12 agosto, 2022 03:21
booked.net

China tiene el poder de tomar Taiwán pero a un precio excesivo

Por Brad Lendon e Ivan Watson

En su primer viaje a Asia como presidente de Estados Unidos la semana pasada, Joe Biden dio su advertencia más fuerte hasta ahora a Beijing de que Washington estaba comprometido a defender militarmente a Taiwán en caso de un ataque de China.

Los comentarios de Biden, que compararon un posible ataque chino a Taiwán con la invasión rusa de Ucrania, parecieron desviarse de la política de décadas de antigüedad de Washington de «ambigüedad estratégica» sobre el tema y aparentemente plantearon la posibilidad de un enfrentamiento militar entre las fuerzas estadounidenses y chinas.

Es la tercera vez que Biden hace comentarios similares desde que asumió el cargo y, al igual que en las otras dos ocasiones, la Casa Blanca los rechazó rápidamente, pues insiste en que su política no ha cambiado. Sin embargo, inevitablemente surge la pregunta: si China intenta tomar Taiwán, ¿podrán detenerlo Estados Unidos y sus aliados?

La respuesta alarmante es: muy posiblemente no. Los analistas dicen que China tiene más tropas, más misiles y más barcos de los que Taiwán o sus posibles aliados, como Estados Unidos o Japón, podrían aportar a la lucha. Eso significa que si China está absolutamente decidida a tomar la isla, probablemente pueda hacerlo.

Pero hay una advertencia: si bien China probablemente podría prevalecer, cualquier victoria tendría un precio extremadamente sangriento tanto para Beijing como para sus adversarios.

Muchos analistas dicen que una invasión de Taiwán sería más peligrosa y compleja que los desembarcos aliados del Día D en Francia en la Segunda Guerra Mundial. Documentos del gobierno de Estados Unidos sitúan el número de muertos, heridos y desaparecidos de ambos bandos durante la campaña de Normandía, que duró casi tres meses, en casi medio millón de soldados.

Y la carnicería civil podría ser mucho, mucho peor.

La población de Taiwán de 24 millones de personas está concentrada en áreas urbanas densas como la capital Taipei, con un promedio de 9.575 personas por kilómetro cuadrado. Comparemoslo con Mariúpol, Ucrania, devastada en la guerra con Rusia, y con un promedio de 2.690 personas por kilómetro cuadrado.

A pesar de sus ventajas numéricas en las fuerzas marítimas, aéreas y terrestres en la región, China tiene talones de Aquiles en cada campo de batalla que obligaría a Beijing a pensar largo y tendido sobre si una invasión vale el abrumador costo humano.

Estos son algunos escenarios de cómo podría desarrollarse una invasión china.

La guerra naval entre China y Taiwán

China tiene la armada más grande del mundo, con alrededor de 360 barcos de combate, más grande que la flota estadounidense de poco menos de 300 barcos.

Beijing también tiene la flota mercante más avanzada del mundo, una gran guardia costera y, según los expertos, una milicia marítima (barcos de pesca extraoficialmente alineados con el ejército) que le da acceso a cientos de embarcaciones adicionales que podrían usarse para transportar a los cientos de miles de soldados que los analistas dicen que China necesitaría para una invasión anfibia.

Y esas tropas necesitarían cantidades masivas de suministros.

«Para que Beijing tenga perspectivas razonables de victoria, el EPL (Ejército Popular de Liberación) tendría que movilizar miles de tanques, cañones de artillería, vehículos blindados y lanzacohetes con las tropas. Montañas de equipos y lagos de combustible habrían de cruzar con ellos», escribió Ian Easton, director sénior del Instituto Project 2049, en The Diplomat el año pasado.

Movilizar una fuerza de ese tamaño a través de los 177 kilómetros del Estrecho de Taiwán sería una misión larga y peligrosa durante la cual los barcos que transportan las tropas y el equipo serían presa fácil.

«La idea de que China invada Taiwán sería una masacre para la armada china», dijo Phillips O’Brien, profesor de estudios estratégicos en la Universidad de St. Andrews en Escocia.

Eso se debe a que Taiwán se ha estado abasteciendo de misiles antibuque terrestres baratos y efectivos, similares a los Neptunes que Ucrania usó para hundir el crucero ruso Moskva en el Mar Negro en abril.

«Taiwán está produciendo estas cosas en masa. Y son pequeñas, no es como si (China) pudiera eliminarlas todas», dijo O’Brien.

