25 julio, 2024 06:48
booked.net

Encarnizados combates en la ciudad de Gaza entre el Ejército de Israel y Hamás

Fuego de artillería del ejército israelí cerca de la frontera de Gaza, este jueves. ABIR SULTAN (EFE)

Los tanques y las tropas israelíes encontraban la feroz resistencia de militantes de Hamás, que usaron morteros y atacaron desde túneles, mientras aumentaba el número de muertos palestinos tras casi cuatro semanas de bombardeos de Israel.

La guerra se está acercando al principal centro de población de la Franja de Gaza, en el norte, donde Israel ha pedido a la población que evacue, mientras promete aniquilar al grupo islamista.

«Estamos a las puertas de la Ciudad de Gaza«, expresó ayer jueves el comandante militar israelí, general de brigada Itzik Cohen.

El ejército israelí quiere aniquilar a Hamas. (Foto: archivo)

Los combatientes de Hamás y de su aliado, la Yihad Islámica, salían de los túneles para disparar contra los tanques y luego desaparecían de nuevo en la red, dijeron residentes, que mostraron videos de ambos grupos, en operaciones al estilo guerrillero contra un Ejército mucho más poderoso.

«No dejaron de bombardear la Ciudad de Gaza en toda la noche, la casa no dejó de temblar», indicó un residente que pidió no ser identificado por su nombre. «Pero por la mañana descubrimos que las fuerzas israelíes siguen fuera de la ciudad, en las afueras, y eso significa que la resistencia es más fuerte de lo que esperaban», añadió.

Conscientes de las dificultades de combatir en un entorno urbano, la estrategia de los oficiales israelíes parece consistir por ahora en concentrar grandes fuerzas en el norte de la Franja de Gaza en lugar de lanzar un asalto terrestre contra todo el territorio.

La última guerra, en un conflicto que dura ya décadas, comenzó cuando combatientes de Hamás atravesaron la frontera el 7 de octubre. Israel afirma que mataron a 1.400 personas, en su mayoría civiles, y tomaron más de 200 rehenes en el día más letal de sus 75 años de historia.

El posterior bombardeo israelí del pequeño enclave palestino de 2,3 millones de habitantes ha acabado con la vida de al menos 9.061 personas, entre ellas 3.760 niños, según las autoridades sanitarias de Gaza.

Aunque los países occidentales, y Estados Unidos en particular, han apoyado tradicionalmente a Israel, las desgarradoras imágenes de cadáveres entre los escombros y las infernales condiciones en el interior de Gaza han desencadenado llamados a la moderación y protestas en todo el mundo.

«Hamás se ha preparado bien»

Los residentes informaron de disparos de mortero en los alrededores de la Ciudad de Gaza y afirmaron que, en ocasiones, los tanques y excavadoras israelíes circulaban sobre los escombros y derribaban estructuras en lugar de utilizar las carreteras ordinarias.

El sur de Gaza tampoco se libró, con tres palestinos muertos por el bombardeo de tanques cerca de la ciudad de Jan Yunis y un ataque aéreo que mató a cinco al exterior de una escuela de la ONU en el campo de refugiados de Beach, dijeron funcionarios de salud gazatíes.

El general de brigada Iddo Mizrahi, jefe de los ingenieros militares israelíes, indicó que las tropas están en una primera fase de apertura de rutas de acceso en Gaza, pero que están encontrando minas y trampas explosivas. «Hamás ha aprendido y se ha preparado bien».

Blinken está en Israel

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, llegó a Israel el viernes para presionar a fin de que se permita la entrada de más ayuda humanitaria en la sitiada Franja mientras las tropas israelíes estrechaban su cerco sobre la Ciudad de Gaza, el centro de su campaña para aplastar a Hamás, el grupo insurgente que gobierna el enclave palestino.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, habla con el periodismo el día jueves 2 de noviembre, antes de abordar el avión que lo llevará a Israel.  (Jonathan Ernst/Pool via AP)

En la frontera norte de Israel, las tensiones seguían aumentando antes del discurso que dará más tarde este viernes el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, su primera declaración pública desde el ataque de Hamás a Israel el mes pasado, avivando el temor a que el conflicto se extienda a la región.

Hezbollah, aliado de Hamás, atacó el jueves posiciones israelíes en el norte con aviones no tripulados, morteros y drones suicidas. El ejército israelí dijo que respondió con aviones de combate y helicópteros armados.

En un momento en que el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, está de nuevo en la región tras decir que Washington y otros países están estudiando opciones para el futuro de Gaza, Hamás arremetió contra la intromisión exterior.

«Nuestro gran pueblo palestino y su valiente resistencia prevalecerán sobre esta ocupación fascista», añadió, exigiendo un estado independiente.

Tras un bloqueo total de Gaza durante más de tres semanas, se permitió la salida por el extremo sur a quienes tienen pasaportes extranjeros y a algunos heridos. El funcionario palestino de fronteras Wael Abu Mehsen informó que 400 personas saldrían hacia Egipto por el paso fronterizo de Rafah el jueves, después de que lo hicieran unas 320 el miércoles.

Decenas de palestinos heridos en estado crítico iban a cruzar también.

«Quiero pasar. No somos animales», imploró Ghada el-Saka, una egipcia en Rafah que esperaba volver a casa tras visitar a unos familiares. «Hemos visto la muerte con nuestros propios ojos», añadió, describiendo un ataque cerca de la casa de sus hermanos que la obligó a tener que vivir en la calle junto a su hija.

La oficina de medios de comunicación de Gaza, dirigida por Hamás, dijo que al menos 195 palestinos perecieron en los dos ataques del martes y el miércoles, 120 desaparecieron y al menos 777 personas resultaron heridas.

Israel, que acusa a Hamás de esconderse detrás de los civiles, afirmó que abatió a dos líderes militares de Hamás en el campo de refugiados de Jabaliya.

«Estamos luchando en todos los frentes y golpeando a Hamás dondequiera que se encuentre«, dijo el ministro israelí del gabinete de guerra, Benny Gantz, advirtiendo de una lucha larga y compleja. «Les daremos caza durante el día y la noche, en sus ciudades y en sus camas».

En medio de la indignación expresada por las naciones árabes por las acciones de Israel, el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos también se mostró preocupada por la posibilidad de que los «ataques desproporcionados» de Israel puedan constituir crímenes de guerra.

Israel afirma haber perdido 18 soldados y matado a decenas de militantes desde que se ampliaron las operaciones terrestres el viernes. La violencia se extendió también a Cisjordania, donde las incursiones israelíes han provocado enfrentamientos con hombres armados y personas que lanzaban piedras.

(Reporte de Nidal al-Mughrabi en Gaza, Ali Sawafta en Ramala, Dan Williams, Emily Rose, Maytaal Angel en Jerusalén y Clauda Tanios en Dubái; reporte adicional de las oficinas de Reuters en todo el mundo; escrito por Stephen Coates y Andrew Cawthorne, Reuters)

Fuente: Reuters – AP – EFE – NA 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El mundo supera las cifras de hambre de la pandemia
La economía no para de caer desde que llegó Milei a la Casa Rosada
Caputo inicia su participación en el G20 y se reunirá con la jefa del FMI