15 agosto, 2022 01:37
booked.net

Salvar el planeta no es prioritario: El Congo venderá tierras a las petroleras

Credit…Nanna Heitmann para The New York Times

Ruth Maclean y 

La República Democrática del Congo, hogar de uno de los mayores bosques tropicales primigenios del planeta, planea subastar grandes extensiones de tierra y así convertirse en “el nuevo destino de las inversiones petroleras”. La medida es parte de un cambio global: el mundo entero da marcha atrás en el combate contra el cambio climático y se lanza en pos de los beneficios de los combustibles fósiles.

Gran parte de los bloques de petróleo y gas, que se subastarán a finales de julio, abarcan el Parque Nacional Virunga, el santuario de gorilas más importante del mundo, y cubren turberas tropicales que captan grandes cantidades de carbono, lo que impide que lleguen a la atmósfera y contribuyan al calentamiento global.

El giro de 180 grados de la República Democrática del Congo, que ahora planea permitir nuevas perforaciones petroleras en áreas de importancia ambiental, ocurre ocho meses después de que su presidente, Félix Tshisekedi, junto con otros líderes mundiales en la cumbre internacional del clima en Glasgow, Escocia, respaldó un convenio a 10 años diseñado para proteger su bosque tropical, que forma parte de la inmensa cuenca del Congo y es superado en talla solo por la Amazonía.

El acuerdo consignaba el compromiso internacional de entregarle 500 millones de dólares a la República Democrática del Congo, una de las naciones más pobres del mundo, en los primeros cinco años.

Pero desde entonces, las prioridades inmediatas del mundo han cambiado.

Bosques en la provincia de Équateur en el Congo, el año pasado
Credit…Nanna Heitmann para The New York Times

La invasión rusa de Ucrania disparó el precio del petróleo y provocó que Estados Unidos y el Reino Unido impusieran prohibiciones sobre la energía rusa e instaran, la semana pasada, a racionar el gas natural en Europa.

Al mismo tiempo, Noruega, uno de los principales países defensores de los bosques, ha decidido aumentar su producción de petróleo y planea realizar más perforaciones en el mar. Encima, el presidente estadounidense Joe Biden, quien al iniciar su mandato se comprometió a eliminar el uso de los combustibles fósiles, viajó hace poco a Arabia Saudita, donde habló sobre la necesidad de una mayor producción petrolera. En Estados Unidos, los ambiciosos planes de Biden para el clima a nivel nacional están prácticamente condenados al fracaso.

La República Democrática del Congo ha analizado todas estas circunstancias globales, explicó Tosi Mpanu Mpanu, principal representante del país en cuestiones de clima y asesor del ministro de Hidrocarburos.

La única meta de la República Democrática del Congo en la subasta, añadió, es recaudar suficiente dinero para ayudar a esa nación en dificultades a financiar programas de combate a la pobreza y generar el crecimiento económico que necesita con desesperación.

“Esa es nuestra prioridad”, afirmó Mpanu en una entrevista realizada la semana pasada. “Nuestra prioridad no es salvar al planeta”.

La República Democrática del Congo anunció la subasta en mayo, con un video publicado en Twitter en el que se observaba un río reluciente en un profundo lecho de bosque exuberante. El video cortaba rápidamente a un acercamiento de una estación de carga, donde se vertía gasolina de tono amarillento en el tanque de un automóvil. La publicación incluía etiquetas de las gigantes petroleras Chevron, de Estados Unidos, y TotalEnergies, de Francia.

Un pueblo cerca de las turberas, de camino a Mpeka, en la provincia de Équateur
Credit…Nanna Heitmann para The New York Times
Varios grupos ambientalistas expresaron su indignación. La semana pasada, las autoridades congoleñas redoblaron esfuerzos y ampliaron el número de bloques (extensos lotes de terreno) en oferta de 16 a 30: 27 de petróleo y tres de gas. Total Energies informó que no tiene ninguna intención de participar en la subasta y Chevron no respondió a una solicitud de comentarios. Otras de las mayores productoras de petróleo también se negaron a hacer comentarios.

Además, plantea una pregunta que se hacen muchas comunidades cuya supervivencia se basa en la tala de árboles para venderlos o cocinar: si protegen reservas de carbono de valor incalculable para todo el mundo, ¿qué reciben a cambio?

“Quizá sea tiempo de crear igualdad de condiciones y recibir alguna compensación”, dijo Mpanu.

Muchos funcionarios congoleños creen que, tras décadas de colonialismo y mala gestión política, hay que priorizar las necesidades de su país frente a las del mundo.

Para el presidente Tshisekedi, presentar a su país como un baluarte contra el calentamiento global se ha topado con la realidad política. Faltan 18 meses para las próximas elecciones presidenciales del país, pero la pugna ya ha comenzado con la candidatura de Tshisekedi a otro mandato. En 2018, fue declarado ganador en unas elecciones muy disputadas. Llegó a un acuerdo con su predecesor, el impopular pero todavía poderoso Joseph Kabila, al que los funcionarios occidentales han tachado de corrupto. El acuerdo del par se vino abajo en 2020, pero algunos analistas advierten que Kabila o sus compinches podrían terminar en la boleta electoral en un momento en que la inversión extranjera inunda al país.

Lo que no se sabrá es cuál es la magnitud de la compensación que está en juego para la República Democrática del Congo hasta que se realicen estudios sísmicos, un proceso que ya de por sí es muy destructivo, según los científicos.

En mayo, Didier Budimbu, ministro de Hidrocarburos de la República Democrática del Congo, señaló que ese país, que en la actualidad produce aproximadamente 25.000 barriles de petróleo al día, podría producir hasta un millón de barriles. Al precio actual, equivaldría a 32.000 millones de dólares al año, más de la mitad del producto interno bruto del país.

