5 octubre, 2022 14:49
booked.net

BRENDA ULIARTE; «LA PRÓXIMA VEZ VOY Y GATILLO YO»

Uno de los últimos mensajes que intercambió Brenda Uliarte con el «jefe de la banda de los copitos» luego del fallido atentado contra Cristina Kirchner, deja en evidencia que la joven tenía intenciones de volver a intentar matar a la Vicepresidenta: “La próxima voy y gatillo yo, ‘Nando’ falló. Yo sí sé disparar bien, no me tiembla la mano”, dijo Uliarte, una de los cuatro detenidos.

-“¿Querés hacerlo?”, quiso saber Nicolás Gabriel Carrizo

-“Te juro que sí. Y no me va a fallar el tiro. Pero hay que pensarlo bien. Pasa que Nando no tiene mucha práctica. Le tembló el pulso”, respondió.

El diálogo entre Brenda y Carrizo se produjo apenas un rato después de que Fernando Sabag Montiel le gatillara en la cabeza a Cristina Kirchner la noche del 1 de septiembre, y luego fuera detenido. Su novia le pide después al líder de los “copitos”: “Hagámonos los pelotudos” porque “vamos a caer todos en la volteada”.

Ahora, tanto Brenda como Carrizo están presos. Ella estaba convencida de que la Justicia no la iba a atrapar.

Los mensajes fueron detectados en el celular de Carrizo. Tanto Uliarte como Carrizo podrían volver a ser llamados a declarar para exhibirle esta nueva prueba. Será una decisión del fiscal Carlos Rívolo y la jueza María Eugenia Capuchetti.

Quién es Gabriel Carrizo, el último detenido sospechado de participar en el ataque a Cristina Kirchner - Infobae

Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte no apelaron sus procesamientos con prisión preventiva. Se los acusa de tentativa de homicidio de la Vicepresidenta Cristina Kirchner.

Con la posibilidad de apelar ante la Cámara Federal lo dictado por la jueza María Eugenia Capuchetti, las defensas decidieron no hacerlo y de esta manera quedaron acusados como «coautores».

El procesamiento así queda firme contra ambos y la jueza está en condiciones de elevarlos a juicio oral y público. 

Las pruebas contra ambos son contundentes. Sabag Montiel fue detenido cuando la militancia lo vio con el arma calibre 32 apuntando a la Vicepresidenta. Su novia, Uliarte, por los mensajes cruzados con él donde planificaban el atentado y los posteriores donde con otro de los implicados (Carrizo), hablaba de la posibilidad de volver a atentar contra Cristina Kirchner.

El plazo para apelar venció este miércoles a primera hora, y eso fue decidido por los defensores oficiales respectivos que tienen Uliarte y Sabag Montiel.

Mientras tanto, la jueza Capuchetti tiene que definir si procesa o no a los otros dos implicados: Agustina Díaz, amiga de Brenda, y Nicolás Carrizo, líder de la banda de los copitos.

Los mensajes entre Carrizo y Uliarte

-Carrizo: Te vincularon con el caso. Te diría que vengas acá.

-Uliarte: ¿Posta, que saben de mis datos? Estoy en un lugar seguro, tranqui, ustedes no tienen nada que ver. Lo que decimos que quede acá.

-Carrizo: Si saliste por todos los medios. Sos la novia.

-Uliarte: Si pero si me escondo no va a pasar. No me van a encontrar. Yo sé lo que te digo.

Más tarde ocurriría la primera aparición pública de ambos, junto a otros supuestos vendedores de algodón de azúcar, en el canal Telefé. Allí se declararon inocentes, denunciaron amenazas y sostuvieron que no tenían vínculo con el ataque.

El 23 de agosto, el día después de que los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola pidieran 12 años de prisión para Cristina Kirchner por la causa Vialidad (además de la inhabilitación de por vida para ejercer cargos públicos), Carrizo le expresó a Uliarte: “Ya se les acabó la joda”. La mujer le respondió: “Si que la saquen a la mierda. No puedo creer que hay gente que todavía la defiende. Hace falta alguien que vaya con un fierro y le pegue un corchazo a Cristina«.

Enigma

Hay algo dudoso en los chats de Carrizo. Mientras aquella noche del 1 de septiembre chateaba con Brenda, tenía un intercambio con su hermanastra Andrea, a las 22.44. Ella le dice que se vaya para Morón, que lo sugería su mamá: “Te va a ayudar”. Ahí Carrizo le dice “el arma es mía”. Ella trata de calmarlo: “No está a tu nombre”, le sugiere que no se coma la cabeza, que no tiene sus huellas. 

“Esto estaba planificado para dentro de una semana. Hizo todo mal. Es un pelotudo”, se queja Carrizo. Le manda a Andrea dos capturas de pantalla: una foto de Sabag Montiel en el colectivo con los copos de azúcar y la conversación con Uliarte donde dice “la próxima gatillo yo”. “Mi amigo estuvo a un segundo de convertirse en héroe nacional Andrea. Las elecciones la van a volver a ganar ellos. Estuvo muy cercaaa. Falló el arma. No lo entiendo andaba (sic) bien (…) Cristina tiene miedo, salió mal pero Cristina tiene miedo”.

