3 diciembre, 2022 05:28
booked.net

El triunfo de Lula «es merecido y le hace muy bien a la región» dijo Alberto Fernández

Tras un tenso recuento y una jornada de denuncias, el líder del PT se quedó con la victoria y volverá a gobernar a partir del 1 de enero. Expectativa por su palabra y la reacción de Jair Bolsonaro.

El presidente Alberto Fernández afirmó hoy que el triunfo de Lula Da Silva en Brasil «es merecido y le hace muy bien a la región» y aseveró que el vínculo bilateral «seguramente será mucho más profundo y más realista y sincero, y eso no es poca cosa».

«Los brasileros llevaron a Lula al lugar en el que está hoy, es merecido y le hace muy bien a la región. Lula es un líder regional muy importante y la relación entre Argentina y Brasil debe ser indestructible, más allá de quien gobierne», sostuvo Fernández por Radio 10, y añadió: «hay que preservar el vínculo entre Brasil y Argentina, seguramente será mucho más profundo y más realista y sincero, y eso no es poca cosa».

Lula se proclamó ganador mediante un tuit cuando la tendencia era irreversible

Lo hizo antes de que su rival, el hoy presidente Jair Bolsonaro, reconociera su derrota.

Lula se proclamó nuevo presidente.Lula se proclamó nuevo presidente.

Con el 98% de las mesas escrutadas y un resultado irreversible a su favor, Luis Inacio Lula Da Silva se proclamó hoy nuevo presidente de Brasil a través de un tuit en el que publicó una imagen con la bandera su país y la leyenda «Democracia».

Lo hizo antes de que su rival, el hoy presidente Jair Bolsonaro, reconociera su derrota.

El bolsonarismo se queda con San Pablo, el Estado más fuerte de Brasil
El bolsonarismo gobernará por primera vez San Pablo, el estado más desarrollado y poblado del país, tras la elección en balotaje del exministro Tarcisio de Freitas, del Partido Republicanos, que derrotó a Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), por 55,3% a 44,7%, según datos oficiales

Freitas, un militar que fue jefe de ingeniería del Ejército en la misión de la ONU en Haití en la primera presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva, es el gran triunfador de la mano política del mandatario Jair Bolsonaro, que lo envió como candidato del oficialismo pese a haber nacido y vivido en Río de Janeiro la mayor parte de su vida.

San Pablo ratificó su vocación conservadora pese a que Luiz Inácio Lula da Silva apostó en dar batalla en el principal distrito electoral del país, venciendo en la ciudad capital y en la región metropolitana.

Republicanos, el partido de Freitas, está vinculado a la evangélica Iglesia Universal y logró así, después de haber gobernado la intendencia de Río de Janeiro, el gran premio consuelo para el bolsonarismo.

Freitas fue acusado de forjar un atentado para victimizarse y prometió retirar las cámaras de seguridad de los uniformes de los policías, algo que había reducido la letalidad y el gatillo fácil: estas banderas fueron tan importantes como el sentimiento contra el PT y Haddad.

La victoria de Freitas tuvo un envión inesperado, como el apoyo incondicional del gobernador Rodrigo García, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), la fuerza de Fernando Henrique Cardoso que estaba dividida entre apoyar a Lula o Bolsonaro.

San Pablo, que tiene un tercio del PBI del país y 33 millones de habitantes, es el principal polo industrial y financiero de Brasil, y administra dos de las mejores universidades de América Latina, la Universidad de Sao Paulo USP y Unicamp, en Campinas.

Haber vencido en San Pablo le otorga al bolsonarismo un refugio de poder inédito, con nombres como Gilberto Kassab, presidente del Partido Social Demócrata, y el pastor Marcos Pereira, titular de Republicanos.

Pero también tendrá un pie o más que eso el ultraderechista diputado paulista Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente y aliado de Steve Bannon, el exasesor del expresidente estadounidense Donald Trump, que es el ideólogo de la nueva extrema derecha mundial.

Desde 1996 será la primera vez que a San Pablo no la gobierna el PSDB. El cuatro veces exgobernador Geraldo Alckmin, vicepresidente de Lula, no logró imponer su figura en el interior paulista, que sacó la ventaja crucial para el bolsonarismo.

Un asesor del gobernador electo dijo a Télam que uno de los secretos de la elección fue alentar el miedo al PT en el interior paulista, en localidades como Sao Jose do Rio Preto, Campinas y Ribeirao Preto, ciudades agrícolas de la caña de azúcar y el etanol.

«Ha penetrado mucho el discurso sobre el baño unisex», dijo en relación a la «fake news» lanzada por Bolsonaro de que Lula iba a imponer, con Haddad en San Pablo, baños en las escuelas mezclando a niñas de primer grado con adolescentes de la secundaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Página en mantenimiento técnico
Página en mantenimiento técnico
Página en mantenimiento técnico