«Lo que es barato es un misil de superficie a barco, lo que es caro es un barco».

El destructor chino de misiles guiados Changsha regresa a un puerto en la ciudad de Sanya, China, en marzo de 2017. (Xinhua/Zeng Tao via Getty Images)

Aún así, China podría, dada su ventaja numérica, simplemente decidir que las pérdidas valieron la pena, señaló Thomas Shugart, excapitán de submarinos de la Marina de EE.UU. y ahora analista en el Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense.

«Habrá cientos, si no miles, de barcos (chinos) allí para absorber esos misiles (taiwaneses)», dijo Shugart.

Dejando a un lado los misiles, China enfrentaría enormes obstáculos logísticos para desembarcar suficientes soldados. La sabiduría militar convencional sostiene que una fuerza atacante debería superar en número a los defensores 3 a 1.

«Con una fuerza defensora potencial de 450.000 taiwaneses hoy… China necesitaría más de 1,2 millones de soldados (de una fuerza activa total de más de 2 millones) que tendrían que ser transportados en muchos miles de barcos», escribió Howard Ullman, exoficial de la Marina de EE.UU. y profesor de la Escuela de Guerra Naval de EE.UU., en un ensayo de febrero para el Atlantic Council.

Calculó que una operación de este tipo llevaría semanas y que, a pesar de la fortaleza marítima de China, «simplemente carece de la capacidad militar y la capacidad para lanzar una invasión anfibia a gran escala de Taiwán en el futuro previsible».

Asesinos de portaaviones

Algunos de los problemas que enfrentaría la armada de China en Taiwán también los enfrentaría cualquier fuerza naval estadounidense enviada para defender la isla.

La Marina de Estados Unidos ve a sus portaaviones y barcos de asalto anfibios, repletos de jets F-35 y F/A-18, como su lanza en el Pacífico y tendría una ventaja numérica en esta área. Estados Unidos tiene 11 operadores en total, en comparación con los dos de China. Sin embargo, solo alrededor de la mitad están listos para el combate en un momento dado e incluso estos pueden ser vulnerables.

O’Brien y otros señalan que el Ejército Popular de Liberación tiene más de 2.000 misiles armados de forma convencional, muchos de los cuales se han desarrollado pensando en los preciados portaaviones de la Marina de Estados Unidos

De particular preocupación serían los DF-26 y DF-21D de China, promocionados por el tabloide estatal The Global Times de Beijing en 2020 como «asesinos de portaaviones» y «los primeros misiles balísticos del mundo capaces de apuntar a embarcaciones grandes y medianas».

Como dice O’Brien, «es mejor que Estados Unidos tenga cuidado al pensar, en cualquier tipo de entorno de guerra, en enviar grupos de batalla de portaaviones cerca de China… Si está librando una guerra de estado a estado, esta va a permanecer lejos de la costa».

Otros confían más en los portaaviones estadounidenses.

El contralmirante Jeffery Anderson, comandante del Grupo Tres de Ataque de Portaaviones de la Marina de Estados Unidos centrado en el portaaviones USS Abraham Lincoln, le dijo recientemente a CNN que sus barcos están más que listos para lidiar con el tipo de misiles que hundieron al Moskva.

«Una cosa que sí sé acerca de nuestros barcos estadounidenses es que tienen una capacidad de supervivencia extrema. No solo son letales, sino que tienen una capacidad de supervivencia extremadamente alta», dijo.

China Taiwan Un avión de combate de la fuerza aérea china despega durante ejercicios de entrenamiento en 2017. (Xinhua/Liu Chang via Getty Images)
La fuerza china de guerra aérea

Es probable que China busque la superioridad aérea desde el principio de cualquier conflicto, dicen los analistas, y puede sentir que tiene una ventaja en los cielos.

El directorio 2022 de Flight Global de las fuerzas aéreas del mundo muestra al EPL con casi 1.600 aviones de combate, en comparación con los menos de 300 de Taiwán. El directorio muestra a Estados Unidos con más de 2.700 aviones de combate, pero estos cubren el mundo mientras que los de China están todos en la región.

En la guerra aérea, China también habrá aprendido de los fracasos de Rusia en Ucrania —donde Moscú tardó meses en reunir sus fuerzas terrestres pero no pudo suavizar el terreno para ellas con una campaña de bombardeos— y es más probable que emule los bombardeos de «choque y pavor» que precedieron a las invasiones estadounidenses de Iraq.

