18 abril, 2024 08:33
booked.net

Ahora Milei insulta y se pelea con todos

El presidente Javier Milei redobló la apuesta y tras el conflicto abierto con las provincias patagónicas, intensificó sus críticas contra los gobernadores. En esta oportunidad, definió al más joven de los mandatarios provinciales, Ignacio “Nacho” Torres del PRO con un sin fin de insultos y descalificaciones y suma tensión al intento de acuerdo con el partido amarillo. 

«Pobrecito, Nachito no la ve»

El presidente Javier Milei ninguneó al gobernador de Chubut, Ignacio Torres, al que llamó «un pobre chico que no está en condiciones de leer un contrato» y por eso amenazó con interrumpir el envío de petróleo y gas de la provincia al resto del país en reclamo de una deuda de fondos coparticipables de la Nación.

«Pobrecito, Nachito, es un pobre chico que no la ve. No puede leer ni un contrato. Es de una precariedad intelectual muy grande», dijo el Presidente en declaraciones al canal La Nación + desde la ciudad estadounidense de Washington, donde ayer participó de la Conferencia de la Acción Política Conservadora (CPAC).

Al igual que en la campaña electoral, el fundador de La Libertad Avanza utiliza sus redes sociales para ridiculizar a quienes considera sus adversarios. En esta oportunidad fue el gobernador de Chubut, luego de que este anunciara que dejaría de enviar el gas y el petróleo producido en las provincias del sur si la Nación no gira los $13.800 millones de la coparticipación, que acusan retenidos.

Llamado mediante, los cinco gobernadores patagónicos se plegaron al comunicado y los de Juntos por el Cambio sacaron un texto propio respaldando a Torres. La rúbrica se hizo extensiva a casi la totalidad de los mandatarios, que con la única excepción de Osvaldo Jaldo de Tucumán, quien prefirió no adherir, tomaron parte en la contienda contra el Poder Ejecutivo. 

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, cuestionó la «extorsión» del Gobierno y dijo que Milei va en «contra de los pueblos de las provincias».

«Nuestra solidaridad con el pueblo de Chubut. Todas las provincias estamos siendo sometidas a esta ´extorsión´ y el recorte de fondos. No es, como sostiene Milei, contra los gobernadores sino contra los pueblos de las provincias», resaltó el mandatario provincial en su cuenta de X, donde compartió el comunicado de las provincias patagónicas sobre Chubut y el reclamo por el recorte de casi un tercio de su coparticipación.

 

El ministro del Interior, Guillermo Francos, calificó de “ilícita” la advertencia de Torres de paralizar la extracción de petróleo y gas, y en sintonía desde el Gobierno plantearon que se trató de “una amenaza chavista”. Incluso la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien fuera titular del PRO, arremetió contra uno de los propios al sostener que un miembro del espacio «no puede causar una rebelión con el petróleo”.

El mandatario, de esta forma, vuelve a subir al ring a los gobernadores, con los que intentaba recomponer el diálogo, y se suman a la lista de los diputados, los referentes de la cultura y todo el arco opositor no dialoguista. Lo sorprendente es que no hay discriminación alguna, incluso el ala del PRO cayó en la pelea. 

Desde el espacio fundado por Mauricio Macri se muestran sorprendidos ante los movimientos de Milei y creen que intenta dividir el espacio a través del posicionamiento de Bullrich a la que ven “muy alineada” con los libertarios.

En pleno debate interno en la definición de autoridades del partido, la ministra de Seguridad trabaja para impedir la total hegemonía macrista en el espacio. El ideal de Macri es no diluir al PRO en el Gobierno y potenciar sus características fundadoras, detrás de eso se alienan el grueso de los referentes del espacio, incluso los gobernadores Rogelio Frigerio y Nacho Torres.

A pesar de que desde la administración mileista juran y perjuran que hay muy buena relación entre Macri y Milei y que incluso hablan muy seguido, desde el entorno del exmandatario remarcan que los consejos no son receptados por el jefe de Estado que rechaza la ayuda. 

Los libertarios sostienen que con el núcleo duro alcanza, y ven con buenos ojos la nutrida experiencia de Macri, pero insisten en que el accionar lo determina el mandatario y los suyos (Santiago Caputo y Karina Milei).

