25 julio, 2024 03:30
booked.net

ISRAEL CERRÓ EL PASO DE AYUDA HUMANITARIA A GAZA

 

Israel cerró este domingo el principal punto de cruce para entregar ayuda humanitaria a Gaza después de denunciar que milicianos de Hamás lo atacaron, hiriendo supuestamente a varios israelíes. Por su parte, el ministro israelí de Defensa advirtió sobre “una poderosa operación en un futuro muy cercano en Rafah y otros lugares en toda Gaza”.

Esto asestó golpes a los esfuerzos de cese el fuego en El Cairo, mediados por Egipto y Qatar, después de que se informaran signos de avance. Israel no ha enviado una delegación, a diferencia de Hamás, y el ministro de Defensa, Yoav Gallant, dijo que “vemos señales de que Hamás no tiene intención de llegar a ningún acuerdo”.

El primer ministro Benjamin Netanyahu, bajo presión de los partidarios intransigentes de su gobierno, siguió reduciendo las expectativas de un acuerdo de alto el fuego y calificó de “extremas” las demandas de Hamás, incluida la retirada de las fuerzas israelíes de Gaza y el fin de la guerra. «Eso equivaldría a la rendición tras el ataque de Hamás del 7 de octubre que desencadenó la guerra», dijo Netanyahu.

Kerem Shalom, ahora cerrado, es otro. El ejército israelí informó que se lanzaron 10 proyectiles contra el cruce y dijo que sus aviones de combate atacaron más tarde el lanzador. Hamás dijo que estuvo atacando a soldados israelíes en la zona. El Canal 12 de la televisión israelí dijo que 10 personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad. No estaba claro cuánto tiempo estaría cerrado el cruce.

El ataque se produjo poco después de que el jefe del Programa Mundial de Alimentos de la ONU afirmara que había una “hambruna en toda regla” en el norte de Gaza, gravemente afectado, una de las advertencias más destacadas hasta el momento sobre el costo de las restricciones a la entrada de alimentos y otro tipo de ayuda al territorio. Los comentarios no fueron una declaración formal de hambruna.

Netanyahu afirmó que Israel ha mostrado voluntad de hacer concesiones, pero dijo que “seguirá luchando hasta que se logren todos sus objetivos”. Eso incluye aplastar a Hamás. Israel dice que debe apuntar a Rafah para atacar a los combatientes que quedan allí a pesar de las advertencias de Estados Unidos y otros sobre el peligro para los civiles.

Palestinos en Gaza observan la destrucción total de sus viviendas. En declaraciones para el día conmemorativo anual del Holocausto en Israel, Netanyahu dijo: “Nos defenderemos en todos los sentidos. Venceremos a nuestros enemigos y garantizaremos nuestra seguridad, en la Franja de Gaza, en la frontera libanesa, en todas partes”.

El ataque transfronterizo de Hamás el 7 de octubre mató a unas 1.200 personas y tomó como rehenes a otras 250. Israel dice que los milicianos todavía retienen a unos 100 rehenes y los restos de unas 30 personas más. Netanyahu está bajo mucha presión de las familias de algunos rehenes para poner fin a la guerra y liberar a los rehenes.

La ofensiva aérea y terrestre de Israel ha matado a más de 34.500 personas, según funcionarios de salud palestinos, que no diferencian entre civiles y combatientes, pero dicen que las mujeres y los niños constituyen la mayoría de los muertos.

Israel culpa a Hamás de las muertes de civiles, acusándolo de ocultarse en zonas residenciales y públicas. El ejército israelí dice que ha matado a 13.000 milicianos, sin proporcionar pruebas que respalden esa afirmación.

También el domingo, el gabinete de Netanyahu aprobó una medida para cerrar el canal de noticias Al Jazeera de Qatar, acusándolo de transmitir incitación contra Israel. La decisión amenazó con perturbar aún más las conversaciones para un alto el fuego.

Fuente: AP

Kareem Chehayeb informó desde Beirut y Tia Goldenberg en Tel Aviv.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El mundo supera las cifras de hambre de la pandemia
La economía no para de caer desde que llegó Milei a la Casa Rosada
Caputo inicia su participación en el G20 y se reunirá con la jefa del FMI