«Estoy seguro de que el EPL está aprendiendo de lo que está viendo», dijo Shugart. «Puedes leer traducciones de código abierto de sus documentos estratégicos. Aprendieron muy cuidadosamente de lo que hicimos en la Operación Tormenta del Desierto y Kosovo».

Pero incluso en el aire, China enfrentaría dificultades significativas.

El fracaso de Rusia para tomar rápidamente el control de los cielos en Ucrania inicialmente dejó estupefactos a muchos analistas. Algunos atribuyen el fracaso a los misiles antiaéreos baratos que los militares occidentales han suministrado a Kyiv.

Taiwán tiene acuerdos con Estados Unidos para suministrarle misiles antiaéreos Stinger y baterías de defensa antimisiles Patriot. Y también ha estado invirtiendo fuertemente en sus propias instalaciones de producción de misiles durante los últimos tres años en un proyecto que, cuando se complete este verano, triplicará sus capacidades de producción de misiles, según un informe de Janes en marzo.

Por otro lado, China tendría una ventaja sobre Estados Unidos debido a su cercanía con Taiwán.

Un juego de guerra reciente dirigido por el Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense concluyó que un conflicto aéreo entre Estados Unidos y China probablemente terminaría en un punto muerto.

Comentando el resultado a Air Force Magazine, el teniente general S. Clinton Hinote, subjefe de personal de estrategia, integración y requisitos de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, dijo que, si bien Estados Unidos estaba acostumbrado a dominar los cielos, algunos factores no estaban en su favor.

China había «invertido en aviones y armas modernos para luchar contra nosotros», señaló, y las fuerzas estadounidenses también enfrentarían la «tiranía de la distancia»: la mayor parte del poder aéreo estadounidense utilizado en el juego de guerra operaba desde Filipinas, aproximadamente 800 kilómetros de distancia.

El juego de guerra simulaba que las fuerzas chinas comenzaban su campaña intentando eliminar las bases estadounidenses más cercanas en lugares como Guam y Japón.

Hinote comparó ese movimiento con el ataque de Japón a Pearl Harbor en diciembre de 1941, diciendo que China estaría motivada por «muchas de las mismas razones».

«El ataque está diseñado para dar a las fuerzas chinas el tiempo que necesitan para invadir y presentar al mundo un hecho consumado», dijo a la revista.

China tiene un arsenal cada vez mayor de misiles balísticos de alcance corto, medio e intermedio que pueden alcanzar estos objetivos remotos.

A partir de 2020, el EPL tenía al menos 425 lanzadores de misiles capaces de alcanzar esas bases estadounidenses, según el proyecto China Power del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

La guerra terrestre

Incluso en un escenario en el que China estuviera dispuesta a asumir estos riesgos y lograra desembarcar una cantidad significativa de tropas, sus fuerzas se enfrentarían a otra batalla cuesta arriba.

Taiwán tiene alrededor de 150.000 soldados y 2,5 millones de reservistas, y toda su estrategia de defensa nacional se basa en contrarrestar una invasión china.

Al igual que sus homólogos de Ucrania, los taiwaneses tendrían la ventaja de ser locales, conocer el terreno y estar muy motivados para defenderlo.

En primer lugar, el EPL necesitaría encontrar un lugar de aterrizaje decente, idealmente cerca tanto del continente como de una ciudad estratégica como Taipei, con instalaciones portuarias y aeroportuarias cercanas. Los expertos han identificado solo 14 playas que encajarían bien y Taiwán sabe muy bien cuáles son. Sus ingenieros han pasado décadas cavando túneles y búnkeres para protegerlos.

Las tropas de Taiwán también estarían relativamente frescas en comparación con sus contrapartes chinas, que estarían agotadas por el viaje y aún tendrían que atravesar las marismas y montañas del oeste de la isla, con solo caminos angostos para ayudarlos, hacia Taipei.

Se podrían lanzar tropas chinas desde el aire, pero la falta de paracaidistas en el EPL lo hace poco probable.

Otro problema para las tropas chinas sería su falta de experiencia en el campo de batalla. La última vez que el EPL estuvo en combate activo fue en 1979, cuando China libró una breve guerra fronteriza con Vietnam.

En ese esfuerzo, a China “realmente le sangró la nariz, no fue una operación muy exitosa”, dijo Bonnie Glaser, directora del programa de Asia en el German Marshall Fund de Estados Unidos.

«Entonces, el ejército de China hoy no está probado en batalla, y podría sufrir grandes pérdidas, si de hecho atacara a Taiwán», dijo Glaser.

