15 agosto, 2022 01:25
booked.net

China supera a EE.UU. en comercio con Latinoamérica

El país del norte ha perdido terreno en una región vista durante mucho tiempo como su patio trasero, incluso cuando el actual presidente norteamericano Joe Biden pretendió restablecer los lazos en la Cumbre de las Américas.

China ha ampliado la brecha con Estados Unidos en términos comerciales en grandes franjas de América Latina desde que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, asumió el cargo a principios del año pasado, según muestran los datos, lo que subraya cómo Washington está siendo empujado hacia atrás en la región.

Un análisis exclusivo de Reuters de los datos comerciales de la ONU de 2015 a 2021 muestra que, fuera de México, el principal socio comercial de Estados Unidos, China superó a Estados Unidos en América Latina y amplió la brecha el año pasado.

La tendencia, impulsada por países de América del Sur, rica en recursos naturales, destaca cómo Estados Unidos ha perdido terreno en una región vista durante mucho tiempo como su patio trasero, incluso cuando Biden pretende restablecer los lazos en la Cumbre de las Américas en Los Ángeles esta semana.

México y Estados Unidos han tenido un tratado de libre comercio desde la década de 1990 y la cantidad de comercio entre los dos vecinos de al lado eclipsa el comercio de Washington con el resto de América Latina.

Pero la brecha comercial con Estados Unidos en el resto de la región, que se abrió por primera vez bajo la presidencia de Donald Trump en 2018, ha crecido desde que Biden asumió el cargo en enero del año pasado, a pesar de la promesa de restaurar el papel de Washington como líder mundial y para volver a centrar la atención en América Latina después de años de lo que una vez llamó «descuido».

Sobre el terreno, funcionarios actuales y anteriores dijeron que Estados Unidos ha tardado en tomar medidas concretas y que China, un importante comprador de granos y metales, simplemente ofreció más a la región en términos de comercio e inversión.

Juan Carlos Capunay, exembajador de Perú en China, dijo que, aparte de México, “los lazos comerciales, económicos y tecnológicos más importantes para América Latina son definitivamente con China, que es el principal socio comercial de la región, muy por encima de Estados Unidos”.

Sin embargo, agregó que políticamente la región aún estaba más alineada con Estados Unidos.

Al excluir a México, los flujos comerciales totales -importaciones y exportaciones- entre América Latina y China alcanzaron casi US$ 247 mil millones el año pasado, según los últimos datos disponibles, muy por encima de los US$ 174 mil millones con Estados Unidos.

Los datos de 2021 carecen de cifras comerciales de algunos países de la región, pero se equilibran entre sí en términos de sesgo entre EE. UU. y China.

El valor atípico en América Latina, los flujos comerciales de México con los Estados Unidos fueron de US$ 607 mil millones el año pasado, frente a los US$ 496 mil millones en 2015. Su comercio con China fue de $ 110 mil millones, frente a los US$ 75 mil millones seis años antes.

La Casa Blanca y el Departamento de Estado de EE. UU. no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios.

Una batalla perdida?

En un aparente esfuerzo por presentar una alternativa específica a China, altos funcionarios estadounidenses dijeron que Biden anunciaría un plan de “Asociación de las Américas” en la cumbre de Los Ángeles que se centrará en promover la recuperación de la pandemia sobre la base de los acuerdos comerciales existentes.

Su objetivo sería movilizar inversiones, revitalizar el Banco Interamericano de Desarrollo, crear empleos de energía limpia y fortalecer las cadenas de suministro, dijeron los funcionarios.

Pero tal iniciativa podría enfrentar el rechazo proteccionista de EE. UU., así como preguntas sobre cómo las economías ampliamente diversas de la región podrían hacer que funcione.

Los asesores de Biden que han viajado por América Latina han tratado de convencer a los socios de que Washington es un socio más confiable y transparente para hacer negocios, acusando abiertamente a China de utilizar la inversión para crear «trampas de deuda» para los países.

Pero un funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato, admitió que Washington enfrentaba un desafío difícil.

«Mientras China esté lista para poner su dinero sobre la mesa, parece que estamos peleando una batalla perdida», dijo la persona.

Cuando se incluye el enorme flujo comercial entre EE. UU. y México, Estados Unidos sigue estando a la cabeza, pero esto oculta la tendencia más amplia en la región, donde los productos fabricados en China están ganando terreno y Beijing está engullendo soja, maíz y cobre.

China lidera en Argentina, ha ampliado su liderazgo en los gigantes andinos del cobre Chile y Perú, y ha visto un gran avance en Brasil, a pesar del escepticismo del presidente de extrema derecha, Jair Bolsonaro, sobre los intereses comerciales chinos que tienen demasiada influencia en el país.

Welber Barral, socio con sede en Brasil de BMJ Consultores Associados, dijo que China a menudo aportaba inversiones en transporte e infraestructura que ayudaban a los acuerdos comerciales de granos y metales, mientras que los gobiernos a menudo sentían que Estados Unidos era pura retórica. «Los gobiernos latinoamericanos se quejan de que se habla mucho pero preguntan ‘¿dónde está el dinero’?»  dijo.

Eric Farnsworth, un exfuncionario de la Casa Blanca que ahora trabaja en el grupo de expertos del Consejo de las Américas, dijo que el aumento de los precios de las materias primas había impulsado las cifras comerciales entre América Latina y China, pero reconoció que una agenda de política interna de EE. UU. ocupada y la guerra en Ucrania habían mantenido el enfoque de Biden en otros lugares. “Existe un acuerdo bipartidista de que Estados Unidos simplemente no ha estado en la mesa”, dijo. «La Cumbre es parte de resolver eso, pero debe haber algo concreto que surja de eso.

Fuente: AmericaEconomía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El impuesto por Ganancias que las empresas deberían pagar en julio del 2023, se pagará en 2022.
Reunión de Sergio Massa con "el Campo".
Según economistas liberales, estamos "cada vez más cerca de una hiperinflación".