31 enero, 2023 13:52
booked.net

PROPONEN BAJAR LA TEMPERATURA DE LOS POLOS USANDO AZUFRE

Una nueva investigación que acaba de publicarse en la revista Environmental Research Communications sugiere que volver a congelar el Ártico y la Antártida es factible a un costo relativamente bajo con tecnologías convencionales, utilizando la inyección de aerosol estratosférico (SAI) de partículas que reflejan el calor. Los efectos secundarios podrían ser desagradables para la salud, ya que utilizarían dióxido de azufre, pero el plan ofrece una forma de frenar o revertir el catastrófico aumento del nivel del mar proyectado a medida que se derrumbe el hielo polar.

El equipo de trabajo integró a profesionales de Yale College, Harvard Kennedy School, Universidad de Cornell, Universidad de Indiana, Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico e Instituto Americano de Aeronáutica y Astronáutica de Estados Unidos. SAI es una idea controvertida inspirada en los efectos de enfriamiento que suelen seguir a las grandes erupciones volcánicas.

El estudio propone un objetivo de enfriar los polos norte y sur en 2 °C, y señala que las temperaturas del Ártico ya han aumentado más de 3 °C en los últimos 50 años
El estudio propone un objetivo de enfriar los polos norte y sur en 2 °C, y señala que las temperaturas del Ártico ya han aumentado más de 3 °C en los últimos 50 años

 

Entonces, la idea detrás de SAI es cargar aviones de gran altitud con dióxido de azufre y volar rociándolo en la atmósfera a gran altura, imitando el efecto de enfriamiento de un volcán. Pero, la forma en que el ácido sulfúrico finalmente abandona la atmósfera es combinándose en gotas cada vez más grandes que eventualmente se vuelven lo suficientemente pesadas como para caer a la tierra en forma de lluvia ácida, que no es amigable para la vida vegetal y animal. Todos los óxidos de azufre son desagradables para respirar, dañan los pulmones y causan asma y bronquitis si se inhalan regularmente.

El Ártico y la Antártida están sintiendo los efectos del cambio climático mucho peor que el resto del mundo en esta etapa; se están calentando varias veces más rápido que el promedio mundial, lo que provoca el colapso y el derretimiento de colosales estructuras de hielo. Todos los modelos climáticos tienen en cuenta el aumento resultante del nivel del mar, que tendrá efectos catastróficos en todo el mundo. Frente a nuestra trayectoria actual, en la que el hielo marino de verano en el Ártico desaparecerá más o menos para 2050 o antes, la humanidad se encuentra en una encrucijada. Todas las opciones deben estar sobre la mesa, evaluadas y, en cierta medida, listas para funcionar lo suficientemente pronto como para marcar la diferencia.

polar bear, repulse bay, nunavut, canada

Un oso polar nada junto a un iceberg que se está derritiendo cerca del Círculo Polar Ártico en la Bahía de Hudson, Canadá. PAUL SOUDERS- GETTY IMAGES

La investigación sobre SAI está progresando rápidamente para ser concentrada en los polos, un enfoque denominado despliegue subpolar, que puede generar mejores retornos por mucho menos dinero y lluvia ácida que un modelo global. Investigaciones anteriores han indicado que la primavera y el comienzo del verano son probablemente las estaciones más efectivas para hacerlo, y que solo hacerlo en un polo podría tener efectos asimétricos en el clima global, por lo que probablemente sea prudente apuntar a ambos, con una flota de aviones que viaje con las estaciones. Un nuevo estudio de una gama bastante amplia de colaboradores profundiza en cómo podría ser un programa SAI bipolar destinado a “recongelar” el Ártico y la Antártida, cuánto costará y dónde podrían estar las brechas tecnológicas y de equipos.

El Ártico y la Antártida están sintiendo los efectos del cambio climático mucho peor que el resto del mundo
El Ártico y la Antártida están sintiendo los efectos del cambio climático mucho peor que el resto del mundo

 

El estudio propone un objetivo de enfriar los polos norte y sur en 2 °C, y señala que las temperaturas del Ártico ya han aumentado más de 3 °C en los últimos 50 años. Propone que las inyecciones de aerosol se realicen en los paralelos 60, aproximadamente las latitudes de Oslo, Helsinki, Homer, Alaska y Magadan, Siberia en el hemisferio norte, y al nivel del extremo sur de la Patagonia en el hemisferio sur. En estas latitudes, es posible hacer el trabajo más barato, ya que la troposfera se encuentra a una altitud más baja y su avión no tiene que volar tan alto. Este estudio elige una altitud de 13 km. Las partículas liberadas irían a la deriva lentamente hacia los polos, concentrando sus efectos. Para lograr un resultado de 2 °C, el plan inyectaría 6,7 teragramos (6.700 millones de kg) de dióxido de azufre por año en cada polo, lo que requeriría un sorprendente total de 13,4 teragramos de material al año.

