14 abril, 2024 02:11
booked.net

A caballo por el Calafate

Autor Pablo Etchevers Fotografo Jorge González

Bien temprano por la mañana, luego de tomar unos ricos mates, nos dirigimos hacia Bahía Redonda para iniciar nuestra excursión a caballo. Habíamos hecho la reserva el día anterior y el guía nos había augurado una jornada inolvidable.

Comenzamos con una cabalgata por Bahía Redonda, bordeando la costa del Lago Argentino durante dos horas aproximadamente. La vista es realmente hermosa, cruzamos varios grupos de flamencos y cisnes de cuello negro, los cuales casi ni se percataron de nuestra presencia.

Paramos de vez en cuando para apreciar la maravillosa vista panorámica de la ciudad de El Calafate desde los cerros circundantes. Luego de la última parada, nos preparamos para la siguiente cabalgata.

 

  • Única, inolvidable

    Única, inolvidable

  • Los paisajes más hermosos de la Patagonia

    Los paisajes más hermosos de la Patagonia

  • Conectarnos un poco más con la naturaleza

    Conectarnos un poco más con la naturaleza

  • Estábamos siendo agasajadosEstábamos siendo agasajados

Recorrimos alrededor de 5 kilómetros bordeando el Lago Argentino hasta llegar a las Cuevas de Walichu. Paramos para sacar fotografías de los dibujos prehistóricos de colores aún vivos, hechos por el hombre hace miles de años.

Luego de pasar por la laguna Nimez y apreciar la grandiosa vista de la ciudad que nos regalaban los cerros aledaños, frenamos un rato para descansar y disfrutar de un delicioso picnic sobre la costa del lago.

Sentimos como si hubiéramos hecho un pequeño viaje en el tiempo, sabiendo que los pioneros usaban este paraje para descansar y luego continuar con la marcha para llevar la lana esquilada hasta la ciudad de Río Gallegos.

Volvimos al camino y mientras avanzábamos el guía nos iba contando sobre los distintos sectores que íbamos atravesando. El tranco, trote y galope de los majestuosos caballos, junto con su maravilloso porte, nos hicieron sentir que estábamos siendo agasajados de la mejor manera posible.

El paseo se disfrutó de inicio a fin; cada paso, cada paisaje, cada experiencia durante la jornada fue única, inolvidable.

Mientras entregábamos los caballos, sentimos que todavía teníamos ganas de más. Y fue así que el guía nos comentó la alternativa de una excursión a caballo por la montaña, donde durante varios días podríamos recorrer el curso del río Centinela, internarnos en el bosque y alcanzar por el paso Los Baguales/Zamora el cordón de los cristales, para arribar finalmente a la estancia Nibepo Aike.

Sin dudarlo, reservamos el recorrido y nos volvimos al hotel recordando el paseo vivido y ansiando los que vendrán.

Las cuevas del Walichu

Las cuevas de Walichu y Punta Bonita son una forma de viajar a través del tiempo. A orillas del Lago Argentino, son ideales para visitar con niños.

Un importante sitio arqueológico donde se hallaron las primeras pinturas rupestres de la provincia se encuentra a escasos minutos de El Calafate: las cuevas del Walichu.

La mejor forma de llegar hasta allí es dirigirse hacia las afueras de la ciudad por la ruta provincial Nº 11 hasta un cartel indicador que se encuentra hacia el lado del Lago Argentino y que indica el acceso a las cuevas.

Las cuevas de Walichu y Punta Bonita son un viaje atrás en el tiempo. Además de su valor arqueológico, sorprenden por la belleza del paisaje y su clima de ensueño, ideal para disfrutar en las pedregosas costas del sector.
Una hermosa casa con vista al lago sirve de punto de encuentro para esta original excursión que logra interesarnos por la antropología y la arqueología mientras observamos una formación geológica de rocas sedimentarias y una vegetación del tipo esteparia.

 

  • Tienda de artesanías

    Tienda de artesanías

  • Viajar a través del tiempo

    Viajar a través del tiempo

  • El arte rupestre

    El arte rupestre

  • Notables grabados pictóricos

    Notables grabados pictóricos

  • El Parador

    El Parador

    Recreación de una tienda

Aleros y cuevas naturales que utilizó el hombre prehistórico para la ejecución de sus manifestaciones pictóricas pueden apreciarse mientras recorremos un sendero que fue armado especialmente para ir descubriendo estas manifestaciones.
El arte rupestre de estas cuevas logra mostrarnos qué concepción de la vida tenían estos pueblos originarios y cómo se comunicaban entre sí, además del legado que querían dejar para generaciones posteriores.
Francisco Pascasio Moreno, el famoso perito, dio las primeras referencias de la existencia de estas pinturas hechas por los indígenas en Punta Walichu, donde observó que sus paredes estaban cubiertas por signos trazados por la mano del hombre.

Hoy existe información de gran utilidad para la interpretación de este arte sagrado y misterioso de una antigüedad aproximada de 4.000 años. Nos sorprendimos al saber que se adjudica la realización de estas pinturas en la provincia de Santa Cruz a los pueblos pretehuelches, a hombres pertenecientes al período Paleolítico superior.

Estos notables grabados pictóricos se recorren a través de un sendero de interpretación, con el cual nos vimos expuestos a una cultura imponente que descubríamos paso a paso.

Entre los materiales que utilizaron los hombres del Paleolítico, llamado así por su habilidad para tallar la piedra, se encuentran los óxidos de hierro y ferrite con grasas de guanaco, resina de plantas, yeso, clara de huevos e incluso saliva humana.

Los colores se divisan con gran nitidez: rojos, ocres, amarillos, negro y blanco. Entre las técnicas se utilizaba arrastre de dedos, digito pintura usando dedos o motas de pelo y sopleteado con la boca a través de huesos de guanaco ahuecados.

 

Fuente: https://www.welcomeargentina.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El bodegón en el que cocinan una abuela y su nieto y es ideal para una escapada de fin de semana
Un nuevo titanosaurio de 66 millones de años se suma a la galería jurásica patagónica
Puerto Madryn: el Intendente Gustavo Sastre primero en ranking con mejor imagen del país