Las turberas tropicales almacenan grandes cantidades de carbono.
Credit…Nanna Heitmann para The New York Times
Mpanu citó la Amazonía como ejemplo de las medidas que deben tomar las naciones que tienen recursos naturales si los países más ricos no les ofrecen ninguna compensación.

“No nos gustan las amenazas”, dijo Mpanu, desestimando la idea de que la subasta de su país solo era una táctica para atemorizar a los países y lograr que les ofrecieran más ayuda económica. “Nuestra actitud es muy humilde. Tenemos el derecho soberano de proceder”.

No obstante, algunos científicos opinan que proceder podría causar la destrucción de valiosos bosques y turberas, que constituyen una de las últimas líneas de defensa para un planeta que tiene dificultades para contener las crecientes temperaturas.

Los estudios sísmicos necesarios para identificar yacimientos petroleros requerirían abrir largos caminos a través del bosque y hacer estallar explosivos. Los desechos del proceso de producción del petróleo, que contienen sal y metales pesados, podrían alterar por completo el equilibrio salino del ecosistema de la cuenca del Congo, como ha ocurrido en la Amazonía. La construcción de caminos, necesarios para la industria petrolera, abriría áreas amplias de bosque con escasa población a la habitación humana, lo que provocaría un aumento en la explotación forestal.

Un puerto de explotación forestal en el río Congo, en marzo
Credit…Ashley Gilbertson para The New York Times
También es probable que estas acciones vacíen y deshidraten las turberas, indicaron algunos expertos, lo que ocasionaría su descomposición y la liberación del carbono que tienen cautivo.

Mpanu indicó que las perforaciones podrían ser “quirúrgicas” y que las empresas podrían encontrar la manera de perforar en diagonal para evitar tocar la turbera. Insistió en que cualquier medida adoptada respetará los compromisos globales en materia de clima y se concretará después de realizar extensos estudios de impacto ambiental y evaluar cómo se afectaría a las poblaciones locales.

Un equipo de Greenpeace realizó hace poco una consulta con personas que viven dentro de los bloques petroleros propuestos y afirmó que los habitantes se oponen a las perforaciones y organizarían marchas, según Wabiwa.

En lugar de aliviar la pobreza, dijo, la venta de los bloques petroleros generaría mucho dinero para unas pocas personas.

Budimbu, el ministro de Hidrocarburos del Congo, ha consultado a algunos de los mayores productores de petróleo de África, como Angola, Nigeria y Guinea Ecuatorial, “para que la RDC pueda seguir el mismo camino”, según un comunicado reciente en el sitio web del ministerio.

Pero si el Congo siguiera sus pasos, podría significar un destino que algunos llaman la “maldición de los recursos”, en la que los ciudadanos no se benefician de la riqueza natural de su país y el desarrollo económico sigue siendo anémico. En Nigeria, el petróleo es el pilar de la economía, pero su producción también ha provocado derrames devastadores y un aumento de la desigualdad. En Guinea Ecuatorial, la mayoría de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y no obtiene ningún beneficio de la enorme riqueza petrolera del país.

La decisión de permitir una mayor exploración se evaluó con detenimiento, indicaron los funcionarios de gobierno, aunque el tema parece ser motivo de cierto debate interno.

Mineros extraían sacos de cobalto en el Congo, el año pasado.
Credit…Ashley Gilbertson para The New York Times
En marzo, Ève Bazaiba, ministra de Medioambiente de la República Democrática del Congo, le dijo a The New York Times que las autoridades estaban evaluando si era conveniente seguir adelante. “¿Debemos proteger la turbera porque es un sumidero de carbono, o deberíamos extraer petróleo para mejorar nuestra economía?”, planteó.

La semana pasada, dio a entender que había cierta disposición para suspender la subasta.

“Si existe una alternativa a la explotación petrolera, las conservaremos”, dijo, en referencia a las turberas.

Sin embargo, Mpanu señaló que su país ya ha hecho lo que le toca en cuanto al clima. Permite la minería de minerales y metales como el cobalto y el litio que son clave para la industria de las energías renovables, además de que planea desarrollar energía hidráulica.

“Formamos parte de la solución, pero esta solución también incluye que aprovechemos nuestros recursos petroleros”, sentenció.

Dijo que el país podría tratar de proteger otras tierras para compensar lo que se perdería con la perforación en lugares como Virunga, y señaló que correspondería a las compañías petroleras decidir si perforan dentro de los límites del parque.

“Si perdemos 10 hectáreas, ahora podríamos proteger 20”, dijo. “Por supuesto que no tendrá la misma biodiversidad y fauna, pero el país tiene ese derecho”.

A la pregunta de qué empresa petrolera, en una época en la que la conciencia de los consumidores es mayor que nunca, se plantearía perforar en un hábitat protegido de gorilas, Mpanu no dudó. “Es lo que es”, dijo. “Solo tenemos que ver cuánto valora la gente ese recurso”.

El Parque Nacional de Virunga, el más antiguo de África, en 2014
Credit…Uriel Sinai para The New York Times
Fuente: The New York Times

Dionne Searcey reportó desde Nueva York; Manuela Andreoni colaboró desde Río de Janeiro.

Ruth Maclean es la jefa del buró en África Occidental de The New York Times, con sede en Senegal. Se unió al Times en 2019 después de tres años y medio cubriendo África Occidental para The Guardian. @ruthmaclean

Dionne Searcey forma parte de un equipo que ganó el Premio Pulitzer 2020 de periodismo internacional y es autora del libro In Pursuit of Disobedient Women@dionnesearcey Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Ártico se calienta cuatro veces más rápido que el resto del planeta
Misión verde y socios sucios en la Amazonia
¿Por qué el dólar estadounidense es la principal moneda del mundo?