivo de atacar a otro aspirante -cada candidato tenía un blanco predilecto- con chicanas y cuestionamientos.

Sergio Massa (Unión por la Patria) tuvo una presentación distinta ya que desplegó propuestas sobre cada eje temático pero al mismo tiempo mostró que esperaba las preguntas que intentarían ponerlo en aprietos: el ministro tenía preparadas las respuestas, lo que fue considerado un punto positivo por su equipo de campaña y asesores en comunicación.

Sergio Massa

El pasaje de la modernidad del centro de convenciones Forum de la capital santiagueña a las instalaciones tradicionales de la UBA también impactó en el público, que no estuvo aplicado a las normas y se hizo eco de cada chicana con risas o manifestaciones de sorpresa por el tenor de algunas respuestas.

El mayor cruce tuvo como protagonistas a Myriam Bregman, Javier Milei y Massa en el bloque de ‘Trabajo y Producción’: el candidato ultraliberal objetó a la aspirante de izquierda que «si los socialistas supieran de economía, no serían socialistas».

Ante esa frase, Bregman, quien se encontraba al lado de Milei, le respondió fuera de micrófono con una ironía, que no se escuchó en la transmisión de la TV Pública pero sí a su alrededor: «Viniste chistoso, viniste chistoso».

Debate Presidencial 2023: horario y dónde ver en vivo - TyC Sports

El economista, entonces, pidió a la moderadora del debate, la periodista Mariana Verón, que le devolviera «los diez segundos» que le había quitado la diputada del FIT.

En ese contrapunto, Milei abandonó por un par de minutos el modo ‘zen’ para desplegar su histrionismo con un tono más imperioso, casi a los gritos.

Tras ese cruce, fue el turno de Sergio Massa, quien sorprendió al salir en defensa de Bregman: «Basta Javier, hasta acá llegaste», lo cruzó, y así sorprendió al candidato libertario que se mostró muy serio por la intervención del ministro de Economía, que lo acusó de maltrato hacia las mujeres.

Ante esta actitud de Massa, los invitados de cada espacio, que estaban ubicados en diferentes posiciones, reaccionaron con un murmullo notorio.

Minutos más tarde, Bullrich salió al cruce de Massa al afirmar: «No te preocupes Massa. Las mujeres podemos cuidarnos solitas. Tenelo claro».

Lejos de las chicanas más altisonantes, el cordobés Juan Schiaretti volvió a repetir su fórmula de hablar de Córdoba como un modelo a imitar a nivel nacional, lo que le había dado buenos resultados en el debate del pasado domingo.

Bullrich, por su parte, endureció su postura en relación al primer encuentro, y buscó ser más contundente con sus críticas a Massa y Milei, algunas veces en tono muy coloquial.

El ministro de Economía, en tanto, tuvo que esquivar como pudo las críticas que recibió de todos los frentes por la inflación y la macroeconomía, e insistió en elegir al postulante de LLA como principal contrincante.

En la presentación, todos menos Bregman condenaron el ataque terrorista de Hamás en Israel.

Debate presidencial hoy: las frases de Patricia Bullrich, una por una | El  Destape

El primer tema fue la seguridad en el que Bullrich advirtió sobre la propuesta de Milei de libre portación, a lo que luego él afirmó: “Lamento que, de la misma manera que en el debate anterior, usted mienta sobre lo que yo digo. Antes lo hizo con la pandemia, ahora lo hace con el tema de armas. Le cuento, por si no lo entendió, yo sé que usted tiene que gente que deforma mis mensajes. Nosotros lo que decimos es: Hay una ley de armas y lo que hay que hacer es cumplirla. Porque no puede ser que estén armados los delincuentes y los honestos no. Además, me gustaría saber: usted habló de eliminar leyes por DNU o de llevarse puestas garantías constitucionales a lo largo de la semana. ¿Ese es el modelo de seguridad que quiere? Qué quiere, ¿Que esto sea una dictadura?”.

El candidato Javier Milei habla hoy durante el Debate Presidencial 2023, en Santiago del Estero (Argentina). EFE/Tomás Cuesta /POOL

Otro de los momentos destacados que hasta hizo soltar una carcajada a los periodistas ubicados en la platea del primer piso ocurrió cuando Bregman respondió a Milei acusándolo de que «de todo lo que dijo hasta ahora no se entendió nada, porque parece que sacó las respuestas de Yahoo». «Que siga cacareando», lo fustigó.

