25 julio, 2024 06:37
booked.net

Los talibanes prohíben los salones de belleza en Afganistán

Un cartel de un salón de belleza en Kabul, cerrado por los talibanes.Imagen: Haroon Sabawoon/AA/picture alliance

 

«El ministerio envió una carta a los municipios para cancelar la licencia de los salones de belleza» a partir del 25 de julio, informó ayer, martes (4.07.2023) a la agencia EFE el portavoz del Ministerio de Propagación de la Virtud y Prevención del Vicio, Mohammad Sadiq Akif Mahajir.

En la misiva, el todopoderoso ministerio fundamentalista instruyó a las autoridades de Kabul y demás provincias afganas a concluir con las actividades en los centros de belleza para mujeres a lo largo de este mes, y una vez pasado el plazo, «estarán prohibidas» en el país.

La medida fue ejecutada tras la orden del líder supremo de los talibanes, el mulá Mawlawi Haibatullah Akhundzada.

Una mujer con velo y mascarilla camina frente a un salón de belleza, con imágenes de mujeres cuyo rostro ha sido desfigurado con pintura.
La medida de los fundamentalistas talibanes apunta a excluir a las mujeres de todo espacio público en Afganistán.Imagen: Yaghobzadeh Alfred/abaca/picture alliance

Este veto, otro más que se añade a la lista de prohibiciones impuestas a las afganas desde la llegada al poder de los talibanes en agosto de 2021, supone también una pérdida importante de las pocas fuentes de ingresos.

«Miles de familias encabezadas por mujeres perderán fuentes de ingresos. Esto es realmente difícil para nosotras para sobrevivir y es una especie de tortura para nosotras», dijo una maquilladora en un centro de estética de Kabul.

Desde la llegada al poder de los fundamentalistas hace un año y medio, las mujeres han experimentado un retroceso en materia de derechos, con restricciones como la segregación por sexos en lugares públicos, la imposición del velo o la obligación de ir acompañadas por un familiar masculino en trayectos largos.

A esta lista de recortes se incluyó el pasado diciembre la prohibición para trabajar en oenegés o estudiar en la universidad, una orden que sucede a la prohibición a la educación secundaria femenina impuesta desde que los talibanes llegaron al poder.

La realidad que viven las afganas a día de hoy se asemeja cada vez más a la época del primer régimen de entre 1996 y 2001, cuando en base a una rígida interpretación del islam y su estricto código social conocido como pastunwali prohibieron la asistencia femenina a las escuelas y recluyeron a las mujeres en el hogar.

Detrás de muchas de estas regulaciones contra las mujeres se encuentra el todopoderoso Ministerio de Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio, una institución que entró en vigor durante el primer régimen talibán y se extinguió con la invasión estadounidense, quedando en un mal recuerdo para los afganos durante los siguientes 20 años.

Con la vuelta al poder de los talibanes hace casi dos años, la institución regresó, instalándose, precisamente, en el ahora extinto Ministerio de la Mujer.

Fuente: DW – EFE – AFP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Gobierno recibe a los empresarios que presionan por la reforma laboral
Javier y Karina se van a Francia a la apertura de los Juegos Olímpicos (con la tuya)
Rebelión en la granja: los diplomáticos se niegan a pagar Ganancias