13 agosto, 2022 04:05
booked.net

Las importaciones de GNL triplicaron su costo respecto a 2021

El acelerado aumento de los precios internacionales del gas tuvo un fuerte efecto en las ajustadas cuentas del Estado este año y, mientras el gobierno intenta avanzar con la obra del gasoducto a Vaca Muerta para aumentar la producción local, las importaciones triplicaron su valor. Si bien aún queda por lo menos una licitación, el gobierno ya destinó cerca de US$ 3.000 millones en compras de GNL (gas natural licuado), que además de ser más caro fue por una cantidad menor de barcos.

Según información de la empresa estatal Energía Argentina (exIeasa), este año se concretaron compras de 42 buques metaneros por un total de US$ 2.920 millones. Vale recordar que para todo el invierno 2021 se contrataron 56 buques y se destinaron cerca de US$ 1.100 millones, un claro ejemplo del shock de precios internacional.

Los casi US$ 3.000 millones se utilizaron para importaciones de GNL hasta agosto de este año, lo que implica que quedará por realizarse, por lo menos, una compra adicional, lo que llevaría el total destinado a un nuevo techo.

Durante las 5 rondas licitatorias de este año se registró una fuerte variación de precios que rondó desde los 40 dólares por millón de BTU, hasta los 24 dólares de la última compra. Esto confirma que la proyección oficial de no realizar todas las compras a principios de año fue acertada, ya que el precio descendió en los últimos meses.

La proyección inicial de la secretaría de Energía que conduce Darío Martínez era la de contratar hasta 72 buques de GNL, para abastecer la incremental demanda durante el invierno. Sin embargo, una mayor compra de líquidos, más económicos que el gas, permitió una fuerte reducción del número.

Una estrategia que fue acompañada por una mayor importación de energía eléctrica, también más barata, por parte de Brasil, que registró una recuperación en la generación hidráulica.

Los subsidios también por los aires

Durante los primeros 5 meses del año el Estado nacional destinó casi US$ 5.000 millones de dólares en subsidios energéticos, un monto que significa un incremento interanual del 100% y que reafirma que se superarán los US$ 11.000 millones del año pasado.

Sólo en mayo el gobierno destinó unos US$ 1.000 millones, un nivel similar al que se registró en abril, que fue de otros US$ 1.010 millones. Los datos se desprenden de la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP) y del Presupuesto Abierto.

En el período de enero y mayo de 2021 se usaron unos US$ 2.430 millones, lo que significa que este año lo destinado para cubrir gastos corrientes se incrementó un 102%. Según los datos, US$ 3.697 millones fueron trasferidos a Cammesa por parte del Estado. Esta suma representó el 75% del total y fue para cubrir los costos de la generación eléctrica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reunión de Sergio Massa con "el Campo".
Según economistas liberales, estamos "cada vez más cerca de una hiperinflación".
Ucrania: nuevos ataques en Donetsk