12 agosto, 2022 02:23
booked.net

Biden visitará Arabia Saudita tras una escala en Israel.

El presidente Joe Biden visitará Arabia Saudita a mediados de julio, anunció la Casa Blanca este martes, en un movimiento de política exterior que termina de revertir su promesa de campaña de convertir al reino en un “paria”.

El viaje también incluirá la primera escala en Israel de Biden como presidente, así como una visita a la Ribera Occidental. La visita culminará con una importante reunión de líderes regionales en Yeda, ciudad portuaria de Arabia Saudita, donde se espera que Biden participe de alguna manera con el príncipe heredero Mohammed bin Salman.

«El presidente espera plantear su visión afirmativa del compromiso de Estados Unidos en la región durante los próximos meses y años», dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, en el comunicado que anunció la visita. «El presidente agradece el liderazgo del rey Salman y su invitación. Espera con anhelo esta importante visita a Arabia Saudita, que ha sido un socio estratégico de Estados Unidos durante casi ocho décadas», añadió el pronunciamiento.

La planeación del viaje se ha extendido durante meses, pues los funcionarios estadounidenses debieron consultar con sus homólogos de Arabia Saudita e Israel las condiciones de la visita. Inicialmente propuesto para finales de junio, el viaje se retrasó dos semanas para que no coincidiera con la visita programada a Europa por las cumbres del G7 y la OTAN. La Casa Blanca se había negado a confirmar que el viaje se realizaría, incluso cuando mencionó que se estaba planeando.

«Estamos en un punto en el que sentimos que esto se conformó de una manera muy constructiva para todos los involucrados y el presidente lo espera ansiosamente”, dijo un alto funcionario del gobierno a periodistas en la noche de este lunes.

Biden se «encontrará» con el príncipe heredero Mohammed bin Salman

En Israel, Biden planea reunirse con los líderes del país, aunque el primer ministro Naftali Bennett advirtió que su frágil coalición de gobierno podría estar al borde del colapso. El mandatario estadounidense también observará sistemas defensivos que proporcionó su país y se reunirá con atletas que participarán un evento deportivo judío internacional. Además se reunirá con el presidente del Gobierno autónomo palestino, Mahmoud Abbas ––probablemente en la ciudad de Belén, en la Ribera Occidental–– para discutir las perspectivas de reiniciar las conversaciones de paz.

El Air Force One volará directamente de Israel a Yeda, lo que de por sí implica una señal de relaciones más cálidas dentro una región donde las prohibiciones de viajes directos alguna vez fueron una extensión de la profunda enemistad entre Israel y sus vecinos árabes. En Yeda, Biden participará en una cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo, al que integran las monarquías de la región, además de Egipto, Jordania e Iraq.

El hecho de que las reuniones se realicen en Yeda, y no en la capital Riad, podría considerarse simbólicamente como que tienen un nivel menor al de una «visita de estado» oficial. El último presidente de Estados Unidos que visitó Yeda, la segunda ciudad y centro comercial más grande del reino, fue el presidente George H.W. Bush en 1990.

Aún así, un alto funcionario del gobierno indicó que se espera que Biden «se encuentre» con el poderoso Mohammed bin Salman como parte de su compromiso con los líderes de Arabia Saudita. Pero no está claro si eso significa una reunión específica entre los dos o algo menos formal.

El anuncio de Arabia Saudita sobre la visita fue más explícito. «El príncipe heredero y el presidente Biden sostendrán conversaciones oficiales que se centrarán en varias áreas de cooperación bilateral», se lee en el comunicado.

La renuencia inicial

Funcionarios señalaron que Biden aprobó el viaje tras una renuencia inicial por la perspectiva de tener que retractarse de su promesa de hacer que Arabia Saudita pagara el precio de su papel en el espeluznante asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi en 2018. Algunos de los aliados del presidente en el Congreso criticaron un viaje y, en específico, una reunión con el príncipe Mohammed, el gobernante diario del reino.

Biden estuvo reacio a comprometerse con el príncipe Mohammed, y al principio de su mandato decidió que solo hablaría con el padre del príncipe heredero, el rey Salman, que tiene 86 años y su salud es delicada. La Casa Blanca dijo en febrero de 2021 que Biden buscaba «recalibrar» las relaciones con Riad, incluso evitando al príncipe heredero, a quien las agencias de inteligencia estadounidenses consideran responsable del asesinato de Khashoggi.

Pero la invasión de Rusia a Ucrania, un aumento global en los precios de la energía y la creciente amenaza nuclear de Irán alteraron los cálculos globales. Y ahora Biden determinó que es necesario fortalecer los lazos con un socio de EE.UU. de larga data en el Medio Oriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un hombre armado intentó entrar por la fuerza en la sede del FBI en Cincinnati
Ucrania anunció la destrucción de 9 aviones rusos
China patrullará "regularmente" las aguas en torno a Taiwán