24 mayo, 2024 23:51
booked.net

Amsterdam quiere eliminar su famoso «Barrio Rojo»

La ciudad neerlandesa anunció nuevas medidas esta primavera para combatir el ruido y el abuso de sustancias, de lo que se han quejado los residentes del distrito desde hace tiempo. Sin embargo, las personas que ejercen el trabajo sexual, bármanes y empresarios afirman que las nuevas reglas no han logrado que la zona sea más segura ni menos ruidosa.

Ahora, la ciudad está implementando una medida más drástica: instalar una zona de prostitución legal en otro barrio para distribuir la demanda, una idea que ha detonado reacciones variadas en la industria.

“El problema no es entre las 3 y las 6 de la madrugada”, dijo Phoebe, de 29 años, coordinadora en el Centro de Información de Prostitución en el Barrio Rojo, quien solicitó ser identificada solo por su nombre de pila porque también es trabajadora sexual.

“Es pedirles a las personas que se dedican al trabajo sexual que comprometan su seguridad y su bienestar”, agregó.

Los propietarios de los bares tampoco están contentos, pues aseguran que cerrar más temprano significa que están perdiendo miles de euros en ganancias mensuales y que esto no ha acabado con los clientes revoltosos.

A man hanging signs saying, in Dutch and English, “No smoking cannabis in public.”
Las nuevas normas del Barrio Rojo obligan a los bares a cerrar a las 2:00 a. m., a las personas que ejercen el trabajo sexual a dejar de trabajar a las 3:00 a. m. y a no fumar marihuana en la calle.Credit…Ramon Van Flymen/EPA vía Shutterstock
Además de ser conocido por la prostitución en vitrinas y los sex-shops, el Barrio Rojo es uno de los vecindarios más antiguos de Ámsterdam y está repleto de canales tradicionales de la ciudad, calles adoquinadas y casas estrechas. Para mantener bajo control a los turistas, la ciudad ha delimitado un sistema de un sentido para los peatones al cerrar los puentes que cruzan los canales y añadir la presencia de los llamados “anfitriones” en chalecos rojos que responden preguntas e informan a la gente sobre las reglas.

En una tarde reciente, Thomas de Rijk, uno de los anfitriones, indicó que “siempre está muy ajetreado y siempre hay caos”.

Los esfuerzos para disminuir las molestias y la actividad criminal en el área no son nuevos. En 2019, la ciudad prohibió los recorridos turísticos en el barrio. Además, en marzo, Ámsterdam, la capital de los Países Bajos, comenzó una campaña dirigida a hombres británicos de entre 18 y 35 años en la que les dice que “no vayan”. La venta de bebidas alcohólicas también está prohibida en las tiendas de jueves a domingo a partir de las 4:00 p. m.

“El Barrio Rojo se ha convertido en un símbolo tan grande que casi se te olvida que es un área residencial”, dijo Femke Halsema, la alcaldesa de Ámsterdam. El vecindario siempre ha sido un centro para el comercio, el arte y los pequeños negocios. Halsema declaró que se supone que las nuevas reglas y una zona de prostitución legal en otro lugar de la ciudad van a restaurar esas funciones originales.

Tim Verlaan, un historiador urbano de la Universidad de Ámsterdam, mencionó que, durante décadas, la ciudad ha tratado de hacer que el vecindario sea más habitable para los lugareños, lo cual incluyó el combate contra una epidemia de heroína en la década de 1970 y, ahora, el turismo excesivo.

Los vuelos baratos y la expansión del aeropuerto de Ámsterdam han contribuido a incrementar el número de visitantes y los grupos grandes de jóvenes que vienen para despedidas de soltero o fines de semana de juerga y bebida. “Es muy sencillo llegar aquí desde cualquier parte del mundo”, dijo Verlaan.

El año pasado, Ámsterdam recibió alrededor de 20 millones de visitantes, según cifras proporcionadas por la ciudad. Halsema afirmó que tiene cerca de 900.000 residentes y alcanzará los 30 millones de turistas anuales para 2030.

A woman stands in front of a window with red curtains.
Femke Halsema, alcaldesa de Ámsterdam, quiere crear un centro erótico de prostitución legal en otra parte de la ciudadCredit…Ilvy Njiokiktjien para The New York Times
Es por ello que la funcionaria ha buscado establecer un centro erótico para la prostitución legal en otra parte de Ámsterdam que ayude a aliviar al vecindario de las multitudes.
Aunque muchos trabajadores sexuales han expresado que no quieren dejar el área, Halsema asegura que un nuevo centro sería más seguro, ofrecería mayor protección, alentaría a más personas a trabajar de manera legal y les permitiría rentar cuartos por hora, algo que no es posible en la actualidad.

“Un centro erótico no quiere decir que no habrá prostitución en el Barrio Rojo”, dijo Halsema. “No significa que el Barrio Rojo tiene que perder su encanto como la atracción más importante para los turistas”.

La prostitución es legal en los Países Bajos, pero no está permitida en cualquier lugar o sin un permiso. Por ejemplo, es ilegal practicar el trabajo sexual en casa, en la habitación de un hotel o en la calle. No queda claro cuántas personas que ejercen el trabajo sexual están activas en Ámsterdam y los expertos desconfían de las estimaciones. El Barrio Rojo tiene alrededor de 250 vitrinas en funcionamiento.

El gobierno local está planeando decidir la ubicación final a principios del próximo año. Sin embargo, el centro erótico, el cual no sería financiado por la ciudad, todavía está lejos de volverse una realidad. Algunas personas se oponen de manera férrea y la ciudad no puede obligar a los trabajadores sexuales a mudarse a un centro erótico.

Phoebe piensa que mudar a las personas que ejercen el trabajo sexual a un vecindario diferente solo significaría “ojos que no ven, corazón que no siente para mucha gente”.

People milling around outside a building covered in street art and near a canal with a boat carrying passengers.
Una tienda de cannabis en Ámsterdam. La ciudad ha prohibido fumar marihuana en las calles del barrio rojo.Credit…Koen Van Weel/EPA vía Shutterstock

Otros consideran la idea como una manera de apoyar a los miembros de la industria.

“El número total de lugares legales para trabajar debe incrementar, no disminuir”, opinó Lyle Muns, quien hace trabajo sexual y activismo.

Incluso antes de que se legalizara, la prostitución estuvo asociada al Barrio Rojo durante cientos de años por su proximidad original al puerto de Ámsterdam. La naturaleza comercial del barrio y de su prostitución de escaparate, que ha contribuido a convertirlo en un atractivo internacional, se originó a finales de la década de 1960, dijo Verlaan.

Halsema dijo que quería que la zona siguiera siendo una comunidad habitable y atrajera a más residentes. “Tenemos que devolver la noche a la gente que vive allí”, dijo. “Porque la gente realmente no puede dormir a causa de los gritos”.

Christa Arens, nacida y criada en Ámsterdam y residente en el Barrio Rojo, se muestra de acuerdo con esta apreciación, pero afirma que el ruido forma parte del vecindario, que describe como un pequeño pueblo donde todo el mundo se conoce. El bullicio forma parte del carácter del barrio, como los bares y las personas que se dedican al trabajo sexual.

“Ha existido durante cientos de años”, afirma. “¿Por qué trasladarlo?”.

 

Fuente: The New York Times

Claire Moses es reportera de la sección Express en Londres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recambio de gabinete: el semáforo de Javier Milei
Las adhesiones al fascista argentino (Por Jorge Alemán)
El modelo de Milei, una Convertibilidad de segunda