El estudio continúa analizando la logística y encuentra que los aviones existentes no pueden transportar suficiente carga útil a una altura adecuada para realizar el trabajo. Lo más cercano con lo que se cuenta actualmente son aviones militares de reabastecimiento de combustible en el aire, pero no pueden alcanzar las altitudes objetivo sin reducir significativamente su carga útil. El McDonnell Douglas KC-10 Extender, por ejemplo, podría llegar a la zona de rociado con una carga útil de 58.400 kg, pero eso es solo el 22 % de la carga útil para la que está diseñado, por lo que estaría transportando una gran cantidad de exceso de peso en cada vuelo.

Los grandes cambios de temperatura y las violentas tormentas son marcas de cómo el clima está cambiando, según los expertosLos grandes cambios de temperatura y las violentas tormentas son marcas de cómo el clima está cambiando, según los expertos

 

En cambio, el estudio propone un stratosprayer especialmente diseñado llamado SAIL-43K, una versión de un avión previamente especificado para volar misiones SAI más altas más cerca del ecuador. Esta máquina llevaría 76.190 kg de carga útil en cada misión, pero su peso de despegue sería unos 35.000 kg más ligero que el KC-10.Para alcanzar el objetivo de enfriamiento, este proyecto necesitaría 125 SAIL-43K especialmente diseñados, volando un total de 1458 misiones por día durante el período de inyección de cuatro meses en cada polo. Estos aviones despegarían, ascenderían durante 30 minutos, soltarían toda su carga de dióxido de azufre en dos minutos, luego volverían a bajar durante los siguientes 30 minutos y pasarían la siguiente hora cargando nuevamente y reabasteciendo de combustible para la próxima misión.

En el Hemisferio Norte hay muchos aeródromos aptos para este tipo de operaciones; prácticamente todo el paralelo 60 cae en tierra. En el sur, las cosas se ponen un poco más difíciles, ya que en realidad solo hay unos pocos aeródromos en la Patagonia austral con pistas apropiadas. Estos aeropuertos tendrían que ser mejorados para manejar un total de 110 operaciones por hora, o un poco más que el aeropuerto actual más ocupado del mundo; esta será una tarea enorme en el hemisferio sur. Este trabajo de infraestructura probablemente llevaría tanto tiempo como desarrollar y fabricar 125 aviones, unos 15 años después de tomar la decisión de seguir adelante con el plan.

El hielo marino de verano en el Ártico desaparecerá, más o menos, para 2050 o antes / (Kristin Laidre/Universidad de Washington)
El hielo marino de verano en el Ártico desaparecerá, más o menos, para 2050 o antes / (Kristin Laidre/Universidad de Washington)

 

Esto, en sí mismo, no es una parte sencilla del proceso, y requeriría cierto grado de acuerdo global sobre un plan que afectaría de manera desproporcionada a las personas que viven en las latitudes en cuestión. En términos de dinero, el costo de este proyecto rondaría los US$11.000 millones al año, según señala el equipo. Es aproximadamente un tercio del precio de un esfuerzo global de otros proyectos con el mismo objetivo de enfriamiento, y los investigadores señalan que “en relación con otras posibles estrategias para combatir los impactos o las causas del cambio climático, SAI sigue siendo extraordinariamente económico”.

Si bien está calibrado para reducir las temperaturas polares en 2 °C y comenzar a volver a congelar el hielo marino en los polos, este proyecto tendrá una serie de efectos secundarios no deseados. Los investigadores señalan que los compuestos de azufre agregados a la estratosfera pueden afectar las concentraciones de ozono a través de una serie de efectos diferentes y, por lo tanto, pueden retrasar o revertir la recuperación del agujero de ozono antártico. Señala que los efectos de los teragramos de dióxido de azufre y los depósitos de lluvia ácida asociados son riesgosos tanto para los humanos como para el ecosistema en general, lo que requiere mucha más investigación. Y también supone algo de calentamiento estratosférico.

Aún así, los investigadores concluyen que “si bien aún no se ha establecido que los impactos físicos o sociales de cualquier programa SAI resultarían netos positivos, parece claro que un programa centrado en enfriar sustancialmente las regiones polares y subpolares del mundo sería logísticamente factible. Esto podría detener y probablemente revertir el derretimiento del hielo marino, el hielo terrestre y el permafrost en las regiones más vulnerables de la criosfera de la Tierra. Esto, a su vez, reduciría sustancialmente el aumento del nivel del mar a nivel mundial”.

 

Fuente: Esquire EspañaPopular Mechanics – Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Página en mantenimiento técnico
Página en mantenimiento técnico
Página en mantenimiento técnico