2 octubre, 2022 19:05
booked.net

¿Cómo cambió el consumo de los argentinos en los últimos meses?

Mariela Mociulsky, fundadora y CEO de la consultora Trendsity y presidenta de SAIMO (Sociedad Argentina de Investigadores de Marketing y Opinión), analizó la tendencia de consumo en Argentina de los últimos meses. “La preocupación por mantener la economía del hogar y por la inflación, influye negativamente en la planificación de consumos”, asegura Mociulsky en base a estudios realizados en la consultora que lidera.

Sin embargo, aclara que esto no puede generalizarse en toda la pirámide de nivel socioeconómico y que en algunos sectores la situación lleva a tomar medidas alarmantes. “En los niveles más bajos, ya la restricción es cada vez mayor y, en muchos casos, según lo que se desprende de nuestra investigación se ha pasado a tener una sola comida por día”, destaca.

Comida Argentina: 17 Platos que SI o SI Debes Probar!

Mientras que en los niveles altos, la pirámide “se está estirando”. La CEO de Trendsity explica que “tenemos a quienes cada vez más ganan bien y de esto se desprende que hay mayor concentración de riqueza y mayor polarización social”.

De acuerdo a recientes investigaciones realizadas por la consultora, “las expectativas de los argentinos no son buenas, en general la mayoría visualiza un futuro peor al que tienen hoy y temen que la coyuntura económica argentina no encuentre una salida”. Hay quienes comparten que sienten incertidumbre, temor a perder el empleo, a quedar obsoleto, a que cambien las habilidades requeridas para el futuro, a no estar lo suficientemente actualizados y a esto se suma al temor a que suban los servicios, a que la inflación siga creciendo, además del conflicto bélico y aumento de precios que está sucediendo en Europa.

Todo esto lleva a que “en algunos casos se restrinja el consumo porque no existe la posibilidad de mantener los consumos que antes se tenían, y en otros casos, pero en un porcentaje muy bajo, quienes pertenecen a la clase medio alta y clase alta, piensan en consumir más porque es más conveniente que ahorrar esos pesos”, cuenta Mociulsky.

Destacan en Argentina datos "alentadores" en el sector de la construcción - eleconomistaamerica.com.ar

Según dichos estudios, en las clases alta y media alta, en los últimos meses se ha notado un aumento de la construcción, venta de pinturas para arreglar el hogar, en la posibilidad de viajar y las salidas a comer afuera. “Aquellos que tienen pesos pierden, por ello se busca mantener el valor de los recursos comprando bienes durables como tierras o propiedades”, expresa Mociulsky.

Ahora bien, a quienes más ha golpeado la situación es a aquellos que pertenecen a la clase media; es donde se presenta, según la experta, “una gran complicación” y se nota aún más el cambio de hábitos de consumo. “La clase media no puede tener estos consumos de clase media que implican planificar vacaciones familiares, poder actualizar el auto, tener una vivienda propia para las generaciones que todavía no lo tienen, hoy eso es casi imposible”.

Teniendo en cuenta todo esto, en líneas generales, la mayoría de los argentinos tiene “la percepción de que la economía, en un futuro, no va a mejorar, ante la amenaza de una inflación más alta y se busca conservar el valor de lo que se tiene lo cual implica gastarlo ya pero en los niveles que pueden hacerlo”.

¿Cuáles son las estrategias para cuidar el bolsillo?

Cada estrato de nivel socioeconómico busca estrategias y tácticas acorde a su bolsillo. “Los niveles bajos y medios tratan de economizar cambiando de marcas, buscando comprar y stockearse”,explica la experta en consumos de mercado y añade: “los que son comerciantes tratan de pararse arriba de la mercadería y conservar su negocio”.

En el caso de los gastos vinculados al entretenimiento y el ocio, desde Trendsity, su fundadora aclara que muchas veces la posibilidad de un show, un recital, una buena obra de teatro o un artista de renombre internacional que venga al país son consumos aspiracionales para las generaciones X, Y, Z. “Para la clase media es la posibilidad de permitirse pequeños placeres posibles.

En algunos casos es un show en vez de un viaje, en otros casos una salida a comer afuera en vez de unas vacaciones”, expresa y agrega: “Pero no se puede generalizar, sino que cada nivel socioeconómico tiene posibilidades distintas y en este marco, la clase media empieza a acercarse más a la clase media más baja”.

Una clase media amenazada

En relación a este conflicto que se presenta entre quienes pertenecen a la clase media, Molciusky explica que aquellos que se encuentran en este escalón de la pirámide aspiran a  “no seguir perdiendo o perder lo menos posible -y explica- es una clase que se siente hoy amenazada y que está a la defensiva. Perciben que caer en la pobreza es lo peor que podría pasarles”.

La especialista en investigación de mercado y análisis de tendencias afirma que “el gran desafío de nuestros días es ver cómo este sector importante de la población puede aggiornarse para insertarse en el mundo del trabajo actual, no quedar fuera de las posibilidades de capacitación digital, ni de un sistema de salud y una vivienda de calidad”.

Teniendo en cuenta esto, considera que la responsabilidad recae tanto en el sector público como en el privado. Ambos “deberían tomar con responsabilidad y en forma conjunta medidas compensatorias del tiempo y las posibilidades perdidas de la clase media de antaño”.

Fuente: MDZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dos certezas y dos dudas sobre las elecciones en Brasil
Boletín informativo TELAM de las 16:30 horas (audio)
Lula confía triunfar este domingo en primera vuelta