Los incondicionales de Milei

Milei tiene una «mesa chica» cada vez más pequeña. El Presidente se abraza, por estas horas, a su hermana Karina Milei, la secretaria de la Presidencia, y a otros tres cuadros que, con diferentes estilos, aplican su idea y le responden. Uno es el Jefe de Gabinete, Nicolás Posse; el otro uno de sus asesores estrella y el cuarto es Federico Sturzenegger, quien según Milei mejor expresa su ideario económico.

Los empresarios leales son pocos, cada vez menos, pero le hablan seguido y al oído al presidente Javier Milei. Un grupo de cinco o seis ceos militantes de los libertarios son los que mantienen una relación directa con el mandatario, un vínculo que pasó de la efusividad de la victoria a una cautela con críticas y pases de factura mutuos. Por caso, el presidente quiere que los empresarios que son beneficiados jueguen más fuerte a favor del Gobierno; y los ceos le reclaman que expliquen bien los alcances del ajuste y por qué la gente se beneficiaría con sus políticas, como método para evitar una crisis social.

Milei tiene a muy poca gente del empresariado agendada en su Whatsapp, y fue circunscribiendo el nexo sólo a los más cercanos. A estos cinco o seis empresarios los atiende casi religiosamente. Este viernes a última hora, muchos de ellos abonaron en privado la embestida contra los gobernadores: Marcos Galperín, el ceo de Mercado Libre; Georgie Neuss, dueño de un imperio de negocios polirubro; Gonzalo Tanoira, dueño de Citrícola San Miguel; Alejandro Elsztain, hermano de Eduardo el dueño de IRSA y quien maneja Cresud y la rama agro; y Eduardo Bastitta Harriet, titular de Plaza Logística.

La particularidad de este grupo es que, en general, no se mueven en los mismos ámbitos que el resto de los ceos. Varios de ellos viajaron a Roma a la gira del presidente al Vaticano y se reunieron en privado con Milei. Uno de los privilegiados fue Tanoira, que mantuvo una reunión con Milei y su hermana y secretaria de la Presidencia, Karina Milei, en la suite del mandatario en el Hotel Intercontinental de esa ciudad.

Qué se dicen

En una de las últimas charlas, el presidente les recriminó a los empresarios que le alimentan la aventura libertaria que “no están siendo grandes comunicadores de los logros del gobierno”. “Tienen que salir a militar las virtudes del camino”, los instó Milei. La respuesta de por qué no juegan tan a fondo se debe a que, tras la caída la Ley Ómnibus, se dieron cuenta que no está claro si el modelo será exitoso. Uno de los ceos aseguró que “apoyar y decir que esto tendría que salir bien no es lo mismo que decir que va a salir bien”.

De los antes nombrados, los que mejor transmiten esa idea son Bastitta y Tanoira. El primero le hizo la logística de la campaña bonaerense a Milei. También lo llevó, en campaña, a ver su proyecto en Colonia, Uruguay, llamado + Colonia. Una ciudad para empresarios argentinos que no quieren pagar impuestos en su país de origen. El caso de Tanoira, asimismo, es llamativo: fue un personaje muy cercano a Mauricio Macri, tanto que el ex presidente se entusiasmó tanto con la exportación de cítricos que hizo un acto en Tucumán anunciando como un hito la venta externa del producto.

En la otra esquina, los ceos juegan y, de refilón, le pegan al ministro de Economía, Luis Caputo. Y se lo dicen al presidente. Le plantearon que “no se entiende nada una celebración del superávit fiscal, si no se sabe cuál es la sustentabilidad del plan”. “Que explique mejor la situación, no está claro el plan económico”, leyó Milei en uno de los últimos mensajes que recibió en su celular. Muchos de estos ceos, a decir verdad, son más cercanos a Sturzenegger que a Caputo. El ex BCRA se mueve, además, como el que espera paciente movimientos determinados para acercarse aún más a posiciones de poder.

Galperín, que se siente liberado como pocas veces en su vida, le preguntó a Milei por qué Caputo “se cortó solo y hace la suya”. Es mileísta no caputista y no quedó en buenas migas con el macrismo. Otro que banca fuerte y habla directo con Milei es Neuss. Este último entró en un dilema con el caso Torres: el empresario, que es dueño de la firma que hace la VTV en CABA, tiene distribuidoras eléctricas, haras y bodegas, y fue el que viajó en su avión personal a Chubut a celebrar el triunfo electoral de Torres.

