25 julio, 2024 05:57
booked.net

Los escasos pediatras que quedan le declaran la guerra a Milei por la nula política social

Los pediatras escasean y se preocupan además por la alimentación de los niños, niñas y adolescentes. Exigen el acceso de miles de niños a una alimentación básica, mientras se multiplican para cubrir guardias y consultorios con déficit de profesionales y residentes.

Los 400 afiliados que integran la Sociedad Argentina de Pediatría explotaron contra el Gobierno de Javier Milei porque «impide el acceso de miles de niñas, niños y adolescentes a una alimentación básica imprescindible para su normal crecimiento y desarrollo».

Fue en el marco del escándalo de los más de 5 millones de alimentos que se comprobó que retuvo en dos galpones, y que todavía en gran parte no fue distribuido, e invocándose como «corresponsables» de «velar» por los derechos de los niños y «propiciar su restitución, en caso de que sean vulnerados».

Exigieron «la urgente reflexión de las autoridades para que cese de manera inmediata la decisión de desfinanciar los programas de seguridad alimentaria, respetando las leyes vigentes».

El problema no es menor, como revela un estudio del Observatorio de la Deuda Social de la UCA según el cual el 11% de los niños y adolescentes del país va a comedores comunitarios.

Falta de médicos

Hay 40 médicos cada 10 mil habitantes, pero en las provincias el déficit se multiplica.

Egresan 4 mil anuales. Faltan pediatras, clínicos, ginecólogos, y en terapia intensiva infantil, neonatología.

La pediatría atraviesa la mayor crisis estructural como especialidad, y la padecen precisamente los niños que necesitan atención en las guardias y consultorios de hospitales y muchas veces se tienen que ir ante esperas infructuosas.

En las guardias de los hospitales, tanto de adultos como pediátricas, asi como en las demoras de la agenda de los especialistas frente al aumento de demanda (por las enfermedades pero también por la migración al sistema público de afiliados al servicio de medicina prepaga que no pudieron seguir pagando o de aquellos que perdieron la obra social por cambios en su trabajo) las dificultades de atención van increscendo.

Afectan también a las clínicas privadas, que atienden tanto prepagas y sindicales como IOMA y PAMI,

Asimismo, conseguir turnos con pediatras en hospitales públicos y privados forma parte de los problemas cotidianos en los centros de salud.

Reflejan una muestra de la gravedad del sistema de salud el que cada vez sea menor el interés de los egresados de medicina a hacer las residencias en la especialidad.

La escasez de pediatras tiene su epicentro en Ciudad de Buenos Aires y Santa Fe, que había declarado la emergencia, a lo que tampoco la cartera nacional de Salud tomó cartas en el asunto.

En provincias como Río Negro, se tuvo que apelar a profesionales jubilados para cubrir, aunque más no sea, consultorios externos y guardias de 24 horas en el hospital, como sucede en Cipolletti.

Defensores de la salud

El gremio de los pediatras lo ha venido alertando, como hace ahora con la seguridad alimentaria, asumiéndose como voz obligada en defensa de su salud y frente a la falta de perspectiva de solución inmediata y mediata de este drama«.

En este contexto social es que los que van quedando se le plantan al Gobierno: «Es sabido que desde hace tiempo sus familias no pueden ser su núcleo de comensalidad en el hogar y que miles de organizaciones sociales, ecuménicas, de apoyo escolar, entre otras, han desarrollado comedores y merenderos que los asisten ante la carencia«, expresaron ahora los pediatras que firmaron el comunicado.

Y agregaron: «La decisión tomada por el Poder Ejecutivo Nacional, encabezado por el presidente Javier Milei, de modificar la estrategia de sostén nutricional que desarrollaba el Ministerio de Capital Humano sin reemplazarla por otra que garantice la continuidad de la alimentación de las niñeces y sus familias, atenta contra su vida presente y futura».

Los médicos señalaron que son «corresponsables» de «velar» por los derechos de los niños y «propiciar su restitución, en caso de que sean vulnerados».

«En consecuencia, como voces obligadas en defensa de su salud y frente a la falta de perspectiva de solución inmediata y mediata de este drama, exigimos la urgente reflexión de las autoridades para que cese de manera inmediata la decisión de desfinanciar los programas de seguridad alimentaria, respetando las leyes vigentes», siguieron.

Los pediatras concluyeron: «Los indicadores socioeconómicos del Indec, de alcance público, muestran la progresiva y profunda inequidad en la distribución de los recursos en Argentina, que pone en riesgo toda la vida social, incluso el acceso a los alimentos básicos. Las consecuencias están siendo graves en los sectores de menores recursos».

Vacantes para residencias

En tanto sigue latente el déficit en la atención de pacientes en tiempo y forma sin que las residencias en la especialidad contribuyan a paliar: este año sólo se cubrieron 7 de cada 10 vacantes.

El examen de ingreso para las residencias en medicina, bioquímica y enfermería que se realizó en 27 sedes en distintas jurisdicciones, puso de manifiesto el magro interés que despiertan, en general, ya que hubo 8200 postulantes habilitados para 5216 vacantes.

En pediatría, en 2022 hubo 540 vacantes y se postularon sólo 400 médicos. Este año, la convocatoria cerró en rojo: 394 aspirantes para 525 vacantes.

Se la caracteriza como una especialidad puramente clínica, muy exigente y muy mal remunerada en comparación con otras.

Cada año terminan la carrera mucho menos del 10% de los alumnos que la empiezan.

Ingresan unos 10 mil y se reciben 600, de los que «es muy probable que un porcentaje importante no se presente a su residencia, ya que seguramente adjudicó en otro sistema», se lamentan.

El desequiibrio se traslada a la formación de planteles de especialistas y SAP lo explica en que para llegar a ser médico de planta una persona tiene que estar 12 años formándose, cuando en Estados Unidos, por ejemplo, la carrera dura cuatro años

«No hay mucha gente que esté dispuesta a estudiar ese tiempo para poder tener recién a los 30 años algo de plata», esgrimen.

Hospitales públicos

En los hospitales públicos es, principalmente, donde no se llegan a cubrir las vacantes de residencia.

Las especialidades más afectadas son pediatría y clínica, claves en el funcionamiento de cualquier institución de salud. Se encargan de atender el 90% de las consultas..

Si se exponen los problemas que ahuyentan a futuros pediatras para formarse sobresalen: «mucho trabajo, poca plata», como resumen en SAP a la ombinación de las malas condiciones de trabajo, la inestabilidad laboral, los bajos salarios con diferencias interjurisdiccionales, y hasta situaciones de violencia. .

La entidad viene expresando su preocupación por la falta de adjudicación de vacantes en las residencias de Clínica Pediátrica, Neonatología y Terapia Intensiva Pediátrica en todo el país y aboga por un sistema de residencias médicas bien remuneradas y seguras para garantizar una formación adecuada y una atención de calidad para los niños y adolescentes.

Fuente: NA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El mundo supera las cifras de hambre de la pandemia
La economía no para de caer desde que llegó Milei a la Casa Rosada
Caputo inicia su participación en el G20 y se reunirá con la jefa del FMI