Si en el debate del domingo pasado la centralidad estuvo en las propuestas de Massa y en el uso del botón rojo para pedir derecho a réplica, en esta jornada lo más destacado fueron los cruces y las chicanas que buscaban impacto.

En esa sintonía, Bullrich cruzó a Milei por decir «mogólicos» a los que piensan diferente, «viejos meados» a los longevos, y por mostrar una motosierra a los jóvenes, lo que «exalta la violencia».

También le pidió al ministro Massa que «no mienta más», aunque lo que generaba risas en el público era la forma en que Bullrich pronunciaba el apellido del candidato peronista.

Un momento mucho menos liviano y que generó incomodidad y mucho malestar entre los dirigentes de JxC, como lo reconocería luego Federico Pinedo, sucedió cuando Milei definió a Bullrich como «montonera asesina».

«¿Crees que vas a cambiar algo con tantos chorros en tus listas?», le había preguntado la ex ministra de Seguridad, en referencia a la incorporación del dirigente de Gastronómicos, Luis Barrionuevo.

«Vos sí podes cambiar tu pasado de montonera asesina», le respondió el diputado nacional, luego de que esta semana ella lo denunciara penalmente por haberla acusado de tirar bombas en jardines de infantes durante la dictadura.

Patricia Bullrich cerró el debate presidencial en Santiago del Estero. (Foto: Tomas Cuesta / REUTERS)

Bullrich también lanzó críticas al referente de Unión por la Patria, al que le recordó el escándalo que protagonizó la semana pasada el intendente de Lomas de Zamora en uso de licencia, Martín Insaurralde.

“Massa hace 4 años que estás en el Gobierno, no hablés de Tigre, parece una vergüenza que hace 4 años que estás con el Gobierno y aumentaron los homicidios el 70% en Rosario, liberados todos los narcos, generó la peor crisis de seguridad en la Argentina. ¿Tus números quién te los da? ¿Insaurralde, que te dijo que el yate valía 500 pesos? No podés hacer buena seguridad si tus socios son corruptos y delincuentes. Vos defendiste a Scapolán, un fiscal del narcotráfico, entonces no hablés de seguridad porque no tenés autoridad moral para hacerlo”, resaltó.

En respuesta, Massa elevó la apuesta y recordó el caso de Gerardo Milman, por las denuncias contra el diputado del PRO por su supuesto involucramiento en el intento de asesinato a la vicepresidenta Cristina Kirchner del 1 de septiembre del año pasado.

«Con respecto a Insaurralde le pedí la renuncia al cargo inmediatamente, y le pedí la renuncia a la candidatura. Y no todos somos lo mismo. Vos nunca le pediste la renuncia a Gerardo Milman», le espetó Massa.

Patricia Bullrich y Sergio Massa. (Foto: Tomas Cuesta / REUTERS)

«Milei plantea un mercado de trabajo donde las mujeres no tienen posibilidad de desarrollo, donde los más jóvenes tienen que ir al mercado precario del trabajo y los trabajadores pierden el derecho a sus vacaciones pagas y a la indemnización. Y sobre todas las cosas donde volvemos a un régimen de esclavitud que es lo que está planteando cuando habla de 100 años para atrás», lanzó Massa.

Por momentos, la competencia de los cinco candidatos a la Presidencia se convirtió en algo similar a un pugilato verbal casi sin propuestas, una ronda de críticas, respuestas y frases pensadas para hacer perder el control del oponente.

A pesar del contexto caliente, Massa, Milei, Schiaretti y Bullrich se saludaron al finalizar el debate, mientras que Bregman solo saludó al mandatario cordobés, que fue el único que apostó al humor y definió a la situación económica como «menos diez, como en el chinchón».

 

Fuente: TELAM – NA 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La depredación china en el Mar Argentino
El milagro de Milei: Recesión, pérdida de poder adquisitivo y cierre de más de 10 mil pymes
Hallan decenas de cadáveres en distrito de Ciudad de Gaza tras ataque israelí