Reflexiones de Eduardo Fidanza

Sus seguidores creen que Milei encabeza una epopeya; algunos de sus críticos sostienen que representa una farsa; otros pensamos que, si insistiera con su estilo, podría provocar un final nefasto.

Puede decirse, en un pantallazo: la opinión pública aún le da crédito al Presidente; la sociedad transita una etapa ambigua, donde conviven la esperanza con un enorme sufrimiento, que empieza a provocar rechazo al Gobierno en los estratos bajos suburbanos, castigados sin piedad por el ajuste. Los que eligieron al libertario se atreven a decir: “Nosotros lo votamos, pero nos cayó encima con todo”. Densidades insoslayables.

Javier Milei. Cómo ganar amigos. Caricatura Pablo Temes
Los mercados están eufóricos, mirando el superávit más que la sociedad. Un gobierno radicalmente pro- mercado genera fuerte apoyo. La desregulación abrió nuevas oportunidades de negocios; se espera, con optimismo, la caída de la inflación y el fin del cepo. Sin embargo, hay sectores desconcertados por decisiones sin explicación que los perjudican, mientras muchos inversores adoptan el “wait and see”, monitoreando la deriva presidencial, el amateurismo y la debilidad legislativa del Gobierno.

 

Otra, muy distinta, es la situación de los políticos, objetos de la ira presidencial, acusados de haber llevado el país al desastre. La oposición “dialoguista” oscila entre la culpa y el desconcierto; Macri, por afán de poder o ingenuidad, cree posible sintetizar neoliberalismo con anarcocapitalismo. El peronismo recalcula, Cristina reaparece atemporal, como si fuera la que ya no es, mientras los grandes sindicatos deploran un enfrentamiento abierto, pero están siendo llevados a él. Lo mismo les sucede a los gobernadores. El odio y la guerra de Milei contra la política no discrimina, pudiendo volverse una guerra contra los argentinos.

¿Esto es un drama o una tragedia?

Porque comedia, no parece. La pregunta dista de ser retórica: indaga la naturaleza de los hechos y el probable desenlace de la historia, considerando que en el drama no hay muertos, pero en la tragedia sí. Para responder, acudiremos al ensayista George Steiner, quien afirma que la tragedia es propia de personajes irracionales, enceguecidos por un férreo destino del que no quieren, ni pueden, librarse. Así, según él, “se apresuran hacia feroces desastres, atenaceados por verdades más intensas que el conocimiento”.

En cambio, cuando hay justicia, o se busca restablecerla, no hay tragedia; si existen medios racionales para resolver los problemas, tampoco. Observando dos casos polémicos en el Gobierno, podría conjeturarse que al neoliberalismo militante de Caputo y Sturzenegger y al revisionismo de Villarruel, los ubicaría Steiner en el plano racional. Son formas de buscar la Justicia, según valores discutibles. Un ajuste brutal es lamentable, pero congruente; la reivindicación de la dictadura es inaceptable, pero no un acto de fanatismo. Al contrario, Milei desconoce la cordura y eso podría precipitar un final desgraciado.

Detrás de un Presidente que apela a las fuerzas celestiales, que insulta a los que no piensan como él, con grosería y crueldad; que expone sus creencias como verdades absolutas y agrava los conflictos desentendiéndose de las consecuencias; que desea que estalle todo, si ese fuera el costo para que se impusiera su doctrina, aparece el rostro de Edipo o de Macbeth, para no hablar de tantos líderes políticos y seudorreligiosos que llevaron a sus sociedades y sus seguidores a la ruina.

El primer día de marzo será una nueva oportunidad de confirmarlo o descartarlo. Si el Presidente escenificara una nueva agresión al Congreso, se aproximará un poco más al género trágico. Arriesgaremos que, si lo hiciera, será un acto individual, al modo del héroe solitario que, desoyendo a los sensatos, impulsa la acción hacia el caos, con la intención obsesiva de fulminar a sus opositores, que para él representan el mal.

Si ocurriera eso deberemos repetir con Steiner: “De nada vale pedir una explicación racional o piedad. Las cosas son como son, inexorables y absurdas. El castigo impuesto supera de lejos a nuestras culpas”.

Fuente: TELAM – NA – Página12 – Perfil – Propias

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diputados nacionales acordaron defender las universidades nacionales
Estudiantes y docentes convocan a una marcha contra el ajuste del presupuesto universitario
El Gobierno nacional inspeccionará este jueves la base china en Neuquén