El mismo día habla con un amigo. Aparece como “Symme”. “Nando intentó matar a Cristina. No digas nada”, le cuenta Carrizo. “Es mi empleado”, agrega. “¿Qué hizo el mogólico?”, dice Symme. Y Carrizo remarca: “Le quiso pegar un tiro a Cristina. Me enorgullece, que (sic) sea mi empleado y que tenga los huevos bien puestos”

– Amigo, te lo digo acá. Creo que voy a terminar ese trabajo -anuncia Carrizo.

Ya el 2 de septiembre, 5.28 de la mañana, Carrizo le vuelve a escribir a Andrea: “Mirá no sé si es una buena o mala noticia pero el arma con la que intentó ponerla no es la mía, yo le di un 22 corto. Recién hablé con la novia y la tiene ella así que mañana la vamos a ocultar y vamos a ir a Crónica a hablar. Todo el grupo de trabajo. Porque estoy recibiendo amenazas».

Un rato antes, a las 3.45, se manda mensajes con alguien que figura como “Morena”, quien le pregunta: “¿Pinta joda en lo de Checho (Sergio Orozco) x el atentado?”. “¿Tenes idea de lo que esta pasando con nosotros? El atentado lo hizo mi amigo. Nando”, le dice él. Luego le reenvía el chat con su hermanastra y le deja una frase inquietante: “Simplemente estoy pensando iniciar una guerra civil con la movilización» (sic). Su interlocutora le dice que no cuente con ella. El repite como un mantra que Sabag es “un héroe nacional”. Después le advierte: “Tienen miedo. No puedo darte más detalles por acá. Pero la presión va a seguir si algo malo le pasa a él”.

También se contacta con “Prima Vero”, quien le dice que Sabag es un “tarado, un cagado de la cabeza”. Carrizo sigue firme: “Es un golpe que le dimos al gobierno. Y se va a poner peor”. Le pide a “Prima Vero” alojamiento. Le dice que sólo para él, no para Brenda.

“Juancito” es otro contacto, por esas horas. Parece ser el hermano de Andrea. “Tengo pinchado el teléfono ahora. Llama a tu hermana. Ella te va a contar todo. Estoy jodido hoy salgo por la tele”, le dice Carrizo. Más adelante le dice “yo después les voy a contar la posta aya (sic). Pero en cámara se dicen otras cosas”, le aclara.

Quiebre

En los días post atentado, Carrizo pasa tiempo con Brenda y busca donde ocultarse. Orozco le dice que no vuelvan. Que el vecino lo apuró, y lo quería entregar a la policía.

Hay una interlocutora, Mara Desiree, con quien Carrizo tiene un discurso distinto. Parece alguien cercano a varios de ellos. El 1 de septiembre él le pregunta si se enteró del ataque. “Si estoy jockeada (sic)”. El 4 de septiembre se vuelven a comunicar. Carrizo se queja de Sabag: “Como me jodió este Nando con el trabajo amiga”. Ella trata de evitarlo, le dice que se siente mal. “Vos sabés bien que yo trabajo de esto y jamás … estaría en algo así ¿Entendés? O sea, no tengo nada que ver, jamás nos dijo nada, jamás”, insiste él. Mara le dice que está nerviosa. Carrizo, que se quede tranquila. Al rato, pasadas las 23 le anuncia: “La hagarraron (sic) a Brenda. Hoy estuvimos con ella encima”. Le manda un audio donde dice que Uliarte es “una hija de puta”, que les “mintió”.

Mara le revela que Brenda le contó que había estado con Sabag Montiel en Recoleta el día del intento de asesinato y que estaba orgullosa. Carrizo se enfurece. Los mensajes de esta amiga le resultan útiles a la Policía Federal y luego a Comodoro Py donde con el grupo de los copos declaran como testigos. Él exhibe el mensaje de Mara para echarle la culpa a Uliarte. No parece un improvisado.

Todos aceptan dejar sus celulares para ser peritados. En su estado de whatsapp aparece la frase: “Seguro el próximo sos vos Alberto!” Ahora su poderoso abogado ligado a la Comisión Bicameral de Inteligencia, al PRO y la Embajada de Estados Unidos pidió que se anule esa prueba. Estos diálogos dejan en claro que cuanto menos un objetivo y la saña con CFK, serían solo una parte de la información. Habría otros muchos otros datos que podrían conducir a otras terminales por fuera de este grupito.

Fuente: Perfil – La Nación – Página 12 – Telam – NA – Infobae – Propias

1 comentario en “BRENDA ULIARTE; «LA PRÓXIMA VEZ VOY Y GATILLO YO»”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Boletín informativo TELAM de las 12:00 horas (audio)
EL 35% DE LOS PORTEÑOS SE RECONOCE ABIERTAMENTE "DE DERECHA"
MACRI QUIERE "PRACTICAR EL SWINGER" EN LAS RELACIONES INTERNACIONALES