Otros señalaron que incluso las tropas probadas en batalla podrían luchar contra una fuerza defensiva bien motivada, y señalaron que el ejército ruso estaba empantanado en Ucrania a pesar de su reciente experiencia de combate en Siria y Georgia.

Sin embargo, al igual que con los otros escenarios, no son solo las fuerzas chinas las que pueden verse perjudicadas por la falta de experiencia. Las tropas de Taiwán tampoco han sido probadas y, según el escenario, hay lagunas incluso en la experiencia de Estados Unidos Como dijo Shugart: «No hay un solo oficial naval estadounidense que haya hundido otro barco en combate».

¿Cuáles son las posibilidades de que China ataque?

Glaser, analista del German Marshall Fund, piensa que una invasión china de Taiwán es poco probable.

«Creo que el EPL no tiene plena confianza en poder tomar y controlar Taiwán. El EPL mismo habla de algunas de las deficiencias en su capacidad», dijo.

«Y obviamente, la guerra en Ucrania resalta algunos de los desafíos que China podría enfrentar; ciertamente es mucho más difícil lanzar una guerra 150 kilómetros a través de un cuerpo de agua que a través de las fronteras terrestres, (como aquellas) entre Rusia y Ucrania», dijo.

Señaló que la fuerte resistencia ucraniana puede estar dando al pueblo de Taiwán motivos para luchar por su tierra.

«Dado que Ucrania realmente ha demostrado una moral muy alta y la voluntad de defender sus libertades… Creo que es probable que esto cambie el cálculo no solo de los líderes militares en China, sino también de (el líder chino) Xi Jinping personalmente», dijo Glaser.

O’Brien, profesor de la Universidad de St. Andrews, escribió en The Spectator este año que cualquier guerra por Taiwán provocaría pérdidas devastadoras en todos los bandos, algo que debería hacer que sus líderes pisen con cuidado antes de enviar tropas.

«Si la guerra de Ucrania nos enseña algo, es que la guerra es casi siempre una elección precipitada. No subestimes a tu oponente y no asumas que todos tus sistemas funcionarán tan bien».

¿Existe alguna otra opción?

Por supuesto, el EPL tiene otras opciones además de una invasión en toda regla.

Estos incluyen tomar las islas periféricas de Taiwán o imponer una cuarentena en la isla principal, escribieron Robert Blackwill y Philip Zelikow el año pasado en un informe para el Consejo de Relaciones Exteriores.

Los posibles objetivos del EPL podrían ser la isla Taiping, el puesto de avanzada más remoto de Taiwán en el Mar de China Meridional; la diminuta Isla Pratas, un pequeño puesto de avanzada a 170 millas náuticas (320 kilómetros) al sureste de Hong Kong; las islas Kinmen y Matsu, pequeños territorios a pocos kilómetros de la costa de China continental, o Penghu en el Estrecho de Taiwán.

Si bien la victoria del EPL en cualquiera de los cuatro está casi asegurada, podría tener el costo de galvanizar el apoyo a Taiwán en el resto del mundo, al igual que la invasión de Ucrania por parte de Rusia ha unido a Occidente en su contra.

Blackwill y Zelikow dijeron que la opción de cuarentena podría ser más efectiva.

“En un escenario de cuarentena, el gobierno chino tomaría efectivamente el control de las fronteras aéreas y marítimas de Taiwán”, escribieron. «El gobierno chino ejecutaría efectivamente una operación de autorización en alta mar o en el aire para inspeccionar los barcos y aviones entrantes. Los inspectores podrían entonces señalar lo que consideraban tráfico inocente».

Todo lo que se considere beligerante, como la ayuda militar estadounidense a Taiwán, podría bloquearse o confiscarse como una violación de la soberanía china, dicen. Mientras tanto, China podría permitir que el gobierno de Taiwán funcione con normalidad, excepto en asuntos exteriores.

Esta opción tendría una ventaja a los ojos de China: la pelota estaría en el campo de Estados Unidos en cuanto a si usar la fuerza para terminar la cuarentena. Entonces sería Estados Unidos el que tendría que considerar si arriesgarse a una guerra que podría costar incontables vidas.

— Rebecca Wright de CNN contribuyó a este informe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Misión verde y socios sucios en la Amazonia
Incentivos cambiarios y facilidades aduaneras para Vaca Muerta
Un hombre armado intentó entrar por la fuerza en la sede del FBI en Cincinnati